avatar_default

1013591132

ESTI PELED PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Desde hace tiempo se habla de que cómo Google puede contribuir al campo del transporte. Esta semana, la empresa revelará su plan mundial en Israel. El gigante de Internet lanzará el primer proyecto piloto de transporte compartido basado en aplicaciones de Waze y RideWith.

Por Amir Teig

El nuevo servicio se proba inicialmente en Israel y de acuerdo a los resultados del estudio piloto, será ajustado y reproducido en otras ciudades del mundo. El proyecto fue desarrollado por los diseñadores de Waze, la aplicación de tráfico y navegación israelí que Google adquirió hace dos años.

RideWith conectará entre distintos conductores con rutas similares para llegar al trabajo. Las personas pueden hacer dos viajes al día desde sus barrios a su trabajo y viceversa. El pasajero deberá pagar al conductor una tarifa nominal por el viaje, según la distancia recorrida. El servicio funcionará de tal manera que los conductores no podrán transformarlo en un negocio, y sólo serán compensados por el tiempo y la gasolina utilizada para el transporte del pasajero adicional en su vehículo.

El proyecto estará limitado a tres ciudades inicialmente – Tel Aviv, Ra’anana y Herzliya, a fin de permitir a personas que radican en Tel Aviv llegar a su trabajo en las áreas de alta tecnología ubicadas en Ra’anana y Herzliya. Además, el servicio también estará disponible para estudiantes de la Universidad de Tel Aviv a petición de la Ministra de Asuntos de la Tercera Edad Gila Gamliel, quien es responsable del Proyecto Digital de Israel. Google lo ampliará gradualmente a otros lugares de Israel, en función de la demanda y dependiendo del éxito de la prueba piloto.

¿Cómo funciona?

El servicio se basa en una combinación de las dos aplicaciones. Inicialmente, RideWith se subi a la tienda de Google Play para usuarios israelíes que disponen de teléfonos Android. Los pasajeros que busquen compartir transporte tendrán que introducir las direcciones de sus casas y del lugar donde trabajan, así como los horarios en los que deseen viajar. La aplicación los conectará con un conductor que sigue la misma ruta según los horarios especificados a través de Waze, que enviará una alerta al conductor relevante preguntando si está dispuesto a recoger pasajeros. La alerta se envía sólo a aquellos cuya ruta al trabajo aparece en Waze. El pasajero recibirá confirmación previa una vez que se localiza el conductor dispuesto a compartir el viaje. Además, podrá mirar la ruta del conductor con antelación y en tiempo real.

El conductor y el pasajero podrán configurar el viaje con antelación, por lo que el pasajero sabrá, al menos por la noche antes, que a la mañana siguiente no tendrá su propio coche o en transporte público. El viaje a casa se establecerá de una forma similar. El conductor y el pasajero podrán contactarse antes del viaje por medio del sistema de mensajería de texto que forma parte de la aplicación. Los involucrados podrán mencionar su identidad, ya que Google no revela la información completa de la comunicación a fin de mantener la privacidad de las partes. Mediante las direcciones de correo electrónico, la compañía puede determinar que se trata de personas que trabajan en la misma zona geográfica.

El pago por el viaje podrá realizarse a través de la aplicación, de acuerdo a una cantidad limitada. Google sugerirá un precio recomendado y uno máximo según la distancia del viaje compartido. El precio recomendado dependerá del costo de mantenimiento del automóvil, de acuerdo a lo indicado por la empresa Heshev. En 2014, el costo total fue de alrededor de 2.10 shekels (56 centavos de dólar) por kilómetro. El precio recomendado por Google para un viaje de Tel Aviv a Herzliya será de 13 shekels (3.46). La transferencia se llevará a cabo mediante la aplicación. Google tomará una comisión del 15 por ciento del precio del transporte compartido, siendo este un nuevo modelo de ingresos para Waze.

Varias compañías intentan ofrecer transporte compartido a sus empleados a fin de ahorrar gastos de gasolina y mantenimiento de un automóvil. Recientemente, el Ministerio de Protección del Medio Ambiente inauguró una aplicación similar llamada Gov.PickUp para transporte compartido en beneficio de los empleados del gobierno. Ahora Google ofrece una plataforma uniforme basada en la aplicación de Waze, que facilita el transporte compartido a empleados de una empresa determinada. El pago por el viaje es opcional y se podrá utilizar de forma gratuita.

Google decidió poner en marcha el proyecto piloto inicialmente en Tel Aviv debido al uso generalizado de Waze en Israel. Fuentes cercanas a Waze estiman que alrededor de 200, 000 empleados en Israel utilizan transporte compartido para llegar a trabajar y la mayoría de ellos se concentran en el área metropolitana de Tel Aviv. Por el momento, el servicio de viajes no se ofrecerá como parte de Google Maps.

¿Competencia?

Google ha estado desarrollando un coche automático sin conductor con el objeto de ofrecer viajes baratos o incluso gratis a través de una flota de coches que se conducen solos. El servicio RideWith que se lanzará en Tel Aviv indica que Google no pretende entrar en el campo de empresas como Uber y Lyft, al menos no por el momento. En respuesta a especulaciones que entraría en competencia con las empresas, Waze declaró la semana pasada: “Consideramos que Uber X y Lyft son dos servicios que funcionan adecuadamente. Nosotros mismos las utilizamos todo el tiempo.”

Además de crear ingresos para Waze, Google espera que la aplicación de transporte compartido ayude a disminuir el número de vehículos en las carreteras, y que muchos trabajadores puedan ahorrar el gasto del mantenimiento de un vehículo. Hoy en día, tras el aumento en el valor del uso de un vehículo y el impuesto que un empleado debe pagar por él muchos trabajadores de alta tecnología eligen no tomar este beneficio y deciden adquirir su propio auto. Desde su perspectiva, el transporte compartido es un ahorro mensual considerable. El éxito del servicio se basa principalmente en la buena voluntad de los conductores para compartir los viajes con sus colegas.

El modelo de RideWith es diferente a los servicios de GetTaxi, Uber y Lyft, aunque se espera que formen parte de la competencia. Los tres servicios de taxis se enfrentan significativos obstáculos reglamentarios ya que en muchos países los proveedores de servicios de transporte requieren de licencia y entrenamiento. Hoy en día, Uber X despierta la mayor oposición, ya que permite a propietarios de automóviles privados proporcionar servicios de taxi, por lo que conductores con licencia de taxi temen por su subsistencia. En países como Francia, Bélgica y Holanda, los reguladores han favorecido a los conductores de taxis y por el momento han renunciado al servicio de Uber X.

En Israel, Uber inició su actividad a finales de agosto de 2014. En noviembre de 2014 la empresa puso a prueba un proyecto piloto durante 48 horas. Entonces el Ministro de Transporte Yisrael Katz declaró que él protegerá a los conductores de taxis y no permitirá la actividad de Uber X en Israel. Sin embargo, la compañía insiste en habilitar el servicio en el país. Se estima que RideWith no enfrentará obstáculos reglamentarios, ya que la aplicación permite el transporte el trasporte compartido sin que el conductor privado de pueda transformarla en una actividad comercial rentable.

Fuente: Haaretz

Traducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí