Juntos venceremos
jueves 18 de julio de 2024

Giulio Meotti comenta ‘Sinwar, anatomía de un monstruo’

‘Veinte años en prisión, mató con sus propias manos, cita a Kafka, habla hebreo y estudió la psique de Israel‘. Así describe Giulio Meotti a Yahya Sinwar, el cerebro detrás de los ataques terroristas del 7 de octubre en Israel en Informazione Corretta.

Es la persona más cruel que he conocido, piensa todo el tiempo en cómo matar a los judíos, tiene ojos de asesino, no es un psicópata, sino un hombre muy religioso que se conoce todo el Corán y nunca abandonaría Gaza a menos que estuviera muerto. Durante los interrogatorios me dijo que lo mejor era matar judíos con machetes y el 7 de octubre usaron cuchillos. Le pregunté: ‘Tienes 28 años, ¿por qué no formas una familia?’. Él respondió: “Hamás es mi esposa, Hamás es mi hijo”. Creo que llegué a conocerlo mejor que su madre después de 180 horas de interrogatorio”.

Así habla Mija Koubi, jefe de interrogatorios en las prisiones israelíes, sobre el líder de Hamás, Yahya Sinwar. Después de su liberación, Sinwar mira por la ventana de un autobús luciendo la banda verde de Hamás, señal de su intención de regresar a la lucha de inmediato. Desde que salió de prisión, Sinwar se ha casado y ahora tiene nueve hijos. “Cuando se le preguntó por qué no le da un respiro a su esposa, Sinwar respondió: ‘Tres serán asesinados, tres serán encarcelados, tres seguirán adelante, así que necesito más'”, dice Gershon Baskin, el israelí que medió en la liberación del cabo Gilad Shalit a cambio de mil terroristas palestinos.

Hace cinco años, el líder de Hamás tenía un aspecto diferente. Sinwar envió un mensaje escrito en hebreo a los intermediarios egipcios del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Asumir un “riesgo calculado con un alto el fuego”, escribió Sinwar.

A raíz del 7 de octubre, el establishment de seguridad israelí está reconsiderando esa nota bajo una nueva luz: Sinwar quería crear la ilusión de que Hamás había renunciado a la Jihad para centrarse en la gobernanza. “Sinwar leyó muy bien la conciencia israelí”, dijo Michael Milshtein, ex jefe de investigación palestina para la inteligencia militar. “Quería que Israel creyera que Hamás se estaba centrando en la estabilidad en Gaza, promoviendo los asuntos civiles. Plantó esta idea errónea en la mente de los israelíes”. Ahora se alega que Sinwar se esconde en lo profundo de un túnel, “como un pequeño Hitler en un búnker”, dijo Netanyahu.

Sinwar y los israelíes se han estado observando y analizando mutuamente durante décadas. Nacido en Jan Yunis, en el sur de Gaza, Sinwar fundó el ala militar de Hamás a finales de los años 1980, mientras se desarrollaba la primera Intifada palestina. De niño jugaba al fútbol con Mohammed Dahlan, el líder de Fatah que ahora vive exiliado en los Emiratos Árabes Unidos. Posteriormente asumió la tarea de erradicar a los colaboradores palestinos de Israel y fue responsable de matar a doce de ellos con sus propias manos. A diferencia de Haniyeh, Meshaal, Yassin y Rantisi, Sinwar no sólo ordenó masacres: se ensució las manos. Por ello es considerado un héroe por la calle árabe.

Las autoridades militares israelíes, que en ese momento tenían control total de Gaza, lo condenaron a cadena perpetua en 1989. Tras las rejas, Sinwar trabaja duro para lograr una comprensión profunda de la sociedad judía e israelí leyendo los periódicos y libros del enemigo. Koubi dice: “Conocí a un hombre muy inteligente que realmente creía en todo lo que hacía”. Helal Jaradat, condenado por matar a soldados israelíes con un cuchillo y que pasó años en prisión con Sinwar, dice: “Siempre quiso saber qué estaba pasando en Israel. Siguió todos los acontecimientos militares y políticos”. “Ser líder en prisión le dio experiencia en negociaciones y diálogo, entendió la mentalidad del enemigo y cómo influir en él”, dijo Anwar Yassine, un libanés que pasó 17 años en prisiones israelíes, la mayor parte de ese tiempo con Sinwar.

Y mientras estuvo en prisión, Sinwar siguió matando a “colaboradores”. Betty Lahat trabajaba en la prisión de Sinwar en ese momento: “No dejaba de hablar del día en que sería liberado. Le dije que nunca saldría. Dijo que hay una fecha: Alá lo sabe”. Había una cita. El 18 de octubre de 2011, cuando Israel intercambió mil terroristas palestinos por un soldado israelí, Shalit. Entre los liberados también se encuentra Sinwar; después de todo, él es el hombre que elaboró ​​la lista de los que debían ser liberados de prisión. Para recuperar a Shalit, Israel perdonó 924 cadenas perpetuas. Había terroristas ancianos como Nail Barghouti, en prisión desde 1978 por participar en un ataque que acabó con la vida de un soldado israelí, y Abed al Hadi Ganaim, que en 1989 arrojó un autobús israelí por un precipicio, matando a dieciséis personas. Y luego los autores de algunos de los ataques más sangrientos: Walid Anajas, que mató a una docena de israelíes en el Café Moment de Jerusalén; Abd al Aziz Salah, que despedazó a dos reservistas israelíes que habían tomado el camino equivocado en Ramallah (sus manos manchadas de sangre fueron mostradas desde una ventana en la televisión de todo el mundo); Nasser Yataima, condenado por la masacre del Park Hotel de Netanya; Musab Hashlemon, dieciséis cadenas perpetuas por enviar dos terroristas suicidas a Be’er Sheva; Ibrahim Jundiya, doce cadenas perpetuas por el ataque a la central de autobuses de Jerusalén; Fadi Muhammad al Jabaa, dieciocho cadenas perpetuas por la masacre del autobús de Haifa en 2003; Husam Badran, que masacró a veinte niños rusos en el Delfinario de Tel Aviv y a catorce que almorzaban en el restaurante Matza de Haifa. Como había matado a otros palestinos y no israelíes, y como ya no era joven, los funcionarios israelíes no se opusieron a su inclusión en la lista.

En una conferencia de 2021 en Gaza titulada “La promesa del fin de los días”, Sinwar explicó lo que quería hacer con los expertos israelíes una vez que el país fuera derrotado: “Mantener a los científicos y expertos judíos en los campos de la medicina por un tiempo, la ingeniería, tecnología, industria civil y militar y no dejes que se vayan con sus conocimientos y experiencia”. Sinwar incluso había trabajado a través de intermediarios para persuadir a Israel de las buenas intenciones de su grupo. Y había negociado permisos de trabajo israelíes para 18.000 habitantes de Gaza, permitiéndoles realizar trabajos diurnos en Israel. Fueron algunos de estos trabajadores quienes dibujaron mapas comunitarios y compilaron listas de familias locales para orientar a los militantes de Hamás antes del 7 de octubre.

Fue en 2018 cuando Israel debería haberse dado cuenta de que Sinwar no había cambiado, cuando dijo en un mitin en Gaza: “Derribaremos la frontera y arrancaremos sus corazones (a los israelíes)”. Pero mientras tanto concedió una entrevista al periódico israelí Yedioth Ahronoth: “Israel, eres más fuerte que nosotros con armas de una manera que ni siquiera es comparable, pero nunca jamás vencerás”. Luego, el “carnicero de Jan Younis” hizo alarde de sus lecturas en prisión: “Hubo una vez judíos como Freud, Kafka, Einstein. Eran famosos por las matemáticas y la filosofía. Hoy por ejecuciones sin juicio”.

Al igual que Sinwar, Barghouti habla hebreo con fluidez después de dos décadas en prisiones israelíes. Y al igual que Sinwar, la familia de Barghouti también está en guerra con Israel: Abdallah Barghouti era el líder militar de Hamás que fabricaba los cinturones explosivos que llevaban los terroristas suicidas (está cumpliendo una condena por cuarenta asesinatos); Ahmed Barghouti fue uno de los líderes militares de Fatah, mientras que Omar Barghouti es el fundador del BDS, el movimiento para boicotear a Israel.

Pero Sinwar no goza de tanta buena prensa como Marwan Barghouti, que cumple cinco cadenas perpetuas, con el agravante de otros cuarenta años de prisión, culpable de diez actos de terrorismo, incluido el ataque al mercado de mariscos de Tel Aviv, el asesinato de tres israelíes en Givat Ze’ev y el ataque de Hadera, en el que murieron seis israelíes. En el puesto de control de Qalandiya, entre Jerusalén y Ramallah, el rostro de Barghouti esposado destaca en un graffiti. Su foto de gran tamaño también se encuentra en los leones de piedra de la plaza Al Manara en Ramallah. The Guardian publicó un editorial apoyando la Tercera Intifada. La prensa occidental siempre lo compara con Mandela. Sergio Romano le propuso sustituir a Abu Mazen (Mahmoud Abbas). La ciudad francesa de Valenton incluso puso su nombre a una calle y este verano a una plaza, y el municipio socialista de Coulounieix-Chamiers votó por gran mayoría a favor de la propuesta de nombrar la plaza del castillo de Izards en honor del terrorista palestino. Veinte ciudades francesas le concedieron la ciudadanía honoraria. Una fotografía de Barghouti se exhibió en el ayuntamiento de Stains frente a una gran multitud, entre los cuales empleados del ayuntamiento, parlamentarios y alcaldes franceses, junto a la bandera francesa y el lema “Liberté, égalité, fraternité”.

La familia de Sinwar procede de Majdal, como todavía llaman los árabes a Ashkelon, fundada por los fenicios, habitada por los filisteos y tomada por los árabes, conquistada por los cruzados en 1102 antes de caer en manos de Saladino. Después de la Segunda Guerra Mundial, la ONU asignó a Majdal el futuro Estado palestino. Cuando llegaron los israelíes, la mayoría de los habitantes huyeron. Hoy tiene más de cien mil habitantes y se ha convertido en objetivo de Sinwar.

Siete de los terroristas liberados por Shalit son los principales autores del terrorismo contra Israel. “El acuerdo Shalit creó una mejora de toda la organización en el proceso de toma de decisiones, cosas que en la época de Ismail Haniyeh eran menos posibles porque él no venía de las trincheras sino de la oficina política”, dijo Milstein. Sinwar, Tawfik Abu Naim y Vahi Moshtaha compartieron celda en una prisión israelí. Uno de los captores de Shalit fue su hermano, Muhammad Sinwar, ahora comandante de Hamás. Desde el comienzo de las negociaciones, Muhammad Sinwar vinculó la liberación de Shalit a la condición de que su hermano Yahya fuera incluido en la lista. Sinwar es también el hombre detrás de la campaña “Marcha del Retorno”, que hace malabarismos con la capacidad de restaurar la calma en Gaza con el método de una escalada gradual en un intento de agotar a Israel. Al igual que Nasrallah, Sinwar ha estudiado a la sociedad israelí y sus debilidades, pero a diferencia de Nasrallah, habla hebreo con fluidez.

Sinwar inicialmente se negó a reconocer la autoridad de Betty Lahat ni a hablar con ella, una mujer. “Cuando trajeron a Sinwar a mi oficina por primera vez, me dijo en árabe: ‘No es aceptable que me siente en la habitación contigo’. Entonces le respondí en árabe: ‘No te sientes conmigo, yo me sentaré contigo'”. Lahat habla de una persona muy sospechosa. “Tenía un círculo inicial de prisioneros a su alrededor y los puso a prueba docenas de veces antes de confiar en ellos. Es cruel. La imagen del ‘carnicero de Jan Yunis’ le sienta muy bien. Incluso en prisión enviaba prisioneros a hacer daño a quienes no le agradaban, pero él nunca se ensuciaba las manos.” Sinwar creó comités en la prisión cuyo trabajo era probar la credibilidad de los prisioneros, los envió a apuñalar a los guardias y agitar la prisión, pero siempre detrás de escena”. En prisión, recuerda Lahat, Sinwar también aprovechó su tiempo para adquirir una educación. “Se trata de una persona muy inteligente que ha invertido en su desarrollo intelectual y en un profundo conocimiento de la sociedad israelí. Nombró equipos en la prisión que escuchaban todas las estaciones de radio y televisión israelíes y seguían a los políticos. Escucharon análisis políticos e interpretaciones políticas. Cuando registramos su celda, encontramos valioso material de inteligencia”.

Cuando Sinwar fue encarcelado, explicó a un funcionario israelí una teoría que ahora es fundamental para su guerra. Sinwar dijo que lo que Israel considera su fortaleza –que la mayoría de los israelíes sirven en el ejército y que los soldados tienen un estatus especial en la sociedad– es una debilidad que puede ser explotada. La idea resultó correcta en 2011, cuando Sinwar fue uno de los 1.027 prisioneros palestinos liberados por un solo soldado israelí. Sinwar puso en práctica la misma idea cuando tomó como rehenes a los israelíes el 7 de octubre.

En 1988, durante un interrogatorio, Sinwar explicó que había arrestado a un presunto colaborador palestino con Israel mientras el hombre estaba en la cama con su esposa. “Después de estrangularlo, lo envolví en un sudario blanco y cerré el sepulcro. Estaba seguro de que Ramsi sabía que merecía morir”. Un alto comandante de Hamás, Mahmoud Eshtewi, fue torturado antes de ser asesinado por homosexualidad. Sinwar era ministro de Defensa de Hamás en ese momento. Se cree que la orden de muerte de Eshtewi provino de él.

Koubi, ex director del departamento de investigación de la agencia de seguridad israelí Shin Bet que interrogó personalmente a Sinwar, recordó la confesión que más lo sorprendió. Sinwar dijo que obligó a un hombre a enterrar vivo a su hermano porque era sospechoso de trabajar para Israel. “Sus ojos se llenaron de felicidad cuando nos contó esta historia”.

Pero es posible que Sinwar haya estudiado mal la psique de Israel, pensando que nunca habría entrado en Gaza por tierra para no pagar ese alto precio como en el caso de Shalit. Sinwar les dijo a sus amigos que su vida terminaría violentamente, pero que no tenía miedo porque al morir sería un shaheed, un mártir. Pero primero, dijo, “hay cosas que quiero lograr en la tierra”. No terminará sus días en Majdal, sino bajo tierra o en prisión. La ferocidad antisemita que el mundo vio una mañana de Simjat Torá le sobrevivirá. Una encuesta dice que el 70 por ciento de los palestinos apoya el pogromo de Sinwar. Quizás piensen que si los israelíes tienen relojes, tienen tiempo. Y que quienes aman la muerte son más fuertes que quienes aman la vida. Pero con Israel se equivocan. Como dijo el jefe del servicio secreto interno israelí, Ronen Bar, al secretario general de la ONU, “somos la capa protectora entre quienes lloran la muerte y quienes la adoran”.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈