Adolfo Hitler es el genocida más importante del siglo XX. Obsesionado por crear una raza aria, creó casas en donde hombres de la SS embarazaban a mujeres alemanas, esto con la intención de crear bebés hijos del nazismo, del Tercer Reich.
https://youtu.be/92pCct5jo2Y
 
Éste, que fue el programa Lebensborn, cruzó fronteras y cuando la Alemania del nazismo invadió otros países llevó el patológico programa hasta Noruega, Dinamarca, Suecia, Holanda, Bélgica y Francia, de este modo, más bebés nacieron en dichos países. En Noruega por ejemplo, entre 1942 y 1945 nacieron poco más de 10,000 bebés.

La guerra transcurrió y para 1944 la Alemania nazi ya se encontraba ante una caída inminente, los ejércitos aliados se acercaban sin tregua y las casas LEBENSBORN fueron descubiertas.Fue así cómo, en medio del caos de un mundo en ruinas, una nueva y muy extraña interrogante se puso sobre la mesa:

¿Qué hacer con los bebés huérfanos del Tercer Reich?

Buscar a los padres biológicos era imposible, pues los nazis destruyeron toda documentación previa, así que las desprotegidas bebés fueron puestos a disposición de la Cruz Roja y posteriormente acomodados en distintos orfanatos.

Entre 1935 y 1945 más de 20,000 niños nacieron dentro de estas casas llamadas paritarios del nazismo.

Cada criatura producto de este enfermo programa de Adolfo Hitler cargó a lo largo de su vida el trauma y las dudas de manera distinta, pero lo que todos estos niños tuvieron en común fue que se convirtieron en la prueba de la locura que había en el nazismo y sobre todo, en su obsesivo racismo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío. Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.