avatar_default

BBC

7 de julio 2012- Un estudio científico publicado en la revista New Scientist logró que un hombre conectado a un escáner cerebral en Israel moviera con su mente a un robot en un laboratorio en Francia a 3 mil km de distancia.

Según explicaron los encargados de este experimento, el individuo podía ver a través de los ojos del androide.

Este tipo de estudio corresponde al deseo de algunos científicos de crear un mundo donde personas que hayan sufrido un accidente y queden con el cuerpo paralizado puedan llevar una vida relativamente normal a través de un robot.

Los investigadores usaron un escáner de resonancia magnética fMRI, un aparato usualmente utilizado para analizar la actividad cerebral mediante el registro de los flujos de sangre irrigados al cerebro.

Ese tipo de registro permite a los investigadores detectar qué áreas del órgano se estimulan al realizar ciertas acciones, incluyendo los movimientos.

En los últimos años, estos escáneres han pasado de ser una mera herramienta de análisis a un sistema prometedor a la hora de conectar una mente humana a una máquina.

Uno de los primeros en hacerlo fue el neurocientífico Adrian Owen, que con el fMRI ayudó a un hombre en estado vegetativo a contestar “sí” o “no” a las preguntas que se le hacían.

Trabajar a distancia

Pero el experimento con robots va mucho más allá, pues busca un mundo donde nos levantemos por la mañana en nuestro hogar en México y nos conectemos a nuestro avatar robot en una oficina ubicada en Hong Kong.

Lo que hicieron los científicos para probar el sistema fue conectar al estudiante Tirosh Shapira, en un laboratorio de la Universidad de Bar-Ilan, en Israel, con un pequeño robot humanoide a 3 mil 300 kilómetros de distancia, en el Instituto de Tecnología Beziers en Francia.

Antes de conectarlos, los investigadores pidieron a Shapira que pensara en distintos movimientos y desarrollaron un programa que pudiera detectar rápidamente sus intenciones.

El resultado fue que el estudiante pudo controlar al robot casi en tiempo real.

Desde Israel, Shapira podía ver cómo movía al robot, ya que los investigadores en el laboratorio en Francia pusieron un espejo, donde se podía ver el reflejo del androide.

Encarnación virtual

Ahora el equipo de investigación quiere ir más allá, empezando por desarrollar un sistema para que la persona pueda hablar a través del robot.

Luego quieren sustituir la máquina escáner, donde la persona tiene que estirarse, por una especie de casco que se pueda poner en la cabeza.

También pretenden mejorar al robot, construyendo uno que tenga una altura similar al de la persona real.

Este estudio forma parte de un proyecto internacional llamado Virtual Embodiment y Robotic Re-embodiment (Reencarnación virtual y Reencarnación robótica), con el fin de encontrar el modo de conectar a personas con un cuerpo electrónico tanto en un entorno virtual como real.

Ahora mismo, los esfuerzos se dirigen a las posibles aplicaciones médicas de esta tecnología. No obstante, tal y como señalaron, todavía queda mucho trabajo por hacer y pasará mucho tiempo antes de que los científicos puedan crear de manera completa un robot-avatar.

Por otra parte, el pasado martes los investigadores de la Universidad de Maastrich en Holanda lograron que un hombre totalmente paralizado pudiera deletrear palabras usando este mismo sistema.

Además, en nuestro país se presentaron el jueves las primeras manos biónicas que son implantadas a personas discapacitadas y que logran movimientos similares a los de un brazo natural.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí