lunes 06 de febrero de 2023

Roberto Singer/ ¿Israel dejará de ser un refugio seguro para el pueblo judío?

Enlace Judío.- Aliyá y la Ley del Retorno son los cimientos y pilares de Israel, cambiarlos sería tal vez alterar irrevocablemente la naturaleza y el carácter de la nación, publicó The Jerusalem Post.

El presidente bulgaro Rumen Radev (izquierda) camina junto al autor, mientras se brindan charlas sobre la promocion y el fortalecimiento de la comunidad judia local, en 2019. (Credito de la foto: SHAHAR AZRAN)

En una declaración ante la Knéset cuando se aprobó la histórica Ley del Retorno en 1950, el ex primer ministro David Ben-Gurion dijo que el derecho de los judíos a regresar a casa era un derecho que construía el estado.

Aliyá y la Ley del Retorno son los cimientos y cimientos de Israel, cambiarlos sería tal vez alterar irrevocablemente la naturaleza y el carácter de Israel.

Si bien la ley siempre ha tenido críticos, se basó en el apoyo abrumador de la mayoría de los israelíes de toda la sociedad.

Con gran pesar mío, hemos estado oyendo voces, que últimamente se están haciendo más fuertes, pidiendo la modificación de la Ley del Retorno en su formato actual. Están tratando de eludir la historia y los acuerdos tradicionales y nacionales que se han cimentado durante los 75 años de existencia de Israel y cambiarlo radicalmente.

En los últimos días en Estados Unidos, me reuní con algunos de mis amigos de los días de mi servicio diplomático en Nueva York y de mi mandato como director ejecutivo del Congreso Judío Mundial.

NUEVOS INMIGRANTES de América del Norte desembarcan en el aeropuerto Ben-Gurion después de un vuelo organizado por Nefesh B’Nefesh. (crédito: FLASH90)

En todas mis conversaciones, se planteó la posible enmienda de la Ley del Retorno y sentí una preocupación y una angustia genuinas.

En 1987, me llamaron para dirigir una misión para alentar la inmigración de judíos a Israel en nombre de Nativ, una misión a la que más tarde se hizo referencia con el nombre en clave La Feria de los Seis Días. Poco tiempo después, me encontré como diplomático israelí y miembro de la primera delegación israelí que operaba en la Embajada holandesa en Moscú, que representaba los intereses de Israel en ese momento, antes del establecimiento de sus propias relaciones diplomáticas con la Unión Soviética.

En aquellos días crepusculares que conducirían a la caída del comunismo en la Unión Soviética y Europa del Este, miles de judíos que solicitaban hacer aliyá a Israel hacían fila cada mañana a las puertas de la Embajada holandesa en la capital soviética. La fila era larga y serpenteaba por las calles adyacentes, con personas esperando tres días para ingresar al recinto de la embajada.

La vista era un sueño hecho realidad.

Durante décadas, Israel, a través de la organización Nativ, operando bajo los auspicios de nuestra comunidad de inteligencia, intentó despertar la conciencia judía y el renacimiento sionista, solo para chocar con el muro impenetrable de la KGB, que utilizó todos los medios a su alcance para evitar que vivieran una vida judía.

Éramos tres diplomáticos israelíes a quienes se les había asignado una misión histórica, casi imposible: conducir a los judíos de la Unión Soviética a su patria indígena y ancestral, la tierra de sus antepasados, con la que habían soñado encubiertamente, por la fuerza de la Ley del Retorno.

MIS AMIGOS en Nativ y yo tuvimos éxito en nuestra misión y en aproximadamente una década, a partir de la segunda mitad de la década de 1980, ayudamos a cientos de miles de judíos a hacer aliyá. Esta fue una ola de inmigración con la que Israel había soñado desde su fundación y que construyó nuestro sector de alta tecnología, ayudó a hacer crecer nuestra economía exponencialmente, contribuyó a la escena cultural y reconfirmó la visión del crisol israelí.

Estos nuevos llamados a enmendar drásticamente la Ley del Retorno constituyen un peligro genuino para el futuro de Israel como estado judío-democrático. Aproximadamente 1,5 millones de los residentes de Israel son inmigrantes que llegaron al país en los últimos 30 años y se han adaptado a él.

Alrededor de un tercio de ellos, casi medio millón, no se definen como judíos según la Halajá, la ley judía, a pesar de ser activos en la sociedad israelí y parte inseparable de ella. Sirven en las Fuerzas de Defensa de Israel, en la comunidad de inteligencia, están activos en todas las áreas de la vida, como en los sectores de educación y salud, y continúan contribuyendo a la nación emergente.

Esta comprensión se vuelve aún más clara frente a la creciente epidemia de antisemitismo en todo el mundo. Para empeorar las cosas, Rusia y Ucrania han estado en medio de una guerra trágica y sangrienta durante casi un año, una que amenaza el futuro de cientos de miles de judíos en ambos países.

Israel no debe dar la espalda a los judíos

Muchos de ellos ven a Israel como el refugio seguro del pueblo judío, como siempre se ha definido a sí mismo. Los llamados a reexaminar los principios de la Ley del Retorno los ponen en peligro de muerte. Israel no debe darles la espalda.

Es el papel de Israel asegurar que después de la aliyá, los nuevos ciudadanos sean atendidos brindándoles servicios a todos los que deseen utilizarlos para educarlos mejor y ayudar a fortalecer su identidad judía.

Sin embargo, enmendar la ley también afectará negativamente a los cientos de miles que califican bajo la Ley del Retorno en EE. UU., Europa y en muchas otras comunidades y dañará gravemente el tejido de las relaciones de Israel con los judíos en la diáspora.

Lo último que necesitan nuestros hermanos y hermanas es sentir que su país los ha abandonado.

Cuando mis amigos y yo jugamos nuestro papel para llevarlos a un refugio seguro en Israel hace más de 30 años, sabíamos que una nación entera estaba detrás de nosotros y de ellos.

Me gustaría creer que también en 2022, y en el futuro, Israel estará dirigido por un liderazgo responsable que pondrá fin de inmediato al intento innecesario y dañino de enmendar la Ley del Retorno.

El autor es presidente del Centro para el Impacto Judío y ex director ejecutivo del Congreso Judío Mundial.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: @EnlaceJudio

 

Relacionadas

Lo más leído
Lo más reciente
Obituarios

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad