Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Instructora israelí de las Fuerzas Armadas

Instructora israelí de las Fuerzas Armadas

Entrevista de octubre de 2011

ENRIQUE RIVERA

Hablar con Nilly, ex integrante de las fuerzas armadas de Israel es sorprendente: sorprende en ella el hecho de estar tan consciente de que vestir su uniforme la convierte, al igual que a todos los soldados de Israel, en un blanco muy deseado por las organizaciones terroristas que actúan en Israel.

Sorprende que, como ella lo comenta en la entrevista que concedió en exclusiva a Enlacejudio.com , la conciencia de que desde que un niño ingresa al sistema educativo de Israel, es decir el Kinder, se va haciendo a la idea de que portará un uniforme en el futuro, para defender a su patria. Sin embargo, en ese punto, la única duda es de qué Fuerza o batallón lo tendrá.

Pero, en especial y para mi, lo más sorprendente no fue ni siquiera el amor con que habló del hecho de prestar el servicio militar en Israel, sino la forma de conceptualizarlo: ”Es la oportunidad de darle a nuestro Estado algo de nosotros”. Ese algo se traduce, en el caso de los hombres, en tres años de su vida; y, en el de las mujeres, en dos”.

“Es una pausa que se hace en la vida: uno deja de estudiar, de trabajar y, justo, cuando uno termina Tijón (Educación Media), le vienen muchas preguntas: ‘¿Qué voy a hacer después? ¿Cómo?’”.

Nilly, quien fue instructora en blindados (tanques) y cuya especialidad fue el disparo de morteros, señala que el ejército fue una gran experiencia. A pregunta expresa comentó: “Los varones a los cuales instruía recibían mis órdenes con buena disposición, mejor de lo que habría esperado. Cuando estaba frente a ellos mostraban mucho respeto: ellos aprecian el trabajo activo. Salía con ellos en ejercicios nocturnos y estaba con ellos en sus prácticas”.

Esta simpática ex instructora de Ejército de Defensa de Israel, retoma la cuestión del servicio que se le presta al Estado y nos comenta: “Es verdaderamente un Ejército Civil, de voluntarios, donde se gana algo así como un shekel al día, es decir unos tres pesos”.

No obstante ello, Nilly expresa, con la sonrisa en el rostro, que daría todo para asegurar la existencia de Israel: “¿Qué le vamos a hacer? Amamos a nuestro Estado”, acotó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *