A finales de octubre de 2023, el embajador de Catar en Estados Unidos presentó a su Estado como “mediador confiable” debido a los amplios esfuerzos de Doha para mediar entre varios actores en Medio Oriente, manteniendo al mismo tiempo una declarada neutralidad que supuestamente aseguraba negociaciones justas y confiables.

La farsa de Catar como actor humanitario pretende ser utilizada como fachada para ganar más influencia en la región. Hasta ahora lo ha conseguido.

El papel de mediador le valió a Catar tanto elogios como escrutinio. Esto último hizo que los funcionarios cataríes explicaran: “No debe confundirse diálogo con respaldo. Hablamos con diferentes grupos porque creemos que los canales abiertos de comunicación son la única manera de generar confianza y resolver diferencias”.

Pero Catar está lejos de ser un mediador justo entre Israel y Hamás. En mayo de 2021, el emir jeque Tamim bin Hamad Al Thani de Catar se reunió con el líder de Hamás, Ismail Haniyeh, en Doha. Según el comunicado oficial, el emir reiteró “el apoyo de Catar al hermano pueblo palestino y a su justa causa”.

A los ojos de los dirigentes, Hamás no es una organización terrorista. La evidencia de este sentimiento apareció en su primera entrevista como emir de Catar. El jeque Tamim defendió a su país contra las acusaciones de financiación del terrorismo. “Sé que en Estados Unidos y en algunos países consideran que algunos movimientos son terroristas… Pero hay diferencias. Hay diferencias… Algunos países y algunas personas [creen] que cualquier grupo que provenga de [un] trasfondo islámico es terrorista. Y no lo aceptamos”. Sería un “gran error”, dijo, considerar que todos los movimientos islámicos son “extremistas”.

Además, Catar proporcionó a Hamás un enorme apoyo financiero estimado en millones, según un informe del pasado mes de agosto. Esta ayuda económica no es nueva. Ya en 2012, el entonces emir de Catar, Hamad bin Khalifa Al Thani, visitó Gaza y donó 400 millones de dólares a Hamás. Este apoyo se ha vuelto casi evidente. Cuando Catar decidió reducir el dinero transferido a la Franja de Gaza, Hamás anunció su negativa a transferir al pueblo de Gaza el dinero que ya había recibido.

El conflicto actual no cambió el sentimiento catarí. Haniyeh y el resto de los dirigentes de Hamás observaron y celebraron la invasión del 7 de octubre desde la seguridad de su oficina en Catar. Alojar a líderes de Hamás es sólo una de las muchas maneras que tiene Catar de apoyarlo. En todo Catar se observaron desfiles en apoyo de los palestinos, desfiles que requirieron permiso de las autoridades cataríes.

Cientos de personas se solidarizan con Palestina en una manifestacion en Catar, el 13 de octubre de 2023

Lejos de ser neutral: cómo financia Catar a grupos terroristas en Medio Oriente

La falta de neutralidad de Catar quedó expresada en su primera respuesta tras el ataque de Hamás. Si bien el Ministerio de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita pidió moderación a todas las partes, Catar fue aún menos ambiguo y dijo que Israel era “el único responsable de la actual escalada”. En su intento por volver a desempeñar el papel de mediador, Catar redujo ligeramente su respuesta un día después, y el Ministerio de Asuntos Exteriores en Doha anunció su “llamado a todas las partes para que detuvieran la escalada”.

La prueba de que esta declaración fue una táctica y no un cambio de opinión se puede encontrar en declaraciones recientes. Durante una sesión semanal del Consejo Shura de Catar, el miembro Salem bin Rashid Al Meraikhi “alabó la resistencia”, refiriéndose al nombre completo de HamásMovimiento de Resistencia Islámica.

Otra prueba se puede encontrar en los medios de comunicación cataríes después del anuncio de Israel de la muerte de 10 soldados en Gaza. El periódico Al Watan, con sede en Doha, publicó una fotografía glorificando a Hamás. Este periódico es parte del mecanismo de medios masivos del país, dirigido por el régimen. El presidente de su grupo editorial, Dar Al Watan para Impresión, Publicación y Distribución, pertenece a la familia gobernante, Hamad Bin Sahim Al Thani.

La prensa catarí también es un indicio del cínico modus operandi catarí. Cuando el presidente estadounidense Joe Biden presentó su plan para entregar ayuda a Gaza desde un muelle flotante en el mar, la prensa catarí criticó el plan. Al Jazeera, de propiedad catarí, argumentó que el plan era un “intento de ‘desviar la atención’ de la creciente hambruna en Gaza”.

Sin embargo, a pesar de las críticas de Catar sobre el muelle, Doha está financiando y se espera que opere el muelle en coordinación con la administración estadounidense. Además, la empresa palestina contratada por Catar para realizar los trabajos de construcción tiene conexiones con Hamás.

Washington ya se enfrentó a la duplicidad catarí en materia de financiación del terrorismo, como lo ejemplifica el caso del Estado Islámico. Catar es un participante activo en la Coalición Global para Derrotar a ISIS y en todos los grupos de trabajo para Derrotar a ISIS. Pero desde el inicio de la organización terrorista, los funcionarios estadounidenses han acusado a Catar de apoyar directamente al Estado Islámico.

De manera similar, la actitud de Catar hacia Al Qaeda fue de naturaleza engañosa. A principios de 2013, cuando Occidente presionó a los estados del Consejo de Cooperación del Golfo para que tomaran medidas enérgicas contra los recaudadores de fondos vinculados a Al Qaeda, el entonces ministro de Relaciones Exteriores de Catar, Khalid Al Attiyah, declaró: “Nos repelen sus puntos de vista, sus métodos violentos y sus ambiciones”.

Sin embargo, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones a ciudadanos cataríes designados como “terroristas globales” debido a su presunta participación en el apoyo financiero a Al-Qaeda y su filial siria, el Frente al-Nusra. Estos nacionales eran miembros de familias prominentes de Catar.

En lugar de imponer una agenda islamista en la región, como algunos lo han acusado, Catar está aprovechando la influencia que ha construido con las organizaciones terroristas a lo largo de los años para posicionarse como un importante intermediario. Catar, que se siente igualmente cómodo con los partidos islamistas y seculares, con los liberales y los conservadores, está utilizando su estatus y sus diversas relaciones con bandos opuestos para influir en la región.

Como parte de la mascarada catarí, en muchos casos los cataríes califican la ayuda financiera al terrorismo como caridad. Es importante para el emirato presentarse como un actor humanitario que opera con un propósito noble.

Un ejemplo notable son las acciones de Abd al-Rahman Al Nuaimi. Nuaimi ha sido una figura importante en Catar, habiendo sido presidente de la Asociación de Fútbol de Catar y fundador de una organización benéfica vinculada a la familia real, la Asociación Benéfica Sheikh Eid bin Mohammed Al Thani. Nuaimi ha sido acusado de enviar 1,25 millones de libras esterlinas al mes a los yihadistas de Al Qaeda en Irak y 375.000 libras esterlinas a Al Qaeda en Siria. Por estas acciones, Estados Unidos y la ONU lo incluyeron en la lista negra de financista del terrorismo.

La mascarada humanitaria continuó durante la guerra Espadas de Hierro. La explicación proporcionada por el primer ministro catarí de por qué no cerraron la oficina de Hamás en Doha después del 7 de octubre fue: “La oficina ha sido utilizada como una forma de comunicación y para traer paz y calma a la región”. Después de que Catar mediara una pausa humanitaria en noviembre de 2023, el editor de Al Sharq, un periódico propiedad de la familia gobernante, pidió conceder al emir el Premio Nobel de la Paz.

Aunque los cataríes se presentan como el actor responsable que trae esperanza a los rehenes, los funcionarios involucrados en las negociaciones describieron cómo los cataríes han abordado la situación como una cuestión política más que humanitaria.

De manera similar, cuando el primer ministro catarí describió las negociaciones en Gaza, esperaba un “acuerdo para el intercambio de prisioneros”. Este tipo de pensamiento sobre las vidas de los civiles secuestrados de sus camas es una indicación de la conducta cínica y antihumanitaria de Catar. La farsa de Catar como actor humanitario pretende ser utilizada como fachada para ganar más influencia en la región. Hasta ahora lo ha conseguido.

Pero tal vez se pueda encontrar un lado positivo en otro frente. Recientemente, el parlamento de Túnez prohibió que un fondo qatarí administrado por el estado se expandiera al país, mientras el presidente Kais Saied encabezaba la acusación contra la propuesta de que el Fondo de Catar para el Desarrollo abriera una sucursal en Túnez.

Los opositores describieron la oficina de Catar como una “trampa explosiva”, una amenaza a la soberanía nacional. Tal vez podría ser una señal de la tan necesaria desilusión de la comunidad internacional: los qataríes no ayudan a nadie más que a sí mismos. 

El autor es estudiante de doctorado en estudios de Oriente Medio en la Universidad Bar-Ilan. El artículo fue publicado por The Jerusalem Post

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈