lunes 06 de febrero de 2023

forzado

Al ver a ese niño judío besando los zapatos de un musulmán, recordé el desagrado y la impotencia que sufrí durante mi infancia, viviendo en un ambiente de frustraciones y sintiendo una debilidad terrible, en un país donde teníamos que aguantar la agresividad y subordinarnos a los caprichos y deseos de una población violenta,.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad