Un poderoso terremoto sacudió las montañas del Alto Atlas de Marruecos el viernes por la noche, matando al menos a 1000 personas e hiriendo a casi 700, dijo la televisión estatal de Marruecos, citando al Ministerio del Interior. La mayoría de las muertes se produjeron en zonas montañosas de difícil acceso, dijo un funcionario, según The Jerusalem Post.

Marruecos es un país de los Acuerdos de Abraham. El terremoto se produjo cerca de la histórica ciudad de Marrakech.

El terremoto destruyó edificios y obligó a los residentes de las principales ciudades a abandonar sus hogares.

Un grupo de personas en la calle tras el terremoto de magnitud 6,8 en Marruecos. Reuters

Funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores dijeron a los medios israelíes que no hay información sobre israelíes afectados por el terremoto en Marruecos. El personal de la embajada, junto con el departamento para israelíes en el extranjero, están siguiendo la situación.

El ministro de Asuntos Exteriores, Eli Cohen, ha estado en contacto con las autoridades marroquíes, uno de los socios de los Acuerdos de Abraham de Israel, sobre la posibilidad de proporcionar asistencia humanitaria y enviar una misión de rescate según sea necesario.

El Ministro de Defensa, Yoav Gallant, ordenó a las FDI y al Ministerio de Defensa que se prepararan de inmediato para brindar asistencia de emergencia a través de las unidades de búsqueda y rescate del Comando del Frente Interior. Según informan los medios de comunicación, la ayuda se enviará cuando se reciba una respuesta de la parte marroquí sobre sus necesidades específicas.

El jefe de la división de medios árabes de la Unidad del Portavoz de las FDI, Avichay Adraee, escribió en su cuenta de Twitter: “Desde Israel, nuestros corazones están con el pueblo marroquí en estos tiempos difíciles. Dios, ayuda a Marruecos y a su pueblo, protégelos y alivia su desastre.”

Una vista muestra los daños en Marrakech, tras un potente terremoto en Marruecos, el 9 de septiembre de 2023. (Crédito: REUTERS/Abdelhak Balhaki)

Los residentes de Marrakech, la gran ciudad más cercana al epicentro, dijeron que algunos edificios se habían derrumbado en la ciudad vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y la televisión local mostró imágenes de un minarete de una mezquita caído con escombros sobre automóviles destrozados.

El canal de noticias panárabe al-Arabiya informó que cinco personas de una familia murieron, citando fuentes locales anónimas. El sitio de noticias local Goud.ma informó que hasta 50 personas habían muerto, citando a funcionarios anónimos de la región afectada por el terremoto.

“La tierra tembló durante unos 20 segundos. Las puertas se abrieron y cerraron solas mientras corría escaleras abajo desde el segundo piso”, dijo Hamid Afkir, un profesor en una zona montañosa al oeste del epicentro, cerca de Taroudant, añadiendo que había habido réplicas.

El centro geofísico de Marruecos dijo que el terremoto se produjo en la zona de Ighil en el Alto Atlas con una magnitud de 7,2. El Servicio Geológico de Estados Unidos estimó la magnitud del terremoto en 6,8 y dijo que se produjo a una profundidad relativamente baja de 18,5 kilómetros (11,5 millas).

Ighil, una zona montañosa con pequeños pueblos agrícolas, está a unos 70 kilómetros (40 millas) al suroeste de Marrakech. El terremoto se produjo poco después de las 11 de la noche. (22:00 GMT).

Daños en Marrakech

En Marrakech, algunas casas en la atestada ciudad antigua se habían derrumbado y la gente trabajaba arduamente a mano para retirar los escombros mientras esperaban equipo pesado, dijo el residente Id Waaziz Hassan.

Las imágenes de la muralla medieval de la ciudad mostraban grandes grietas en una sección y partes caídas, con escombros tirados en la calle.

Otro residente de Marrakech, Brahim Himmi, dijo que vio ambulancias saliendo del casco antiguo y muchas fachadas de edificios dañadas. Dijo que la gente estaba asustada y se quedaba afuera en caso de otro terremoto.

La gente en Rabat, a unos 350 kilómetros (220 millas) al norte de Ighil, y en la ciudad costera de Imsouane, a unos 180 kilómetros al oeste, también huyeron de sus hogares por temor a un terremoto más fuerte, según testigos de Reuters.

Algunos vídeos compartidos en las redes sociales, que Reuters no pudo verificar de inmediato, parecían mostrar al menos un edificio derrumbándose y escombros en las calles.

Otras mostraban a personas saliendo corriendo de un centro comercial, restaurantes y edificios de apartamentos y congregándose afuera.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío