Enlace Judío – El presidente de Israel, Yitzhak Herzog advirtió este martes que Israel está en vías de una profunda división, en medio de la radical reorganización del sistema judicial que planea el gobierno y la creciente oposición pública, e instó a los líderes del país a evitar la confrontación y crear un diálogo paciente y constructivo, The Times of Israel.

“Los fundamentos democráticos de Israel, el sistema judicial, los derechos humanos y las libertades, son sagrados, y debemos protegerlos, así como los valores expresados en la Declaración de Independencia”, manifestó Herzog en la Conferencia sobre Educación Ashmoret, celebrada en Tel Aviv.

“La reforma drástica, cuando se hace rápidamente sin negociación, despierta oposición y profundas preocupaciones entre el público”, enfatizó.

“Veo a los bandos preparados y listos en todo el frente para una confrontación total sobre el carácter del Estado de Israel, y me preocupa que estemos al borde de una lucha interna que podría consumirnos a todos”, dijo el presidente.

Herzog hizo un llamamiento a los líderes israelíes para que “muestren responsabilidad… tómense el tiempo necesario para este debate crítico”, y advirtió: “La ausencia de diálogo nos está desgarrando por dentro, y les digo alto y claro: este polvorín está a punto de explotar. Esta es una emergencia”.

Además de las protestas masivas en Tel Aviv, miles de manifestantes han tomado las calles frente a la Residencia del Presidente en Jerusalén, exigiendo que adopte una postura clara en defensa del poder judicial.

Herzog pidió anteriormente al gobierno escuchar las voces de las diversas comunidades. También ha intentado mediar entre la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Esther Hayut, el líder de la oposición, Yair Lapid, y el ministro de Justicia, Yariv Levin.

El lunes, Lapid pidió a Herzog crear un comité para formular una reforma judicial “equilibrada”, como alternativa a la reforma prevista por el gobierno de Netanyahu. Herzog confirmó posteriormente haber conversado con Lapid en el marco de sus esfuerzos para evitar “una crisis constitucional histórica” en torno a las propuestas de la coalición.

“Debemos esforzarnos por llegar a acuerdos amplios”, dijo Herzog el martes, y añadió: “Veo signos de buena voluntad”.

“Durante los reinados de la Casa de David y de los asmoneos, se establecieron Estados judíos en la tierra de Israel, y dos veces se derrumbaron antes de cumplir su 80 aniversario. Permítanme enfatizarlo: No soy un agorero, nunca lo he sido y nunca lo seré. Soy un gran creyente en la resiliencia del Estado de Israel y en la fuerza de la maravillosa gente que vive aquí”, dijo Herzog. “Y, sin embargo, nos encontramos en un momento crucial, de prueba, que influirá en nuestro pueblo y en nuestro Estado”.

Los israelíes, dijo, deben “asumir la responsabilidad y proteger lo que hemos construido aquí.”

A pesar de las intensas críticas, el Canal 12 informó el lunes que Levin está decidido a impulsar el paquete de reformas y no tiene intención de ceder. El reporte indica que el ministro de Justicia podría estar dispuesto a dialogar y ganar tiempo para preparar la legislación.

En su discurso, Herzog anunció su visión para el 80 aniversario del Estado de Israel en 2028, e instó a que la Residencia del Presidente sea un “espacio protegido para gestionar las disputas y salvar las diferencias” en medio de crisis.

También dio a conocer la creación de un centro educativo para fomentar la coexistencia, así como un espacio para debates discretos sobre cuestiones fundamentales.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío