El grupo terrorista Hamás, respaldado por Irán, y sus partidarios están una vez más decepcionados de que los países árabes no acudieran al rescate de los palestinos en la Franja de Gaza durante la actual guerra que estalló después de la masacre de israelíes del 7 de octubre por parte de Hamás. Al menos 1.200 israelíes fueron asesinados y más de 4.500 resultaron heridos en la masacre. Otros 240 israelíes, entre ellos niños pequeños, niños, mujeres y ancianos, fueron secuestrados y llevados a la Franja de Gaza gobernada por Hamás.

No es la primera vez que los palestinos expresan su decepción con sus hermanos árabes. En todas las rondas anteriores de combates entre Israel y Hamás, los palestinos han afirmado que los Estados árabes e islámicos no hacían lo suficiente para ayudarlos. De hecho, en las últimas décadas los palestinos han acusado a los árabes de “traicionarlos” al firmar acuerdos de normalización con Israel y negarse a brindarles ayuda financiera. Los palestinos reciben declaraciones de labios de árabes y musulmanes, pero eso es todo, según publicación en Jewish Press.

Es cierto que algunos países árabes enviaron ayuda humanitaria y médica a la Franja de Gaza durante la actual guerra entre Israel y Hamás. Los países árabes e islámicos también celebraron una cumbre en Arabia Saudita durante la cual expresaron su solidaridad con los palestinos y condenaron enérgicamente a Israel. Sin embargo, para Hamás y muchos palestinos, este apoyo fue insuficiente y demostró que sus hermanos árabes y musulmanes les habían vuelto la espalda.

Mientras manifestantes antiisraelíes han salido a las calles de ciudades estadounidenses, canadienses y europeas para expresar su apoyo a Hamás y a los palestinos de la Franja de Gaza, la mayoría de los jefes de Estado y de gobiernos árabes e islámicos han limitado sus reacciones a declaraciones de condena contra la guerra de Israel, que tiene dos objetivos: eliminar a Hamás y liberar a los rehenes israelíes retenidos en la Franja de Gaza. La postura de los árabes y musulmanes es otra indicación de su desilusión con los palestinos en general y con los representantes de Irán (Hamás, Hezbolá y los hutíes) en particular.

Países como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Egipto y Jordania se oponen tanto a Hamás como a Israel. Hamás es otra rama de la organización Hermandad Musulmana, que durante mucho tiempo ha representado una amenaza para su seguridad nacional.

En 2017, Arabia Saudita, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Baréin cortaron lazos con Catar después de acusarlo de brindar apoyo a terroristas islamistas, incluidos Hamás y los talibanes, así como a Irán. Arabia Saudita dijo que la decisión de cortar las relaciones diplomáticas se debió a la “acogida por parte de Catar de varios grupos terroristas y sectarios destinados a desestabilizar la región”, incluidos los Hermanos Musulmanes, Al Qaeda, el Estado Islámico (ISIS) y militantes apoyados por Irán en el Provincia Oriental de Arabia Saudita. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto dijo que “todos los intentos de impedir que Catar apoye a grupos terroristas fracasaron”.

En 2021, un tribunal saudí condenó a 69 miembros de Hamás a penas de prisión de entre tres y 21 años. Los miembros de Hamás fueron acusados de afiliación a una organización terrorista.

En 2014, un tribunal egipcio prohibió todas las actividades de Hamás en Egipto. Reuters informó en ese momento:

“Las autoridades egipcias ven a Hamás como una importante amenaza a la seguridad y lo acusan de apoyar a combatientes inspirados en Al Qaeda en la península del Sinaí”. El tribunal también ordenó el cierre de todas las oficinas de Hamás en Egipto.

En 2012, los líderes de Hamás se vieron obligados a abandonar Siria tras ser acusados de no apoyar al régimen sirio contra sus oponentes durante la guerra civil. La televisión estatal siria lanzó un ataque mordaz contra el líder de Hamás, Khaled Mashaal, quien se había mudado a Siria tras ser expulsado de Jordania. “Recuerda cuando eras refugiado a bordo de aviones. Damasco te dio misericordia”, dijo la estación. “Nadie quería estrecharte la mano como si tuvieras la rabia”.

En 1999, las autoridades jordanas expulsaron a Mashaal y a otros dirigentes de Hamás y cerraron sus oficinas en el Reino. La medida se produjo después de que las autoridades acusaran a los dirigentes de Hamás de inmiscuirse en las delicadas relaciones de Jordania con su población palestina.

El Dr. Fayez Abu Shammala, un académico palestino de la Franja de Gaza afiliado a Hamás, escribió el 22 de noviembre:

“Solíamos cantar: Los países árabes son mi patria. Después de fallarle a la Franja de Gaza, comenzamos a cantar: Los países árabes nos han fallado”.

Hamás y otros grupos terroristas palestinos han criticado a los árabes y musulmanes por negarse a ser más hostiles hacia Israel desde el comienzo de la guerra en la Franja de Gaza. “La posición árabe e islámica es débil, y los esfuerzos diplomáticos [de los árabes y musulmanes] son vacilantes frente a Estados Unidos y Occidente”, dijo la Jihad Islámica en una declaración del 23 de octubre.

En entrevistas con el medio de comunicación árabe Arabi 21, los palestinos en la Franja de Gaza se quejaron además de que los árabes y musulmanes no acudieron en su rescate. Umm Mohammed, una mujer de 64 años de la ciudad de Khan Yunis en el sur de Gaza, condenó la posición de los gobernantes, presidentes y reyes árabes “que no protegieron al pueblo palestino”. Y añadió: “[los líderes árabes y musulmanes] ven morir a nuestros niños y no hacen nada”.

Nael, un padre palestino de la ciudad de Gaza, también denunció la “debilidad y traición de los gobernantes árabes a la hora de apoyar la causa palestina y defender al pueblo de Gaza. No esperábamos que los gobernantes árabes nos decepcionaran. No podemos confiar en los gobernantes árabes, pero nuestra esperanza está en Dios primero, y luego en los pueblos árabes libres, que actuarán y nos apoyarán”.

El Consejo Shura de los Hermanos Musulmanes en Jordania expresó “una profunda insatisfacción con la posición oficial árabe y su extrema debilidad a la hora de tomar medidas serias para frenar la loca y arrasadora máquina de muerte [israelí] y apoyar a nuestro pueblo en la Franja de Gaza”.

El analista político yemení Mutee al-Mekhlafi comentó:

“Es una vergüenza que Estados Unidos traslade portaaviones al Medio Oriente para apoyar [a Israel], y que los países occidentales y aliados de la entidad sionista apoyen los continuos ataques y crímenes de las fuerzas de ocupación sionistas contra el pueblo palestino, en un momento cuando los gobiernos árabes e islámicos han abandonado su deber religioso, nacional y moral de apoyar y ayudar al oprimido pueblo palestino… La historia inmortalizará todas las posiciones hipócritas y cobardes de los líderes árabes e islámicos en tinta de vergüenza, humillación y servilismo”.

Una vez más, Hamás y sus partidarios han visto que sus hermanos árabes y musulmanes están disgustados con ellos. Una vez más, los palestinos han visto que Irán y sus representantes son enemigos no sólo de Israel, sino de un número cada vez mayor de árabes y musulmanes. Sin duda, Hamás y otros palestinos esperaban que los ejércitos árabes e islámicos marcharan sobre Israel y lo destruyeran después de la matanza del 7 de octubre.

Ahora que una vez más se les ha obligado a abrir los ojos, los palestinos deberían distanciarse de Hamás y otros grupos terroristas y unir fuerzas con aquellos árabes y musulmanes que reconocen que, para crear un futuro mejor para su pueblo, les beneficiaría enormemente reconocer la legitimidad del Estado de Israel.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío

 

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈