(JTA) – Sortear las carreteras marcadas por las bombas en el este de Ucrania es la parte fácil del día de Ilya Pulin, que reparte alimentos y medicinas en toda la región como voluntario.

CNAAN LIPHSHIZ

La parte difícil, le dijo a la Agencia Telegráfica Judía, es encontrar y pagar el combustible en el país devastado por la guerra.

Mientras aumentan los costos de los alimentos, las medicinas y la gasolina junto con la cantidad de beneficiarios que los necesitan, los grupos humanitarios maximizan la eficiencia ante lo que ven como un largo recorrido.

Desde que Rusia invadió en febrero, “los precios del combustible se han duplicado. Hay colas de una hora en las gasolineras. Y hasta hace unos días había una ración de cinco galones por persona”, dijo Pulin, un padre judío de 38 años con dos hijos en Dnipro que trabaja como profesor de ciencias especializado en termodinámica.

“Puedes esperar fácilmente seis o siete horas en estaciones de servicio seleccionadas y, hasta hace poco, solo tenías cinco galones. Es muy difícil”, dijo Pulin.

Para resolver este problema, que afecta a los proveedores de ayuda en todo el país, la Federación de Comunidades Judías de Ucrania, afiliada a Jabad, ha gastado más de $ 2 millones en la compra de una flota de 40 autos eléctricos, incluidos algunos fabricados por Volvo, que distribuirá este mes a comunidades como la de Pulin.

“Salvará vidas”, dijo Shlomo Salomon, el rabino de la ciudad oriental de Kremenchuk, donde un miembro de la comunidad judía recibe soporte vital desde que la guerra interrumpió su acceso a un medicamento crucial que necesitaba.

El costo de los automóviles, incluidos los eléctricos, se ha disparado a nivel mundial en medio de la escasez de piezas y otros cambios inducidos por la pandemia. Pero incluso con un precio promedio de $50,000 cada uno, los autos se ven como una compra inteligente, ya que los grupos de ayuda y los voluntarios judíos ucranianos usan sus extensos lazos y fuentes de financiamiento en Occidente para adaptarse rápidamente a las situaciones a medida que se desarrollan durante los cinco meses de la larga invasión rusa.

En medio del aumento de la guerra tanto en las necesidades de los beneficiarios de ayuda como en el precio de extenderla (los precios del combustible, los medicamentos y los alimentos también se han disparado), el Comité de Distribución Conjunta Judío Estadounidense, o JDC, está viendo retornos inesperados de las inversiones que realizó hace varios años, según Amos Lev-Ran, director de la división de relaciones exteriores del JDC en la antigua Unión Soviética.

Uno de ellos es el cambio de JDC de entregar alimentos y medicinas a judíos necesitados a un sistema en el que los destinatarios pueden obtener esos artículos en un supermercado cercano, utilizando una tarjeta precargada con pagos. Otro es el sistema JOINTECH que permite a los cuidadores y otras personas conectarse en línea con personas mayores y otros beneficiarios de ayuda para combatir la soledad sin necesidad de viajar.

“Todas las adaptaciones que hicimos en los últimos años realmente nos están beneficiando ahora y ahorrando muchos costos”, dijo Amos Lev-Ran.

Ilustrativo: la sobreviviente del Holocausto y refugiada Tatyna Ryabaya, de 99 años, y su hija sentadas en la cama de una habitacion de hotel en Moldavia tras huir de Ucrania antes de volar a Israel en un vuelo especial de transporte medico el 27 de abril de 2022. (International Fellowship of Christians and Jewish)

En Mykolaiv, una ciudad del sur que es el lugar de nacimiento de Menachem Mendel Schneerson, el último líder de la dinastía jasídica Chabad-Lubavitch, la escasez de combustible está teniendo un efecto de enfriamiento en la disposición de los voluntarios para hacer mandados, según Sholom Gotlieb, un rabino de Chabad que ha estado viviendo en la ciudad durante los últimos 25 años.

“Hay solidaridad y voluntad de sacrificio, pero después de 160 días de guerra, no se puede pedir mucho”, dijo.

Esperar durante horas por una ración de combustible en una gasolinera inflamable en medio de un bombardeo ruso implacable “no es algo que sea razonable esperar de un voluntario”, dijo el rabino, cuya esposa y 10 hijos se fueron a su tierra natal de Israel tras el estallido de la guerra.

Al menos un tercio de su comunidad de unas 2.000 personas también han abandonado la ciudad, incluidos la esposa y los hijos de Pulin, el profesor de ciencias. Helen Pulina, profesora de inglés, se encuentra en Israel. Su marido tuvo que quedarse debido a las normas de emergencia que impiden que la mayoría de los hombres menores de 60 años abandonen Ucrania. Está planeando establecerse en Israel y espera el momento en que a su esposo se le permita reunirse con ella.

“Estoy estudiando hebreo, estableciéndome. Comenzando algo nuevo. Muy inesperado, pero ahí lo tienes”, dijo.

En la primera mitad de 2022, más de 12.000 personas partieron de Ucrania hacia Israel bajo su ley de retorno para judíos y sus familiares, aproximadamente cuatro veces la cifra de todo 2021. Las dimensiones de este éxodo judío de Ucrania, que tenía al menos 47.000 judíos en 2020, es probablemente mucho mayor, ya que muchos miles de judíos se han ido a Europa, Estados Unidos y más allá.

9 sobrevivientes del Holocausto rescatados de la guerra en Ucrania llegan al aeropuerto Ben Gurion cerca de Tel Aviv, 27 de abril de 2022. (Tomer Neuberg/Flash90)

¿Este movimiento significa que menos judíos necesitan ayuda en Ucrania?

“Todo lo contrario”, dijo Gotlieb.

Los que se van tienden a ser jóvenes y tienen los medios para mudarse con poca antelación, dijo. Los que se quedan a menudo se mudan con familias fuera de los centros de las ciudades, que tienen más probabilidades de ser blanco de los cohetes rusos. Esto hace que las rutas de entrega de alimentos y ayuda sean más largas, especialmente en la ciudad en expansión de Mykolaiv y los numerosos pueblos dispersos a su alrededor.

Y luego están los que JDC llama “los nuevos pobres”: familias de clase media o individuos que se han visto necesitados de ayuda por primera vez debido a la crisis financiera provocada por la guerra, ya que millones de puestos de trabajo en Ucrania se evaporaron y la moneda local se hundió en picada. Desde que estalló la guerra, JDC ha visto a unos 1.000 judíos “nuevos pobres” unirse a su lista de alrededor de 37.000 beneficiarios de ayuda.

Los judíos desplazados internamente, que se mudaron a lo que esperan que sea un lugar más seguro que su hogar, son otro grupo nuevo y vulnerable que JDC y otros proveedores de ayuda judíos deben cuidar.

Se discute el número de judíos ucranianos que vivían en el país antes de la guerra. El Congreso Judío Europeo dice que sumaban al menos 360.000, mientras que una encuesta importante de 2020 sobre la demografía de las comunidades judías en Europa estimó que la comunidad no superaba los 47.000. De cualquier manera, los beneficiarios de la ayuda constituían una parte considerable de la comunidad incluso antes de la guerra.

Irá de mal en peor, según el rabino Meir Stambler, presidente de la Federación de Comunidades Judías de Ucrania, el grupo afiliado a Chabad.

“Claramente, mucha gente se hundirá en la pobreza debido a la guerra, durante ella y en los años siguientes”, dijo a JTA.

Prepararse para esa realidad significa apretarse todo tipo de cinturones, empezando por el precio de llegar y transportar a los destinatarios, dijo.

“Los autos eléctricos van a operar a una fracción del costo de los que queman combustible”, agregó Stambler. “Es una de esas acciones que se necesitan con urgencia ahora, y también se requieren para prepararse para lo que viene”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción