Juntos venceremos
lunes 22 de julio de 2024
Betty Friedan

Betty Friedan, defensora de los derechos de la mujer

Efraim Palvanov – Bettye Naomi Goldstein (1921-2006) nació en Illinois de padres judíos de ascendencia rusa y húngara. Sufrió mucho antisemitismo en su juventud, lo que, según explicaría más tarde, alimentó su “pasión contra la injusticia”. Se hizo escritora en el instituto y más tarde escribió poemas que fueron premiados. En 1942 se licenció en psicología en el Smith College, un centro exclusivamente femenino, y luego realizó trabajos de investigación en la Universidad de Berkeley.

Poco después abandonó los estudios, se trasladó a Nueva York, se casó con Carl Friedan y se convirtió en ama de casa, al tiempo que trabajaba como escritora independiente. Fue en la decimoquinta reunión de su instituto donde se dio cuenta de la infelicidad subyacente en las vidas de sus antiguos compañeros. Las discusiones, investigaciones y estudios que surgieron a raíz de ello acabaron cristalizandose en un libro de 1963 titulado “La mística femenina”.

Friedan escribió sobre el problema “sin nombre” del “ama de casa suburbana deprimida” que no tenía la oportunidad de satisfacer “la necesidad humana básica de crecer”. El libro fue un éxito de ventas instantáneo, y se le atribuye haber impulsado la segunda ola del feminismo. En 1966, Friedan cofundó la Organización Nacional de Mujeres (NOW), de la que fue la primera presidenta.

La organización se fundó en su habitación de hotel, con su propósito escrito en una servilleta: garantizar la igualdad jurídica y laboral para todos. La organización también trabajó para establecer guarderías subvencionadas. En 1970, Friedan dirigió y organizó la Huelga de Mujeres por la Igualdad, con marchas en más de 40 ciudades, y 50,000 sólo en Nueva York. Friedan apoyó a muchas otras mujeres en importantes puestos de liderazgo, como Shirley Chisholm, la primera congresista negra de EE.UU. (Chisholm tuvo un increíble encuentro con el Lubavitcher Rebbe, y le atribuyó el mérito de haber inspirado gran parte de su buena obra).

Friedan trabajó duro para que el feminismo no se equiparara con la homosexualidad (llamaba a las feministas lesbianas “la amenaza lavanda”), ni con el odio a los hombres, ni con el aborto (apoyaba el derecho de la mujer a decidir, pero lo calificaba de cuestión “secundaria”). Decía: “El movimiento feminista no tiene que ver con el sexo, sino con la igualdad de oportunidades en el trabajo y todo lo que involucra.” Mantenía el valor supremo de una unidad familiar tradicional, y que los hijos deberían “idealmente venir de madre y padre”.

Aunque en un principio se autodefinió como “agnóstica”, en sus últimos años vio el valor de la religión y empezó a asistir regularmente a los servicios religiosos de su sinagoga local. Friedan también fue cofundadora del Primer Banco de Mujeres en 1973 y de Mujeres contra la Violencia Armada en 1994. Entre sus numerosos galardones destacan el Humanist of the Year (1975), el Eleanor Roosevelt Leadership Award (1989), su ingreso en el National Women’s Hall of Fame y múltiples títulos honoríficos.

Fuente: Jew of the Week

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈