avatar_default

Netanyahu es acusado de absolver a Hitler de exterminar a los judíos al decir que fue un palestino quien lo incitó a hacerlo.  El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, se pronunció así durante un discurso en el marco del Congreso Sionista Mundial. Pero Netanyahu dice que no se puede tergiversar la historia. Su intención no es “absolver a Hitler de su responsabilidad”, sino demostrar que “el nacionalismo palestino, que entonces no tenía un estado ni lo que se conoce como ‘ocupación’, ni territorios ni asentamientos, ya aspiraba, por incitación sistemática, a aniquilar a los judíos”. 

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, habla durante la conferencia 37º Congreso Sionista Mundial en el Centro de Convenciones de Jerusalén el 20 de octubre de 2015. (Yonatan Sindel / Flash90)
El primer ministro, Benjamin Netanyahu, habla durante la conferencia del 37º Congreso Sionista Mundial en el Centro de Convenciones de Jerusalem el 20 de octubre de 2015. (Yonatan Sindel / Flash90)



AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – El primer ministro, Benjamin Netanyahu, recibió el miércoles una andanada de condenas después de afirmar que el líder nazi Adolf Hitler decidió el exterminio en masa de los judíos de Europa después de recibir un aporte del entonces gran muftí de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini, un palestino nacionalista ampliamente reconocido por su ferviente odio a los judíos. Los críticos acusaron a Netanyahu de “absolver” a Hitler de la responsabilidad por el Holocausto, una acusación que el primer ministro más tarde aclaró diciendo que su intención era destacar el peso de la función del mufti como creador de la “incitación” palestina contemporánea contra los judíos.

Durante un discurso el martes para los delegados en el Congreso Sionista Mundial en Jerusalem, Netanyahu planteó que el Führer nazi inicialmente no tenía la intención de aniquilar a los judíos, sino que quería expulsarlos de Europa. De acuerdo a la versión de los hechos del primer ministro, Hitler cambió de opinión después de reunirse con Husseini – el entonces gran mufti de Jerusalem, de 1921 a 1948, y presidente del Consejo Supremo Musulmán 1922-1.937 – en Berlín cerca de finales de 1941.

“Hitler no quería exterminar a los judíos en ese momento [de la reunión entre el muftí y el líder nazi], quería expulsarlos”, dijo Netanyahu. “Y Haj Amin al-Husseini fue a Hitler y le dijo: ‘Si los expulsa, todos vendrán aquí [a la Palestina mandataria]’, continuó el primer ministro. “Entonces, ¿qué debo hacer con ellos?, preguntó (Hitler). Y él (el muftí) dijo: “¡¡Quémalos!!

Netanyahu hizo estas declaraciones en el contexto de las acusaciones palestinas – el muftí fue uno de los primeros en difundir esas acusaciones contra los judíos en la Palestina del Mandato – de que Israel está tratando de tomar el control del Monte del Templo en Jerusalem. Esas acusaciones han estado alimentando una reciente ola de ataques contra israelíes en Jerusalem y alrededores. Israel ha negado reiteradamente las acusaciones de que desee cambiar el statu quo del Monte del Templo, que alberga la Mezquita de Al-Aqsa y es sagrado para ambos, judíos y musulmanes. De acuerdo con el status quo, los judíos pueden visitar el Monte del Templo, pero no orar allí.

Gran parte de los historiadores del Holocausto rechazan la noción de que Husseini plantara la idea de una “solución final” para los judíos de Europa en la mente de Hitler.

Tom Segev, historiador israelí que ha llevado a cabo una amplia investigación sobre el Holocausto, dijo a The Times of Israel el miércoles que la idea de que Hitler necesitara ser convencido para exterminar a los judíos era “absurda”. Destacó que “sin duda se puede decir que [Husseini] era un criminal de guerra, pero no se puede decir que Hitler necesitara su consejo”.

Segev, nacido en Jerusalem de padres que escaparon de la Alemania nazi en 1933, destacó además que en el momento en que se reunieron Husseini y Hitler en 1941, la aniquilación de los judíos ya había comenzado. De hecho, cientos de miles de judíos fueron asesinados por los nazis y sus colaboradores en el momento de la reunión.

Otros comentaristas señalaron que Hitler había discutido el posible exterminio de los judíos europeos ya en 1939, incluso antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial y desde luego antes de reunirse con Husseini. La orden de llevar a cabo una solución final contra los judíos se dio en julio de 1941 – meses antes de la reunión de Hitler y el mufti – después de la cual se convocó la infame Conferencia de Wannsee con el fin de ultimar la logística y los detalles de la operación de asesinato masivo.

Una imagen de una reunión de 1941 entre Adolf Hitler y el palestino Haj Amin al-Husseini que apareció en una campaña de 2014 en Washington DC (Crédito de la foto: dominio público)
Reunión de 1941 entre Adolf Hitler y el palestino Haj Amin al-Husseini

Cabe señalar, sin embargo, que la Conferencia de Wannsee, celebrada el 20 de enero de 1942, se produjo después de la reunión entre Hitler y Husseini.

La teoría de que Husseini desempeñó un papel en el origen del plan para cometer genocidio contra los judíos ha sido planteada por una serie de historiadores como David Dalin y John Rothmann, pero la idea ha sido rechazada por una gran mayoría de los estudiosos del Holocausto.

El discurso de Netanyahu el martes no fue la primera vez que el líder israelí ofreciera su versión alternativa relativa a la función del mufti en la perpetración del Holocausto. “Haj Amin al-Husseini fue uno de los principales arquitectos de la solución final”, dijo en 2012 durante un discurso en la Knesset. “Él, más que nadie, convenció [a Hitler] para ejecutar la Solución Final, y no dejar que los judíos abandonen [Europa]. Porque, Dios no lo quiera, iban a venir aquí. Era mejor que fueran aniquilados, quemados, allí”.

El primer ministro fue criticado en los ámbitos políticos por sus comentarios, que fueron descritos como inexactos en el mejor de los casos, y en el peor, como viento de cola a la negación del Holocausto. Dar a entender que el muftí sembró la idea de la solución final en la mente de Hitler equivale para algunos, a absolver a Hitler y los nazis, al menos parcialmente, de orquestar el genocidio sin precedentes, sistemático de los judíos.

“Es una distorsión peligrosa de la historia y exijo que Netanyahu lo corrija inmediatamente porque banaliza el Holocausto, a los nazis, y la responsabilidad del dictador Adolf Hitler en la terrible tragedia de nuestro pueblo en el Holocausto”, dijo el líder de la oposición israelí, Isaac Herzog. “Cae como fruta madura, directo a las manos de quienes niegan el Holocausto, y los involucra en el conflicto palestino”.

“Netanyahu ha olvidado que él no es solo el primer ministro israelí, también es el primer ministro del pueblo judío. Nadie tiene que enseñarme que el muftí era enemigo de Israel. Él dio la orden de matar a mi abuelo, el rabino [Yitzhak Halevi] Herzog, y apoyó activamente a Hitler”, añadió Herzog.

Zehava Galon, líder del partido liberal Meretz, fue aún más injuriosa, afirmando que se sentía “avergonzada” de Netanyahu.

“Este no es un discurso de Jorg Haider [político austríaco de extrema derecha]. No es parte del doctorado del [presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud] Abbas [que acusó al movimiento sionista de colaborar con el nazismo y minimizó el alcance del Holocausto]. Se trata de una cita del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu … Es increíble”, dijo Galon en un comunicado.

Líder de Meretz MK Zahava Galon, junio de 2013. (Miriam Alster / Flash90)
Líder de Meretz MK Zehava Galon, junio de 2013. (Miriam Alster / Flash90)

El líder del partido Lista (Árabe) Conjunta Ayman Odeh acusó a Netanyahu de distorsionar la historia con el fin de incitar contra el pueblo palestino.

“Las víctimas de la monstruosidad nazi, entre ellos millones de judíos, se convierten en propaganda política barata para asistir a la negativa de la paz”, dijo Odeh. “Netanyahu demuestra cada día lo peligroso que es para las dos naciones, y hasta dónde está dispuesto a llegar para consolidar su poder y justificar sus políticas catastróficas”.

Haciéndose eco de las palabras de Odeh, el ex jefe negociador de la Autoridad Palestina, Saeb Erekat, afirmó que “Netanyahu odia tanto a los palestinos que está dispuesto a absolver a Hitler del asesinato de 6 millones de judíos”. Agregó que “en nombre de los miles de palestinos que lucharon junto a las tropas aliadas en defensa de la justicia internacional, el Estado de Palestina denuncia declaraciones moralmente indefendibles e inflamatorias [de Netanyahu]”.

El Presidente de la AP Mahmoud Abbas acusó a Netanyahu de descargar en Haj Amin al-Husseini la “responsabilidad por el asesinato de judíos durante el Holocausto”. Al implicar que “Hitler no fue responsable [del Holocausto], Netanyahu quiere cambiar la historia. Está cambiando la historia de los judíos”. En un libro de 1984, basado en su tesis de doctorado, Abbas afirmó que los nazis habían colaborado con los sionistas, que también habían exagerado el número de judíos asesinados en el Holocausto.

En un comunicado en la tarde del miércoles, Netanyahu afirmó que sus comentarios habían sido malinterpretados. Hitler, dijo, “fue el responsable del exterminio de seis millones de judíos europeos – eso nadie lo duda. “Sin embargo”, agregó, “no hay que ignorar que [el muftí] fue uno de los que le animaron a adoptar la solución final. Hay muchos testimonios en este sentido, incluido el del ayudante de Eichmann en los juicios de Nuremberg”.

Dirigiéndose a los periodistas en la pista del aeropuerto Ben-Gurion, mientras se preparaba para ir a Berlín, Netanyahu dijo que su intención no era “absolver a Hitler de su responsabilidad”, sino demostrar que “el antepasado del nacionalismo palestino, que entonces no tenía un estado ni lo que se conoce como “ocupación,” ni los territorios ni los asentamientos, ya aspiraba, mediante la incitación sistemática, a aniquilar a los judíos.

“Para mi pesar, Haj Amin al-Husseini es hasta hoy una figura venerada en la sociedad palestina – aparece en los libros de texto y es considerado el padre de la nación – y la incitación que empezó con él, la incitación a matar judíos, todavía persiste”, dijo. “La incitación se debe detener si queremos acabar con los asesinatos. Lo primordial es reconocer los hechos históricos y no ignorarlos”.

Fuente: The Times of Israel

Edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

https://www.enlacejudio.com/2015/10/21/netanhayu-fue-un-palestino-quien-incito-a-hitler-a-exterminar-a-los-judios/

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí