avatar_default

El Tribunal Supremo de Israel ha dictaminado que una colección de manuscritos inéditos de Franz Kafka debe ser transferida de una familia israelí a la biblioteca nacional del país.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – El fallo pone fin a una batalla legal de ocho años por los documentos.

Los manuscritos estaban en posesión de la familia de Esther Hoffe, el secretario del amigo de Kafka Max Brod.

La familia había argumentado que tenía pleno derecho a poseer los manuscritos después de su muerte.

David Blumberg, presidente de la Biblioteca Nacional de Israel, dijo que el fallo era “un día de celebración para cualquier persona de la cultura, en Israel y en el extranjero”.

Dijo: “El Tribunal Supremo pidió a la Biblioteca Nacional hacer todo lo posible por revelar la herencia de Brod al público. La Biblioteca Nacional cumplirá con el mandato de la Corte y preservará los bienes culturales, manteniéndolos en el país, y haciéndolos accesibles al público en general”.

Antes de que Kafka muriera de tuberculosis a los 41 años en 1924, dejó instrucciones de que sus bienes fueran quemados. Pero Brod ignoró su petición y publicó algunos de ellos.

Estos trabajos incluyen El proceso, La metamorfosis y El Castillo, que sirvieron para que Kafka se convirtiera en uno de los novelistas más famosos del siglo 20.

Brod sacó de contrabando los escritos de Kafka fuera de su ciudad de Praga en 1939, salvándolos de los nazis. Brod murió en 1968 y legó su colección a su secretaria Esther Hoffe.

Ella había mantenido la colección en su apartamento de Tel Aviv, así como en cajas de seguridad en Israel y Suiza.

Max Brod fue un amigo, biógrafo y editor de Franz Kafka
Max Brod fue un amigo, biógrafo y editor de Franz Kafka

La batalla legal sobre quién tiene derecho a poseerlos comenzó después de su muerte en 2007.

Muchos otros tesoros
Algunas de las cajas se abrieron en Zurich en 2010, pero sus contenidos fueron revelados solamente a un juez israelí.

En 2012, un tribunal de familia en Tel Aviv dictaminó que Brod había ordenado explícitamente a Hoffe catalogar y transferir su colección “a la biblioteca de la Universidad Hebrea de Jerusalem o la biblioteca municipal de Tel Aviv, o cualquier otra institución pública en Israel o el extranjero”. El Tribunal Supremo ha acordado ahora este fallo.

Un comunicado en la web Biblioteca Nacional dijo que los materiales que va a recibir la Biblioteca Nacional “incluyen correspondencias manuscritas de Kafka a Max Brod, periódicos de París de Kafka, dibujos, y muchas de las obras de Max Brod y las cartas a Kafka”.

“Es razonable suponer que muchos otros tesoros están escondidos entre el material personal de Max Brod que será expuesto y catalogado por la Biblioteca Nacional.

“A medida que pasa el tiempo van a ser accesibles en forma más amplia para las generaciones venideras”.

Fuente: BBC – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí