lunes 06 de febrero de 2023

Bassam Tawil/ Ayuda incondicional: EE. UU. financia a los árabes que quieren destruir a Israel

Enlace Judío.- Es inquietante que el odio contra Israel proviene de los árabes que continúan beneficiándose de la ayuda financiera incondicional de Estados Unidos, publicó World Israel News.

Algunos periodistas israelíes que viajaron a Catar para informar sobre la Copa del Mundo de fútbol fueron hostigados y maltratados verbalmente por árabes de varios países. Dijeron a los periodistas que Israel no tiene derecho a existir y que la mayoría de los árabes se oponen a cualquier forma de normalización con los israelíes.

La recepción hostil que recibieron los periodistas judíos israelíes en Catar, un emirato rico que durante muchos años ha abrazado a los islamistas radicales, incluida la organización de los Hermanos Musulmanes, no sorprendió a quienes están familiarizados con la incitación masiva en curso contra Israel en algunos de los países árabes.

Lo inquietante es que gran parte de esta incitación proviene de los árabes cuyos gobiernos firmaron tratados de paz u otros acuerdos con Israel: Egipto, Jordania y los palestinos. Los dos países árabes tienen tratados de paz con Israel, mientras que la Autoridad Palestina firmó en 1993 el Acuerdo de Oslo con Israel.

Lo que es aún más inquietante es que el odio contra Israel proviene de los árabes que continúan beneficiándose de la ayuda financiera incondicional de Estados Unidos.

Vale la pena señalar que, desde abril de 2021, EE. UU. ha proporcionado más de 500 millones de dólares en asistencia a los palestinos.

Si EE. UU. piensa que derramar dinero y concesiones sobre los líderes palestinos disminuirá la tensión, lo escucharon aquí primero: este enfoque definitivamente no funcionará. Todo lo que sucederá es que aumentarán las hostilidades para que aumenten los sobornos. Dar obsequios duros y concretos a cambio de promesas blandas está inevitablemente condenado desde el principio.

Los tratados de paz y los Acuerdos de Oslo, así como la ayuda financiera de Estados Unidos, no han impedido que egipcios, jordanos y palestinos prosigan sus campañas para difundir el odio contra Israel y los judíos.

El mensaje que estos árabes están enviando a su pueblo es que “la normalización con Israel es un crimen y una forma de traición”. Otro mensaje es que “Israel no tiene derecho a existir, y todos los árabes y musulmanes deberían participar en una yihad (guerra santa) para eliminarlo”.

Es debido a tales mensajes que los fanáticos árabes que asistieron a la Copa del Mundo en Catar mostraron un grado tan grande de hostilidad cuando se enteraron de la presencia de periodistas judíos israelíes en el estado del Golfo.

Los periodistas ahora dicen que no estaban al tanto del alcance de la hostilidad hacia Israel en el mundo árabe. Es probable que esto se deba a que estos periodistas no entienden el árabe o bien optaron por ignorar los mensajes que se transmitieron a los árabes durante décadas a través de las mezquitas, los líderes políticos y los medios de comunicación del mundo árabe.

La Autoridad Palestina, encabezada por Mahmoud Abbas, continúa liderando la campaña árabe de incitación y deslegitimación contra Israel. Además de la retórica incendiaria, la Autoridad Palestina no oculta su vehemente oposición a cualquier tipo de paz con Israel.

En su última diatriba contra Israel, la facción gobernante Fatah de Abbas afirmó que las medidas antiterroristas israelíes, diseñadas para salvar las vidas de judíos y árabes por igual, son actos de “terrorismo y crímenes de guerra”. Según la lógica de la Autoridad Palestina, un ataque terrorista contra Israel es legítimo y el perpetrador es un héroe y mártir, pero una acción israelí para detener el terrorismo es ilegítima.

Esta es la misma Autoridad Palestina que mantiene buenas relaciones con la administración Biden, que recientemente decidió mejorar las relaciones de Estados Unidos con Abbas y sus asociados en Cisjordania (Judea y Samaria).

‘Gobierno de Tel Aviv’

En reacción a la represión de la seguridad israelí contra los terroristas en Judea y Samaria, la facción Fatah de Abbas dijo:

“El gobierno de Tel Aviv continúa con sus políticas criminales todos los días, beneficiándose del silencio de los gobiernos del mundo, la inacción de la administración estadounidense, la insistencia de algunos árabes en la normalización y la debilidad del sistema internacional”.

¿Qué se aprende de esta afirmación?

Primero, el término “gobierno de Tel Aviv” sugiere que los palestinos no reconocen ninguna parte de Jerusalén como la capital de Israel. Los líderes palestinos afirman que solo quieren que Jerusalén este sea la capital de un futuro estado palestino. Sin embargo, la declaración muestra que los palestinos creen que Israel no tiene derecho ni siquiera al oeste de Jerusalén, y su capital debería ser Tel Aviv.

En segundo lugar, la acusación de que Israel está cometiendo “crímenes de guerra” puede verse como un llamado directo a los palestinos para que ejerzan violencia contra los israelíes. El libelo de los “crímenes de guerra” también está destinado al público occidental como parte de la campaña para deslegitimar a Israel y allanar el camino para enjuiciar a sus líderes ante tribunales internacionales.

En tercer lugar, la declaración de la facción gobernante Fatah, también encabezada por Mahmoud Abbas, establece claramente que los palestinos se oponen a la normalización entre Israel y los países árabes. Fatah acusa a algunos países árabes de “insistir” en normalizar sus lazos con Israel. Esta acusación debe verse como un llamado directo a los árabes para que se rebelen contra sus líderes por elegir hacer las paces con Israel y buscar la seguridad y la cooperación económica con él.

Las campañas contra la normalización en Egipto y Jordania son tan fuertes como la incitación palestina contra Israel.

La semana pasada, el Sindicato General de la Unión de Escritores Egipcios remitió a los escritores Youssef Zaidan, Ala’ Al-Aswany y Mona Prince para ser investigados por cargos de “normalización con Israel”. El sindicato amenazó con expulsarlos de sus filas si los declaraban culpables.

La razón por la que se investigó a Zaidan fue porque había anunciado que estaba dispuesto a dar una conferencia en una universidad israelí. También es sospechoso de haber expresado su apoyo al establecimiento de relaciones entre intelectuales egipcios e israelíes.

Prince está acusada de promover la normalización con Israel porque apareció en fotografías con el embajador israelí en Egipto.

Al-Aswany enfrenta el despido de la Unión de Escritores Egipcios luego de ser acusado de dar una entrevista a los medios israelíes.

En el pasado, la Unión de Escritores Egipcios expulsó al destacado escritor Ali Salem por supuestamente apoyar la normalización con Israel.

Egipto ha disfrutado del beneficio de más de $51 mil millones en ayuda militar financiada por los contribuyentes estadounidenses desde la firma del tratado de paz entre Egipto e Israel en 1979.

En Jordania, apenas pasa una semana sin una manifestación o mitin contra la normalización con Israel.

Nuevamente, vale la pena señalar que esta incitación contra Israel se está difundiendo a pesar de la ayuda financiera masiva de Estados Unidos a Jordania. El 27 de noviembre, Jordania recibió otra subvención de EE. UU. para apoyar el presupuesto del reino: 845 millones de dólares. La subvención forma parte del programa de asistencia económica de EE. UU. al gobierno jordano, como parte del tercer memorando de entendimiento firmado por Jordania y EE. UU. para 2018-2022.

‘Nueva bofetada a Israel’

Los enemigos de Israel y Estados Unidos celebran el maltrato a los periodistas israelíes durante el Mundial de Catar. Los enemigos de la paz están encantados de que muchos árabes hayan aprovechado la oportunidad de la Copa del Mundo para expresar su odio por Israel y su deseo de verlo reemplazado por un estado terrorista islamista respaldado por Irán.

El escritor palestino Charhabil Al-Ghareeb, en un artículo publicado por Al-Mayadeen, el portavoz de la milicia terrorista Hezbolá respaldada por Irán, escribió:

“Lo que sucedió en la Copa del Mundo en Catar este año constituye una nueva bofetada a ‘Israel‘, que ha estado explotando cualquier evento para encontrar la aceptación popular en los círculos árabes e islámicos… La Copa del Mundo constituyó una oportunidad de oro para que los árabes expresaran su oposición a la normalización con ‘Israel‘ y bloquear su intento de aparecer como una entidad natural en la región”.

Estas escenas de odio mostradas en las calles de Catar contra los judíos israelíes deberían servir como una llamada de atención para todos aquellos que durante mucho tiempo han hecho la vista gorda ante la incitación contra Israel en el mundo árabe.

Lamentablemente, la hostilidad hacia los periodistas también sirve como recordatorio de que muchas personas en el mundo árabe aún no se han reconciliado con la presencia legítima del Estado de Israel.

Una forma de contrarrestar esta campaña de odio y alentar la paz es que Estados Unidos condicione su ayuda financiera a que termine con la retórica del odio. Sin embargo, hasta ahora está claro que EE. UU. no tiene intención de exigir nada a cambio de su dinero.

Por el momento, entonces, muchos árabes continuarán recibiendo cientos de millones de dólares de EE. UU. mientras continúan buscando activamente la destrucción de Israel y siendo recompensados​​​financieramente por ello.

Bassam Tawil es un árabe musulmán residente en el Medio Oriente.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Relacionadas

Lo más leído
Lo más reciente
Obituarios

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad