Juntos venceremos
miércoles 24 de julio de 2024
Israel

Yuval Noah Harari / Los israelíes necesitan algo más que una vaga demanda para “destruir a Hamás”

El 14 de agosto de 1941, durante uno de los periodos más oscuros de la Segunda Guerra Mundial, el presidente Franklin D. Roosevelt y el primer ministro Winston Churchill publicaron la Carta del Atlántico. Mientras la bandera con la esvástica ondeaba sobre la Torre Eiffel y la Acrópolis; mientras los londinenses vivían con miedo a los bombardeos de la Luftwaffe; y mientras los tanques nazis avanzaban hacia Moscú, Roosevelt y Churchill miraron hacia el futuro, y en la Carta del Atlántico trazaron cómo imaginaban que sería el mundo tras la derrota del nazismo.

La Carta declaró que los Aliados victoriosos no utilizarían su triunfo para expandir sus territorios, reconocerían los derechos de las naciones a la autodeterminación y a gobiernos democráticos y volverían a trazar las fronteras nacionales solo con el acuerdo de las poblaciones locales. La Carta pidió una mayor cooperación a nivel internacional para mejorar las vidas de todos los seres humanos y permitir que todas las personas vivan libres del miedo, la violencia y la pobreza.

Los ideales de la Carta nunca se implementaron plenamente, pero constituyeron la base de un nuevo y mejor orden mundial, y explicaron a millones de soldados y civiles aliados por qué luchaban y por qué arriesgaban sus vidas. La Carta del Atlántico ayudó a allanar el camino hacia la desaparición del imperialismo; el impulso hacia la igualdad para las mujeres, los negros, los judíos, las personas LGBTQ y otras minorías; y también para el establecimiento del Estado de Israel.

En agosto de 1941, Roosevelt y Churchill no se limitaron a hablar vagamente de la necesidad de “destruir el nazismo”. De manera similar, hoy los israelíes necesitan urgentemente algo más profundo y constructivo que una vaga promesa de “destruir a Hamás”. Necesitamos una Carta israelí que explique cómo serán nuestras vidas una vez lograda la victoria y los objetivos positivos por los cuales millones de soldados y civiles deben arriesgar e incluso sacrificar sus vidas.

Los residentes de Be’eri y Sderot, de Kfar Azza y Ofakim, deben saber que después de la victoria, el gobierno los unirá y se preocupará por su seguridad, en lugar de incitar divisiones y abandonarlo todo. Ciudadanos no judíos de Israel, como las familias del teniente coronel Alim Saad, que cayó en batalla en el frente libanés, Abd al-Rahman al-Nasasara, que fue asesinado por terroristas cuando intentaba rescatar a los sobrevivientes, y Awad Darawshe, que murió mientras conducía una ambulancia, deben saber que después de la victoria disfrutarán de plena igualdad. Millones de mujeres que luchan por mantener unidas a familias, comunidades y posiciones militares, como Rajel Edri, que salvó a su familia de los terroristas, la soldado de la Guardia Fronteriza Shifra Buchris, que salvó a decenas de ser masacradas, y el teniente coronel Or Ben Yehuda, un comandante de batallón que ha estado dirigiendo a sus hombres y mujeres en la batalla en los últimos días, deben saber que después de la victoria, no serán enviadas de regreso a la cocina ni encerrados detrás de biombos y velos. Los soldados LGBTQ, como el capitán (res.) Sagi Golan, que cayó en batalla en Be’eri una semana antes de casarse con su pareja, deben saber que sus relaciones serán plenamente reconocidas por el Estado, y que después de la victoria podrán casarse oficialmente en el Estado por el que arriesgan su vida.

Los padres deben saber que después de la victoria, las escuelas enseñarán a los niños valores de paz y amor, en lugar de guerra y odio. Periodistas, influyentes, poetas y pensadores deben saber que cuando los cañones rugen y cuando callan, las musas nunca serán silenciadas. Incluso los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza, a quienes Israel exige que muestren moderación y condenen a Hamás, deben saber que después de la derrota de Hamás, un Israel victorioso les ofrecerá su mano en paz y no explotará esa victoria para expulsarlos de sus tierras o pisotear sus derechos.

Y si este gobierno sueña con explotar la victoria para anexar territorios, volver a trazar fronteras por la fuerza, expulsar poblaciones, ignorar derechos, censurar el discurso, hacer realidad fantasías mesiánicas o convertir a Israel en una dictadura teocrática, debemos saberlo ahora. No nos digan que son cuestiones divisivas que deben esperar hasta que se asegure la victoria; o que simplemente ahora no hay tiempo para hablar sobre el futuro. Si Roosevelt y Churchill encontraron tiempo en agosto de 1941 para hablar sobre el futuro lejano, nuestro gobierno de emergencia puede hacer lo mismo. Hay consenso en Israel en que se debe desarmar a Hamás, pero ¿qué pasa con el futuro de Israel? Netanyahu, Gantz, Eisenkot y otros miembros del gobierno: dígannos inmediatamente cuáles son los objetivos a largo plazo de esta guerra, para que sepamos por qué estamos arriesgando y quizás sacrificando nuestras vidas.

Publicado originalmente en Haaretz


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈