Inicio » Mujer Judía » Claves para recuperar tu poder Parte VIII: Ten Conciencia de la Abundancia

Claves para recuperar tu poder Parte VIII: Ten Conciencia de la Abundancia

JESSICA KREIMERMAN LEW

“El mundo querría que estuvieras de acuerdo

con el sueño de la limitación.

Pero la luz te incita a elevarte

como el águila de tus visiones sagradas.”

Alan Cohen

TEN CONCIENCIA DE LA ABUNDANCIA – Desde el punto de vista cuántico, todo lo que necesitas y todo lo que quieres existe en potencia en este universo. Si no tienes todo lo que necesitas es porque no estás instalada en la conciencia de la abundancia. Prepárate para tu propio éxito. Espéralo con convicción. Es un ejercicio que requiere paciencia y persistencia, porque todos provenimos de la frecuencia de la escasez (no soy suficientemente bella, no tengo dinero, no tengo tiempo, no tengo hombre, no tengo….me falta…no soy….no sirvo), que es la misma frecuencia del miedo donde sientes que estás separada de todo lo demás. Abundancia no sólo quiere decir dinero. Hay familias que tienen mucho dinero pero viven en la escasez, se pelean por éste, se dejan de hablar por las herencias y pierden calor humano por ganar el billete. No saben que donde das con libertad viene más con mayor libertad. Un hombre que otros llamarían pobre afirma que tiene todo lo que necesita, aún en su nivel económico. Si requiere cinco pesos para el metro, mágicamente aparecen debajo de un vaso en el piso, cuando necesita plátanos para su hija enferma, sale a la calle sin un peso y a su lado cae una penca de un camión. Rico no es quien tiene más, sino quien vive feliz con lo que tiene y sabe desde un profundo lugar, que siempre tiene lo que necesita.

ESTABLECE METAS – Comienza con metas factibles, pequeñas, que sepas que puedes realizar. En la medida que las materializas, construyes metas de mayor visión. Cada vez que logras una meta adquieres mayor conciencia de tu poder. En ese estado, existe una vibración de satisfacción y confianza en tus habilidades que disminuye y sana cualquier idea que puedas tener de no ser suficientemente buena. Puedes honrar tu vida y encontrar propósito sagrado al utilizar tu tiempo con pensamientos a futuro permitiendo que tus errores sean motivaciones. Tu genialidad no potenciada se expresa a través de ideas, pensamientos, palabras y acciones. Cuando alineas estas cuatro energías, permites que tus metas lleguen a un lugar de manifestación. Es importante tener metas claras en tu conciencia, pero también es importante soltar tu obsesión con éstas y con el preciso resultado. De esa manera permitirás que el universo se reorganice para cuidar de los detalles. Malcolm Muggeridge distinguía entre objetivos de primer y de segundo nivel. “Sólo es posible alcanzar los objetivos de segundo nivel; como convertirse en millonario, seducir mujeres bellas, volar a través de la estratosfera o ir a la luna. Pero los objetivos de primer nivel, que tienen que ver con tratar de comprender qué es la vida e intentar transmitir dicho conocimiento, son mucho más difíciles.”

DESPRÉNDETE – Todo es pasajero en la vida. Y los humanos tendemos a querer quedarnos con las personas, cosas y situaciones que nos agradan. Hay miedo a lo nuevo, miedo a perder lo bueno o aún lo “malo conocido”. Importante saber recibir lo que llega a nosotros, agradecerlo mientras lo tenemos. Importante también, aprender a desprenderte, dejar ir, no aferrarte a nada, saber ser tan generoso cuando llegan las cosas como cuando se van. Parte de confiar en este viaje tuyo en la Tierra es saber que por cada puerta que se cierra hay una nueva que se abre y ese es parte de tu camino. El clichédice: si amas algo déjalo libre. Si vuelve, es tuyo; si no lo hace, nunca lo fue…o simplemente lo fue por un rato. El presente se vuelve pesado cuando cargas situaciones y personas que ya no están y que no tienes resueltas. El cerrar un círculo implica llegar al punto de partida y reconciliarte con lo que fue, sin clavarte en lo que pudo ser. Decir adiós a un amor es poder dejarlo ir sin recriminaciones ni enojos ni lamentos. Es poder recuperar el amor original. Porque como la vida es evolución, así como cierra lo último comienza el que sigue. Cargar el peso de la traición o el desamor de lo que ocurrió, incita a repetir la historia y determinar que lo que viene es lo mismo que lo que se fue. Cierra círculos, o cierra puertas, o cierra capítulos. Porque de esa manera, cuando abordes las nuevas puertas, o círculos o capítulos, podrás vivirlos tan plenamente como los que dejaste atrás.

LO QUE RESISTES, PERSISTE – El universo te manda lo que necesitas para tu propia evolución. Algunas cosas son agradables, y algunas desagradables. Si no tuvieras karma que quemar y cosas que trabajar y aprender, no hubieras encarnado y te hubieras quedado en el nivel de ángel. Tu labor hubiera sido observar y asistir a los humanos en su aventura (que en verdad es emocionante si la ves desde una perspectiva amplia). En general, sin embargo, tendemos a rechazar las experiencias que no nos agradan, que nos duelen, que nos confrontan. En la medida que evites el dolor, te eludirá también el placer. En la medida que rechaces lo que te es desagradable, y lo consideres ajeno a ti, esta energía se mantendrá a tu lado hasta que la puedas incorporar como parte íntegra de tu ser.

COMPROMÉTETE – Elige un camino y pon toda tu energía en éste. Elige una pareja y atraviesa con ella los gozos y las profundidades. Elige una causa y llévala hasta el final. No hay nada más débil que una persona que vive su vida tibiamente, que elige la indiferencia y prefiere que la vida le pase a pasar de lleno por su vida. Elige sabiamente, por supuesto. No te entregues a alguien que te va a destruir, no te metas en la generación de muerte. El compromiso es un asunto no de martirazgo sino de pasión. Si deseas amor en abundancia, establece el compromiso de lograrlo, un compromiso que se refleja en tus acciones y tus pensamientos. El compromiso es la verdadera prueba de que el amor está presente. Si quieres tener relaciones con amor, comprométete a crear las relaciones que quieres. El compromiso es lo que marca la diferencia entre las relaciones frágiles y las sólidas.

Leave your comment

  1. eli dice:

    Realmente fascinante, dejar ir el pasado, para disfrutar plenamente del presente. El Eterno les colme de Bendiciones 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *