Después de las recientes jornadas que señalaron un nuevo aniversario en la vida de Israel no hay lugar para un generoso optimismo.

Creo que algunos hechos que se verificaron en esos días anticipan un inquietante devenir.

Uno de ellos es el cruce militar a Rafah. Ni Washington ni El Cairo aprueban esta acción que implica el obligado repliegue de medio millón de sus habitantes a las localidades de al-Mawasi y Khan Younis en el centro y
norte de Gaza, desplazamientos que acentuarán privaciones y muertes que desde hace seis meses abruman a esta región.

Otro alude a la próxima reunión de la Corte Internacional de Justicia que ya ha anticipado la intención de señalar infracciones y delitos que altos líderes del país, empezando por Benjamín Netanyahu, habrían cometido en acciones militares en Líbano y en Gaza.

Si bien los efectivos alcances de esta institución son limitados, una negativa sentencia agregará peso y legitimidad a las críticas gubernamentales y estudiantiles que tienen amplia expresión en diferentes capitales del mundo.

A estos hechos se suman las protestas internas en Israel que han tenido expresión y alcances sin precedentes al festejarse el día nacional.

En estas circunstancias,por primera vez algunas ceremonias tuvieron doble y adversa expresión. Las que representaron la formal y pasiva actitud del gobierno, por un lado, y, por otro, la de amplias agrupaciones que exigieron la inmediata liberación de los rehenes retenidos por Hamás.

Escisión y distancias que probablemente se multiplicarán en los próximos días y semanas si el gobierno de Netanyahu, considerablemente modelado por el binomio Smotrich-Ben Gvir, no acierta a superar la parálisis y los extravíos que hoy le abruman.

Triste paisaje nacional que como ciudadanos nos pesa y que, por añadidura, multiplica tensiones e incertidumbres en las diásporas.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío. Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈