miércoles 17 de abril de 2024

Ronn Torossian: solidaridad y filantropía hacia Israel

Ronn Torossian es un emprendedor en serie nacido en Estados Unidos y autor de bestsellers que ha dado conferencias en la Escuela de Negocios de Harvard. En 1997, después de años de servir como Presidente Nacional del Movimiento Juvenil Sionista Betar, hizo aliá. Mientras vivía en Israel, cofundó con el diputado del Likud Danny Danon, ex embajador de Israel ante la ONU, Our Jerusalem (Nuestra Jerusalén), que trabajó activamente para promover el derecho de los judíos a vivir en todas las áreas de Jerusalén.

De regreso a EE. UU.,  Torossian fundó 5WPR, hoy una de las principales agencias de relaciones públicas privadas de Estados Unidos con más de 300 empleados. También fundó How Agency, una empresa líder en comunicaciones digitales.

Desde 2022, Torossian ha vivido (y trabajado) entre la ciudad de Nueva York y Tel Aviv con casas y oficinas en ambas ciudades. Como filántropo, es miembro activo de la junta directiva de numerosas organizaciones, incluido el cargo de presidente de American Friends of Duvdevan, una unidad de élite de las FDI, miembro de la junta directiva del Shurat Hadin Israel Law Center y otras. Torossian tiene 49 años, es soltero y orgulloso padre de dos hijas.

Desde el 7 de octubre, ha trabajado incansablemente con cientos de organizaciones, agencias y civiles, tanto en Israel como en Estados Unidos, en relaciones públicas y esfuerzos comunitarios para Israel y el pueblo judío.

Ha estado muy involucrado en las relaciones públicas judías e israelíes desde el 7 de octubre. ¿Cuáles son algunos momentos memorables?

En situaciones de crisis, las relaciones públicas se mueven rápidamente y requieren una rápida toma de decisiones; esto nunca ha sido tan real como desde el 7 de octubre. Sin embargo, ahora nos damos cuenta de que las relaciones públicas son mucho menos importantes que la supervivencia de nuestro pueblo, que las vidas de nuestros rehenes y soldados; sin embargo, las relaciones públicas ayudan mucho con estos temas.

Desde el primer día fue muy importante que el mensaje se enmarcara en nosotros o en ellos. Una batalla entre el bien y el mal. Bárbaros tipo ISIS cometieron atrocidades impensables contra mujeres, niños, hombres y ancianos.

Estuve justo después de la masacre del 7 de octubre en las Naciones Unidas con mi amigo, el embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, donde describió a Hamás como nazis, un lenguaje aleccionador y preciso necesario para que el mundo lo escuche. En este evento, donde la principal cantante de Israel, Noa Kirel, cantó Hatikvah. Recuerdo haberle dicho a esta joven que representaba a nuestra nación que recordara este momento, ya que dentro de 100 años estas escenas conmemorarán el asesinato en masa de nuestro pueblo. El poder de las relaciones públicas.

Durante las primeras semanas de la guerra, como muchos otros, simplemente no podía ni pude dormir. Creé decenas de grupos de WhatsApp conectando personas con necesidades. Vuelos de emergencia, necesidades de primera línea, todo mientras miras videos de pesadilla en Telegram. Miles de periodistas de todo el mundo buscaban respuestas. Se crearon y difundieron temas de conversación y materiales y documentos creativos, y en esas primeras semanas organicé más de 1500 entrevistas para familias de rehenes, familiares de las víctimas, políticos, hospitales y más. Un centro de medios, un puente en tiempos de caos. Continúa ahora con las audiencias de la Corte Internacional de Justicia, protestas que necesitan atención, visitas de solidaridad, soldados heridos, visitas de personas influyentes y celebridades, todas cosas que cambian la atención y la narrativa de los medios durante este momento histórico y requieren una atención intensa.

(de izquierda a derecha), Ella Ben Ami, Ronn Torossian, Raz Ben Ami. Raz fue liberada de Gaza, pero su marido, Ohad, sigue siendo rehen en Gaza. (Credito: Ronn Torossian)

Viviendo entre Estados Unidos e Israel, ambas comunidades judías bajo tanta tensión, en tiempos tan históricos. ¿Cómo decidiste dónde concentrarte?

Es constante. Intento ayudar. Estaba sentado en una reunión importante con un conocido periodista y a unas cuadras de distancia recibí una llamada diciendo que en ese momento los estudiantes judíos estaban encerrados en la biblioteca de Cooper Union. Corrí allí inmediatamente y llegué justo cuando los estudiantes salían de la biblioteca. Movilicé a políticos y medios de comunicación, y contraté abogados para que expresaran su indignación por el trato dado a los estudiantes judíos. Hice arreglos para que los funcionarios electos ofrecieran una conferencia de prensa delante de la biblioteca al día siguiente. Han sucedido muchas cosas en las universidades donde se necesitan respuestas y se necesitan políticos, abogados u organizaciones que alcen la voz por los intereses de los judíos y los defiendan.

Los medios son tan poderosos y todo se mueve tan rápido.

Visité el Kibutz Beeri en noviembre con mi viejo amigo Noam Lanir, un destacado empresario que realiza un notable trabajo filantrópico en todo Israel y recibí una llamada de mi hija, una estudiante de primer año en una importante universidad en el noreste, con protestas en su edificio de clases llamando a Palestina Libre. Se necesitaban cartas, respuestas de los medios. Esta es la realidad en la que vivimos. Vivimos entre un lugar donde nuestra gente llora en las calles por familias desaparecidas y donde se arrancan carteles que colocamos diariamente en Manhattan en el transcurso de horas.

Hemos traído a Rami Davidian, el héroe del festival Nova que salvó a 750 personas, a EE. UU. para compartir su historia. Es un héroe anónimo con el que he pasado tiempo tanto en Israel como en Estados Unidos y que, como tantos otros héroes, tiene una historia que debe contarse durante generaciones. Y como he sabido por amigos como Rami y combatientes en Duvdevan y otras unidades, nuestra gente tiene muchas necesidades, desde estrés postraumático hasta realidades financieras y mucho más.

Soy bastante activo con las familias de los rehenes, asegurando medios de comunicación en todo el mundo para muchos miembros de las familias. He hospedado y pasado tiempo con familiares de rehenes, Ella Ben Ami, Yair Moses y otros y sus familias, tanto en EE. UU. como en Israel, ayudando a compartir las historias de terror de nuestro pueblo con el mundo. Coordinando a los medios de comunicación en la Plaza de los Rehenes de Tel Aviv, a menudo es un horror escuchar las preguntas de los periodistas sobre nuestro pueblo. Los medios de comunicación del mundo han realizado miles de entrevistas que hemos concertado y todavía no es suficiente. Necesitamos que nuestra gente regrese a casa ya.

También he recibido un flujo de solicitudes de todo tipo, desde ayudar con todo tipo de necesidades técnicas y financieras en el campo de batalla, hasta asistencia en comunicaciones para líderes gubernamentales, sin fines de lucro, comunales y políticos de todo el espectro, tanto en Israel como en Estados Unidos.

(De derecha a izquierda): Iris Davidian, Ronn Torossian, Rami Davidian, el embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan (Credito: Ronn Torossian)

¿Qué sigue?

Vivir tanto en Nueva York como en Tel Aviv ofrece la realidad de vivir en el Estado judío incluso en estos tiempos de locura. Me encanta vivir en Tel Aviv, caminar en Neve Tzedek, pasar tiempo con amigos en Ramat Hasharon, tardes en la playa. Amigos de toda la vida en Israel que son como una familia siempre presentes.

Sin embargo, es una guerra larga en muchos frentes.

Como israelí, tengo confianza en el futuro, ya que juntos ganaremos esta guerra. Como judío estadounidense, no estoy seguro de si estaremos seguros en Estados Unidos o cómo. La historia siempre nos ha dicho “El año que viene en Jerusalén”, y la diáspora actual da miedo. Todo judío en Estados Unidos necesita pensar en un Plan B.

Israel verá una edad de oro después de la guerra en innovación, bienes raíces, negocios e inversiones. Soy un inversor activo en empresas tecnológicas israelíes, más aún después del 7 de octubre. Los judíos de la diáspora, incluidos los estadounidenses, acudirán en masa a Israel y predigo una aliá récord en los próximos años. Me imagino un Israel reconstruido, de la misma manera que los judíos de la antigua URSS en los años 1990 y de Europa más recientemente ayudaron a este país, también Israel se beneficiará como el único lugar en el mundo seguro para los judíos.

Como dice la popular canción de la artista pop israelí Jasmin Moallem: “Al final, todo será bueno, incluso desde dentro de la oscuridad, la luz se encenderá”.

Escrito por Angora Media en cooperación con Ronn Torossian y publicado en The Jerusalem Post.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

 

Relacionadas

Lo más leído
Lo más reciente
Obituarios

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad