El pasado 18 de febrero, en el templo que lleva su nombre, se entregó el premio Maguén al señor Abud Attie Dayan, por toda una vida de labor altruista para la comunidad, siempre dedicada a ayudar al prójimo.

Desde Enlace Judío, toda nuestra gratitud por el apoyo que otorgó a nuestro medio.

Con todo cariño, este es el homenaje de Enlace Judío a este gran filántropo.

 

El premio Maguén David fue instituido en 1997, con el fin de reconocer a personalidades que se han dedicado a servir a la Comunidad de forma incondicional.

Las personas más generosas son aquellas que dan silenciosamente. A lo largo de los años la comunidad ha sido testigo del increíble compromiso que el señor Abud ha tenido con la gente. Incontables proyectos comunitarios a los que ha invertido recursos para hacer de la comunidad un mejor lugar para todos.

Abud Attie es un ejemplo innegable para todos y debe tenerse presente su humildad, generosidad y altruismo

Una persona altruista tiene la visión de que trascendemos mediante la ayuda al prójimo y el agradecimiento hacia la vida, compartir con los demás y lograr marcar diferencias positivas.

 

El homenajeado comenzó su vida profesional a corta edad trabajando en tiendas de ropa, marcando el inicio de su carrera empresarial y posteriormente puso su visión en el sector inmobiliario. En 1968 contrajo matrimonio con Mery Attie del cuál tuvo dos hijos. En palabras de su esposa, lo describe como un “hombre honrado, trabajador, un hombre admirable, ejemplar” es una persona admirada por todo el mundo.

En 1989 contribuyó a la construcción del Colegio Hebreo Maguén David, donó el patio a nombre de su madre, posteriormente donó uno de los cuatro árboles de la educación para la fundación de está institución.

En 1998, donó la galería de arte del Centro Maguén David, la donación total del templo Shaaré Tefilá Abud Attie. En el mismo año respaldó la construcción del colegio Atid, dando el nombre al colegio en honor a sus hijos.

También donó el lobby del templo Edmond J. Safra.

Abud Attie ha tenido la generosidad para apoyar todos los proyectos comunitarios al igual que varias personas que lo han necesitado.

En 2004 contribuyó al museo “Memoria y tolerancia” donando el auditorio, contribuyó en la compra del terreno de la yeshivá en Tecamachalco. En 2015 realizó un importante donativo a Keren Hayesod, dió un donativo para el edificio para la nueva yeshivá, llegó a un acuerdo para con el colegio Atid para donar la nueva construcción del nuevo Midrash, para los rezos diarios y el estudio de la Torá.

En la actualidad sus seres queridos siguen sus pasos, buscando emular la grandeza que siempre caracterizó a este gran ser humano.

Testimonios

Para su hermano Salomón Attie es una persona que “ ha dejado una marca indeleble en nuestros corazones, (…) sus acciones han inspirado a muchos”

Abraham Attie (hermano) le desea la mayor felicidad del mundo “es un hombre, un marido, y un padre increíble”.

Celia Attie (hermana) le desea “buena salud, ya que tienes cualidades buenas y espero en D_os que puedas seguir con esta misión que es muy bonita”.

Mario Attie (hermano) se sintió muy orgulloso cuando recibió la carta que indicó que le darían el premio Maguén David.

Benjamín Attie (hermano) los describe como una persona muy cuidadosa de las cosas, “tu calidez, tu bondad, siempre espléndido en todo momento”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío