avatar_default

 

IRVING GATELL PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Este es un tema escabroso, especialmente porque en los últimos meses han aparecido una gran cantidad de listas de “apellidos sefaraditas”, justo en relación al proyecto de ley con el que el gobierno español quiere corregir una injusticia histórica, devolviéndole la nacionalidad española a los descendientes de los judíos expulsados en 1492.

Se han dado situaciones extrañas. Por ejemplo, una persona de apellido Ramírez busca en la lista, y encuentra que su apellido aparece allí. ¿Eso lo hace judío? ¿Eso lo hace sefaradita? ¿Eso lo hace descendiente de aquellos judíos expulsados en 1492 y, por lo tanto, beneficiario de la nueva ley española?

Vamos desde el principio.

El apellido es un invento relativamente moderno. Durante siglos y siglos, la forma generalizada en la que una persona se identificaba -además de su nombre- era con el nombre de su padre: fulano hijo de fulano. Fue una práctica casi universal. De ese modo, entre los antiguos hebreos se desarrolló la costumbre de usar nombres como Yehoshúa ben Nun (por mencionar un personaje bíblico), que en español se traduce como Josué hijo de Nun. En árabe la variante es mínima: en vez de “ben” se usa “bin” o “ibn”, como en Osama bin Laden (Osama, hijo de Laden).

En lenguas germánicas se usa la sílaba “son” o “sohn”, como en Jackson (hijo de Jack), Johnson (hijo de John), etc. En español se acostumbró el uso de la sílaba final “ez”, y en portugués “es”. Por ejemplo, Rodríguez o Rodrigues como “hijo de Rodrigo”.

A partir de la Edad Media, cuando se empiezan a establecer los primeros gremios organizados, comenzó a ser frecuente que algunas personas empezaran a identificarse por su oficio, y que dicha identificación pasara de generación en generación, porque un hábito muy común en los gremios fue el oficio hereditario. De ese modo, empezaron a aparecer apodos -que más tarde se convertirían en apellidos- como Pescador, Herrero, Zapatero, etc. Que, naturalmente, aparecieron en diversos idiomas. Por ejemplo, en estos casos el equivalente en germánico sería Fischer o Fisher, Schmidt o Smith, o Schumacher.

No sólo los oficios pasaron a ser apodos que luego se convirtieron en apellidos. También las características físicas y los toponímicos (nombres derivados del lugar de origen). De ese modo, Chaparro o Klein, Bermejo o Ross, Moreno o Schwartz también empezaron a usarse como distintivos.

En el caso de los toponímicos, puede citarse como ejemplo el caso de San Franciso de Asís. “De Asís” no es su apellido, sino simplemente la ciudad de origen de su familia. Dado que él nació en Francia durante un viaje de negocios de sus padres, fue conocido como “el francés de Asís”, que en italiano es Francesco D’Asis.

Por simple lógica, en esta etapa en la que más que apellidos se usaban apodos -basados en lo que sea-, no existía el concepto de un NOMBRE FAMILIAR. Es decir: si la persona era identificada por su oficio -digamos, Herrero- pero su hijo no se dedicaba a eso, entonces el hijo no sería identificado como Herrero.

La costumbre de poner nombres familiares inalterables generación tras generación es relativamente moderna.

Ya se venía dando en los círculos aristocráticos por razones obvias, vinculadas con la legitimidad de la sucesión, pero más que apellidos eran toponímicos que señalaban el territorio sobre el cual se tenía el título nobiliario.

El hábito de usar un nombre familiar, heredable generación tras generación SIN IMPORTAR el oficio, el nombre del padre, el lugar de origen, o ningún otro condicionante, es relativamente reciente. Apenas hacia el siglo XVI fue que empezó a imponerse en algunos países de Europa, y sólo hasta el siglo XVIII se volvió una norma generalizada. En el resto del mundo, los “apellidos” siguen siendo elaborados conforme a los modos tradicionales ya descritos.

Entendidas estas ideas básicas ¿se puede hablar de “apellidos judíos”?

Depende de la perspectiva. Si nos atenemos al uso tradicional de usar como “apellido” el nombre del padre, no. En estricto, eso no es un apellido, ya que no se hereda de generación en generación. Pero ciertamente tenemos que mencionar que hubo familias judías que, desde muy antiguo, tomaron nombres familiares.

De hecho, se sospecha que el primer apellido como tal -no sólo judío, sino en general- fue Katz, debido a que la palabra “gato” en latín es CATUS, y las consonantes de ésta (recuérdese que el hebreo se escribe sin vocales) son CTS, que funcionan como un acróstico para decir KOHEN TZEDEK o KOHEN TZADIK.

Entonces, las primeras familias en hacer uso de un apellido en forma habrían sido algunas de la Casta Sacerdotal (Kohanim) judía, usando al gato como emblema.

Pero, aún en ese caso, estamos hablando de un grupo reducido de familias. La realidad es que la abrumadora mayoría de las familias judías no empezaron a usar apellidos sino hasta después de la Edad Media.

En estricto, apellidos específicamente judíos serían los que muchos inmigrantes tomaron a partir de 1948 tras la fundación del Estado de Israel. El hábito fue hebraizar sus apellidos anteriores. Así, por ejemplo, un ilustre humorista dejó de apellidarse Kauffman para luego ser llamado Kishón.

Así que una costumbre masiva de usar apellidos judíos apenas se puede identificar en Israel desde 1948.

Pero entonces ¿apellidos como Slomiansky, Tartakovsky, Rusalsky o Mofshovitz no son apellidos judíos? No. Estrictamente hablando, son apellidos rusos o polacos. ¿Y qué pasa con Rosenberg, Blumenthal, Goldstein o Meyer? Son apellidos alemanes. Lo que sucede es que fueron apellidos -rusos, polacos o alemanes- frecuentemente usados por familias judías.

Acaso en el contexto sefardita se definieron apellidos inmersos en el contexto arábigo, y por ello son apellidos claramente semíticos, aunque muchos pueden ser usados también por árabes.

Todo lo anterior nos sirve para ir comprendiendo lo difícil que es hablar de “apellidos judíos” en general. Vamos con el contexto hispanoamericano en particular, que es el que nos interesa.

Por ejemplo: en las listas de “apellidos sefarditas” aparecen algunos como López, Ramírez, Rodríguez, Martínez o Sánchez. Incluso, alguno que otro charlatán ha publicado en internet que “el uso de la EZ al final es característicamente judío…”.

Errores y mentiras.

En primera, el uso de la EZ es perfectamente normal en España (en Portugal es ES). No tiene absolutamente nada de judío. Es la forma típicamente hispánica para construir apellidos patronímicos (derivados de un nombre).

La única posibilidad para que un apellido semejante pudiera considerarse realmente judío, sería que se derivara de un nombre que sólo fue usado por judíos. Por ejemplo, Maimónides, que es la forma española de Ben Maimón (Hijo de Maimón). Pero aparte de esos casos extraños y poco numerosos, el resto de los apellidos que terminan en EZ son hispanos. Punto.

Pero ¿entonces por qué aparecen en las listas de “apellidos sefarditas” algunos de estos? O más aún: en los registros inquisitoriales -entre otras fuentes documentales- aparecen muchas personas con estos apellidos, procesadas por practicar el Judaísmo en secreto.

Sí, es correcto: hubo familias judías que, en el entorno hispano, tomaron esos apellidos. Pero aquí lo importante es diferenciar que UNA COSA ES UN APELLIDO JUDÍO y otra cosa es UN APELLIDO USADO POR JUDÍOS.

Rodríguez significa “hijo de Rodrigo”. Hubo familias Rodríguez o Rodrigues de origen judío, pero también las que no tenían que ver absolutamente nada con el pueblo de Israel. De hecho, por simple lógica demográfica, LA MAYORÍA de las personas que se puedan apellidar López, González, Rodríguez, Hernández, Sánchez, etcétera, no tienen vínculos familiares con ningún judío por vía de ese apellido (tal vez por otros sí).

¿Existen apellidos hispanos de indiscutible origen judío? Seguro que sí. Algunos nombres pasaron directo del hebreo al español o portugués, pero -nuevamente- son casos excepcionales.

Por ejemplo, no hay demasiadas dudas de que la mayoría de las familias de apellido Abreu sean de origen judío. Abreu es la simple catalanización de Hebreo. Sucede lo mismo con un apellido como Sábato, evidentemente derivado de Shabat. O Tinoco, clara castellanización del hebreo Tinok.

Más ejemplos: se sabe que los judíos tuvieron un gusto particular por tomar nombres de árboles. Eso hace muy probable -aunque no seguro- que familias con apellidos como Olivera, Carballo, Robledo o Pineda hay sido, hace siglos, familias judías.

Más relativo es todavía el asunto de apellidos derivados de un lugar (toponímicos), como Madrid, Sevilla, Toledo o Portugal.

Siempre, invariablemente, nos vamos a topar con familias tanto judías como no judías que usaron esos apellidos.

A todo lo anterior hay que agregar un detalle: los apellidos se pueden cambiar por diferentes razones. Si se trata de ir a un evento relevante para los mexicanos, basta con remontarnos a la Revolución (1910-1917). Fue una época con tanta inestabilidad social y tantos riesgos, que mucha gente cambió de residencia y al establecerse en su nuevo hogar se presentó con otro nombre para poder rehacer su vida sin problemas.

En consecuencia, llevar un apellido actualmente no significa que la familia lo haya llevado hace cien años.

O, si se trata de casos que se dieron entre familias judías, podría mencionar el caso de la mía: los Gatell fueron, originariamente, una familia judeo-catalana. En 1492 se exiliaron a Portugal -donde ya estaba asentada la misma familia, aunque usaban el apellido en lusitano: Gateño-, y por ello en 1497 fueron obligados a bautizarse junto con todos los judíos portugueses. En ese momento, los Gatel (en los registros portugueses están registrados con esa ortografía) tomaron el apellido Henriques. Con ese nombre se trasladaron a Holanda, donde retomaron el Judaísmo junto con todas las familias que fundaron la comunidad sefardita de Amsterdam. Pero no todos retomaron su apellido original; la mayoría se quedó como Henriques. De cualquier modo, un grupo se trasladó a Alemania, y en Hamburgo y Berlín retomaron el nombre antiguo, aunque con ortografía alemana: Gattel, que luego se transformó también en Kittel o en Gotheil. Al salir de Alemania, las ortografías volvieron a variar: en Italia se siguió usando Gattel, pero en Francia pasó a ser Gatel, y en Estados Unidos la variante Kittel devino en la nueva variante Keitel. En México, quiso la buena fortuna que por un error de ortografía de un funcionario de registro civil, los nietos y bisnietos de Ygnaz Gattel pasaran a apellidarse Gatell -como originalmente era hace más de cinco siglos-. Personalmente, estoy seguro de que la mayoría de los judíos del mundo pueden contar historias similares respecto a sus apellidos.

Siguiendo con el caso de las familias judías, el asunto de los apellidos puede ser muy subjetivo por otras razones. Por ejemplo: la identidad judía se hereda por vía materna. Por lo tanto, un verdadero judío puede llevar cualquier tipo de apellido: japonés, irlandés, nigeriano, aborigen, sioux, lo que gusten. Si la mamá es judía, la persona es judía. Imaginen a un irlandés que optó por la conversión al Judaísmo, y luego se casó y tuvo familia. Por ello, habría una comunidad cien por ciento judía donde una familia cien por ciento judía tendría un apellido irlandés. Pongámosles O’Shaugnessy. Dentro de cien años, cualquier investigador genealógico encontraría que hay registros de nacimiento, bodas o funerarios JUDÍOS de una familia O’Shaugnessy. ¿Eso significa que los O’Shaugnessy son judíos? No. Sólo significa que una familia judía -por la razón que gusten- usó ese apellido. Pero O’Shaugnessy es y seguirá siendo un apellido irlandés.

Esta situación se dio muy frecuentemente con las familias Cripto-Judías en América Latina. En muchas ocasiones, buscaron que las hijas se casaran con cristianos sin ningún vínculo con judíos, para que el apellido a heredar fuese un apellido no registrado por la Inquisición. Los hijos, naturalmente, eran educados en secreto como judíos, si bien sólo se les revelaba su origen después de cumplir los 13 años de edad. De ese modo, muchos apellidos hispanos que no tenían ningún origen judío, pasaron a ser usados por familias judías.

Y sucedió lo contrario: personas nacidas en familias Cripto-Judías y que llevaban apellidos que, aunque no necesariamente son judíos, pero que fueron traídos a México por familias judías -como Fonseca, Silveira, Coronel, Aguilera, Treviño o Cardozo-, en algún momento pudieron decidir abandonar el asunto del Judaísmo y formar una familia cristiana normal. Al casarse con una mujer que no tuviera ningún vínculo con el Judaísmo, la siguiente generación dejó de ser judía, y probablemente los nietos ni siquiera se llegaron a enterar del origen de la familia.

De todo lo dicho, son dos las ideas que quiero que queden claras:

1.Es muy difícil hablar de apellidos verdaderamente judíos. Casi imposible. Las variables pueden ser tantas, que al final tenemos que llegar a una conclusión por demás lógica: lo judío está en el individuo, no en el apellido.
2.Para el estudio de las familias Cripto-Judías en América Latina y su identidad, los apellidos no son el mejor lugar para comenzar o fundamentar nuestras conclusiones.

En realidad, este es un fenómeno más complejo que una mera cuestión de apellidos, y vamos -poco a poco- a ir explicando por dónde se agarra el tema.

Entonces, si usted está interesado en el tema y se encuentra su apellido en una de las tantas listas de “apellidos sefarditas” no se emocione. Del mismo modo, si no lo encuentra, no se espante.

Le puedo asegurar que cualquier conclusión rápida que se saque de esas listas es, seguramente, falaz.

A partir de la siguiente nota, empecemos a desglosar quiénes son estos, los judeo-conversos o Benei Anusim o Cripto-Judíos o Marranos o Cristianos Nuevos.

Porque parece que son lo mismo, pero la realidad histórica es que no.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


30 COMENTARIOS

  1. Interesante en general pero me parece extramadamente limitativo.
    De donde surge la forma ES en españa como patronìmico?
    En hebreo es muy claro: ETZ arbol o descendencia
    PerETZ (original de Perez): descendencia de Pedro
    Saludos

  2. Muy acertivo, yo tenía dudas acerca de este tema, ahora; quizas deva continuar con las interrogantes mas profundas acerca de la sangre si ono judía ya que como lo dice el experto: Porque parece que son lo mismo, pero la realidad histórica es que no.

    ya que … parece chistoso pero en mi vida me ha ocurrido una serie de fenomenos al interactuar con la gente y en multiples circunstancias ej: mi malisima ortografía que tengo, que para finalizar no concidero importante por que mas importa la esencia de lo que se quiera expresar mas si se trata de un razonamiento acerca de la vida, que es cuando la parte intelectual queda a un lado. este y mas fenomenos me hicieron caer en las raices de la sangre mas unos padecimientos de salud me obligaron a insistir en la busqueda, el asunto es que leyendo me acontecio lo mismo que asegun dicen que a Abraham AL CONTEMPLAR Y AVERIGUAR POR SUS PROPIOS RAZONAMIENTOS SOBRE LA CONSTITUCION DE DIOS ETC…… A LA FECHA SOY ODIADO POR MUCHOS , PERO QUEDIRO POR POCOS POR MI FORMA DE SER, LAMENTABLEMENTE NO ENCAJO EN LOS PATRONES PRESTABLECIDOS EN NINGUNO Y ESO NO ME ENTRISTECE, en mi crisis de la vida decidi que es mejor trabajar la justo y ahorrar, cuidar la salud para no sufrir de economía y simplemente dejar de ser consumidor Y HO SORPRESA ESTE RAZONAMIENTO LO DESCUBRI EN LA KABALÁH, APENAS HOY…….. despues de años de decidir este runbo, el rumbo de en busca de la verdadera felicidad!!! no importando si me caso o nunca !!!! °!” ..
    Esto de la sangra va mas alla empezando por el analisis cientifico hata tocar temas muy delicados como los misticos, etc etc…..

    Y TODA AVERIGUACION ES VALISOA POR QUE NOS LLEVARA MAS CERCA DE LAS RESPUESTAS.

    GRACIAS A Irving Gatell y a Roberto por su comentario.

    Nota: Conosco a varias personas con dos apellidos judíos con el conflicto de las terminaciones ES Y EZ, y el asunto es que nada que ver con la forma de pensar de los herederos de ABRAHAM, jajajajaja son terrenales cotidianos truculentos y egoicos; a mas un poco creativos pero muy dependientes o extremistas jajajaja!!! por eso me odian quizas por que comparto la sabiduria alegando que algun dia ellos me enseñaran ami, cuando quizas cuando sepan nunca me diran para poder sacar raja grande de ello asi me he dado cuenta de su desdicha tengo tecnicas muy buenas para saber si ce acercan o no a la sangre bendecida.

    SALUDOS

  3. Estoy de acuerdo en que lo judio está en el individuo, en el carácter… no en el apellido. En mi particular experiencia, desde niño fui católico por nacimiento, pase por una etapa evangéilca, una de agnosticismo… pero llegué a la conclusión que todo me llevaba siempre al pueblo judio. Incluso conforme conozco mas del judaismo, más me siento identificado. Claro, no soy judio solo por eso, pero TODo me identifica con el carácter de ese hermoso pueblo. Además no conozco mi genealogia más allá de mis padres. Es más, solo estoy seguro de quien es mi madre. NO es broma. Me gustaría poder saber más de mis antepasados pero no se como.

  4. Muy cierto todo ello, el apellido no hace al judío.
    [Peretz no significa descendencia de Pedro; la abuela materna de mi padre se apellidaba Mendoza Peretz hija de Sarah Peretz Hazan; es equivocada la idea de que “Peretz” tenga relación con el nombre Pedro]
    Cierto también que a todo niño cripto-judío se le revela su origen después de cumplir los 13 años de edad.
    Pero, también hay casos como el de mi familia, que el apellido paterno fue “comprado” el derecho de uso para así tener cierta protección, para no ser víctimas de los inquisidores. Familias cripto-judías aún las hay, pero existe la desconfianza de revelar nuestro origen, han sido muchas desgracias las que se han sufrido [incluso se desconfia de personas que digan ser judíos, puesto que con ese argumento se acercaron muchos en el pasado para tender emboscada a las familias cripto-judias]. De los pocos que quedamos no tenemos la fortuna de vivir en comunidades, somos pocos, escasas familias, cada vez menos debido a la persecución, la asimilación. Pero de las pocas familias dispersas que quedamos, vivimos con la esperanza de que El Eterno, nuestro Di-s nos restauré, pronto y en nuestros días.

  5. Buenas quisiera saber exactamente si el apellido treviño es judio, ya que el origen segun lei es basko y deriva del original que trebiñun en euskera cambio su desinencia a partir de la administracion castellana. y treviño es un condado que esta en un enclave rodeado por el pais basko………

  6. Tengo una sola pregunta. El apellido ‘Lance’ en Mexico, ¿puede ser de origen judío o no?
    Muchas gracias y agradezco su artículo. Es muy informativo y útil.

  7. Se que con el descubrimiento de América también los reyes de España persiguieron a los judíos y los instaban a ser católicos bajo la amenaza de la Santa Inquisición si no se convertían al catolicismo en el año 1492. Con la llegada de Cristóbal Colon a América llegaron judíos que se establecieron en el Nuevo Reino de León (ahora viene siendo la Ciudad de Monterrey. Nos dejaron sus modos de vida entre otros sus hábitos de comida el cabrito, la carne seca, sus panes, y sus costumbres. También se dice que por temor a esta persecución se cambiaron de apeidos tomando los de la naturaleza como garza, ríos, montes, etc. Y aún a la fecha hay quienes personas que continúan atacándonos a los que llevamos éstos apellidos diciéndonos sefarditas con toda la intención ofendernos. Es esto verdad y si no entonces porqué hay buena cantidad de similitudes entre los regiomontanos y los hebreos. Que a estas alturas en Monterrey ya somos muy pocos los que tenemos aquí nuestras raíces.

  8. AGRADECERÉ INFORMACIÓN SOBRE ESTE TEMA: GAON ¿fue un sitio o un lugar en las comunidades judías antiguas en donde se trataban lo problemas importantes de los habitantes de ellas?

  9. El judaismo se hereda no por el apellido, en mi caso yo me enterè hace 3 años que mi padre venìa de una familia judia y me lleno de alegria porque simplemente fue confirmaciòn yo ya habia cambiado mi alimentaciòn años atras guardaba el sabado y me interese por la verdad, cambie la biblia por la tora pues queria estar segura de la legitimidad del texto.y sin saber tenia los libros judios mas importantes,yo mo tengo duda de mi identidad.

  10. Es muy interesante y completo el análisis. Que pasa con el caso de apellidos alemanes que tanto en alemán como en yiddish significan y se pronuncian igual? Si bien el yiddish es alemán medieval se opta por el alfabeto en latín. Por ejemplo Schneider el cual era mi abuelo nacido en Ucrania al igual que mi bisabuelo y tatarabuelo. Muchas gracias

  11. Irving, si no lo conoces te recomiendo el libro “Els jueus catalans” de Manuel Forcano, un profesor de hebreo de la Universidad de Barcelona. A mi me pareció interesantísimo, aunque como catalana no judía lamentablemente tengo poco conocimiento del tema para juzgarlo. Si lo leyeras, me encantaría conocer tu opinión! Saludos.

  12. Un origen verosímil de la terminación -EZ (hijo de) sn los apellidos es que fueintroducido por los visigodos. En Suecia hay una región evidentemente de visigodos que se llama Väster-götland. Visigodo es el godo del occidental, geográficamente localizados en el extre mo opuesto de los ostrogodos.
    Mi apellido (Ramírez = hijo de Radamiro) equivale al sueco Rodmansson, es decir “hijo del consejero” que hoy todavía se denomina “rådman” de donde aparece el apellido Rådmansson, totalmente actual.

  13. Hay manera de saber si el apellido Vinatier es de origen judio? Mi bis abuelo materno emigró de Francia antes del año 1900; En un baúl que guardaba mi abuela encontré una kipa,una menorah y otras cosas

  14. Bom desfazer essa lendas, sim mas escrever que a maior parte dos Abreus eram judeus é criar uma lenda ainda mais extravagante. O mesmo com os Tinocos (no que diz respeito aos Portugueses).

  15. Interesantísimo y excelente información sobre todo dicha de forma muy llana, le felicito. Y me leí los comentarios y quede un tanto impresionada como de alguna manera aquellos que tenemos la sospecha inicial de provenir de una familia como ud la llama cripto-judía, comenzamos a identificarnos con la comunidad, mucho antes de incluso poder entender o saber nuestro origen real…a mi me pasó desde muy pequeña sentirme identificada con Holanda y el judaísmo, desde siempre quise saber e incluso convertirme…con el paso del tiempo no fue posible; pero eso no impidió que sintiera una fuerte dualidad…hace unos días comprobé mis sospechas de siempre…nuestra línea materna paterna es cripto-judía sefardí, ese dia llore mucho de alegría…

  16. A costa rica llegaron judios de españa sefaraditas y luego llegaron judios polacos 1521 el año aparte los españoles cree usted que hubo mezcla entre ellos y de ahi se derivo el costarricense

  17. Hola, buen día, yo hice mi genealogía hace unos años (Sociedad Genealógica de Utah), y para mi fue muy interesante descubrir un antepasado de origen judío, pero lo mas sorprendente fue entender que algunas tradiciones de mis abuelos se relacionaban. Escuche una vez que se puede hacer una prueba genética ¿que tan cierto es? y ¿donde podría aprender mas sobre el tema?

  18. Muy explicativo ya había leído al respecto pero este enfoque me parece bastante completo y profundo. Por otra parte creo diferenciar. Un judeo converso o anusin de un cripto judío o marrano de un Cristiano nuevo ,creo el Judeo conversó es la persona que se ha convertido al Judaísmo desde otra confesión , el Cripto o Marrano es el judío que tubo que para poder permanecer como judío tubo que esconder sus costumbres públicamente y muchos consumían puercos de ahí que los llamarán Marranos y los Cristianos Nuevos eran Judíos convertidos al Cristianismo que para los Cristianos diferenciarse de ellos les llamaron Cristianos Nuevos.

  19. Mentiras, mentiras, mentiras. Todos los historiadores pueden engañar a todo el mundo pero a Hashem y a los ultraordoxos no nos podrán engañar todos los apellidos de los Benei anuzim son sagrados nuestros rabinos sacaron los apellidos de la Tora

  20. Estimados amigos de Enlace Judío yo tengo dudas sobre mi origen porque mi madre; María, me contaba que sus abuelos habían llegado a la zona del estado de Michoacán y que venían de Francia, alrededor de 1870, compraron tierras y se mantenían de un molino de azúcar, sin embargo cambiaron sus apellidos por el de Alejandre, me imagino que su registro esta en un pueblo de Michoacán que se llama Urapa, cerca de Ario de Rosales, que hare para saber si tengo sangre judía?. saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí