Inicio » Entretenimiento » El último ciclista

El último ciclista

PALOMA SULKIN

Yad Vashem y la Kehilá Ashkenazí se unieron para copatrocinar una obra de teatro que además de ser buena, está  dirigida espléndidamente por Isaac Slomiansky, y cuenta con una serie de características que la convierte en un evento que no se van a querer perder.

Esta obra fue escrita y escenificada clandestinamente en el campo de Terezín por Karl Svenk, un escritor, y dramaturgo pionero del teatro de vanguardia en Praga antes de ser encarcelado.

Es la única obra rescatada a través de la memoria de una sobreviviente que actuó en ella; Jana Sedova, adaptada al inglés por Naomi  Patz ,  traducida y dirigida por Isaac Slomiansky.

Es una obra de cabaret, una sátira al régimen Nazi que ubicada en un manicomio los ridiculiza, presentándolos como unos locos que conquistan el mundo y deciden que los ciclistas son responsables de los problemas del mundo y se les debe exterminar. Persiguen a un joven enamorado que le regala una bicicleta a su amada para pasear, convirtiéndose en el “ultimo ciclista” a eliminar.

Esta obra no ha perdido vigencia dado que aborda un problema que bien puede trasladarse a cualquier persecución por intolerancia, racismo, o discriminación ya sea étnica, racial, religiosa, o cualquier variante que nos amenaza ahora, por obesidad,  bullying, mobing etc.

Si bien su actualidad  es un atractivo,  no menos fascinante es presenciar una obra que se escribió y actuó en un Campo de Concentración,  para un público cansado después de un día de trabajos forzados, a quien Svenk quería a través del humor (negro ciertamente),  aligerarles y hacerles olvidar por un momento las condiciones infrahumanas en las que vivían.

Presenciar una obra que fue pensada por un prisionero para actuarse frente a un grupo de despojados, arriesgando la vida en cada intento, nos permite el privilegio de asomarnos a una realidad que sigue siendo un desafío comprender, el espíritu que mostraron era inquebrantable, la resistencia no sólo fue armada, también fue espiritual.

La actuación es de una gran intensidad. Nueve actores desempeñando 29 papeles, en 22 escenas dinámicas acompañadas de música en vivo.

La Función de Gala con la presencia de la Embajadora de Israel y otras personalidades, se llevará cabo el domingo 29 de enero en el Auditorio del Centro Deportivo Israelita a las 18.00hrs.  Costo $500.00.  Boletos en Yad Vashem  con Mónica 5251-5991 y Kehilá 5540- 6343 con Leah.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *