Inicio » Destacado » Nasrallah: “Mientras Irán tenga dinero, Hezbolá tendrá dinero”

Nasrallah: “Mientras Irán tenga dinero, Hezbolá tendrá dinero”

HANIN GHADDAR
Según los jóvenes chiíes entrevistados, dos incentivos podrían evitar un viaje incierto al campo de batalla de Siria: puestos de trabajo y préstamos.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – El 3 de mayo de 2016, el Banco del Líbano – el banco central del Líbano – emitió una circular ordenando a todos los bancos cerrar las cuentas pertenecientes a personas e instituciones asociadas con Hezbolá. Esta orden fue emitida tras la legislación estadounidense conocida como Ley de Prevención de Financiación Internacional de Hezbolá (HIFPA), que se convirtió en ley a mediados de diciembre de 2015. Desde mayo, cientos de cuentas se han cerrado, provocando el pánico entre los negocios vinculados a Hezbolá y otras entidades .

El secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, ridiculizó las sanciones de Estados Unidos, alegando que no tendrían ningún impacto en el grupo debido a que reciben su dinero de Teherán. A pesar de ser un hecho bien conocido, el reconocimiento público de Nasrallah de la financiación iraní fue la primera hecha por un funcionario de Hezbollah. El 24 de junio, Nasrallah declaró: “Mientras Irán tenga dinero, Hezbollah tendrá dinero … Nuestro dinero nos está llegando de la misma manera que recibimos los misiles con los que amenazamos a Israel … Ningún banco en el mundo puede evitar que el dinero llegue a nosotros”. Pero también advirtió a los funcionarios libaneses en contra de sancionar a chiíes sin relación con Hezbolá. Dos semanas antes de los comentarios de Nasrallah, la explosión de una bomba había atacado la sede del Blom Bank en Beirut, el segundo banco más grande del Líbano y una de las instituciones financieras que habían congelado las cuentas vinculadas a Hezbolá.

Hezbolá no irá a la quiebra en el corto plazo. Sin embargo, el grupo ha cambiado drásticamente sus políticas de gasto desde su entrada en la guerra de Siria a finales de 2011. El efecto de estos cambios presupuestarios ha sido una mezcla de creciente militarización y mayor aislamiento que nunca. Durante una serie de entrevistas con combatientes de Hezbolá, miembros y partidarios, un sentimiento estaba claro: estas personas estarían dispuestas a considerar oportunidades económicas fuera del ámbito del grupo.

MÁS DINERO PARA OPERACIONES MILITARES REGIONALES
Históricamente, Hezbolá ha dividido su gasto entre sus sectores militares y de servicios, y entre su comunidad central en el Líbano y la comunidad chií regional más amplia. Hoy, sin embargo, Hezbolá se ha transformado en una milicia regional – o brazo militar de Irán en la región – y la mayor parte del dinero procedente de la República Islámica está financiando las operaciones militares del grupo en Siria, Irak, Yemen, y donde quiera que Irán busque fuerzas de campo afines. La mayoría de las instituciones de servicios de Hezbolá, tales como centros de salud, todavía están en su sitio, pero no están suficientemente bien financiados como para atender a toda la comunidad y, por tanto, atender a los combatientes y sus familias proveyendo los servicios básicos como atención médica y salarios.

A principios de este año, un ex miembro del Parlamento dijo al Financial Times que Hezbolá tenía una nómina básica de 80.000, y 400.000 cuando incluyen miembros de la familia, con la cantidad más grande que asciende a aproximadamente una décima parte de la población del Líbano. Esto significa que aproximadamente una cuarta parte de los chiíes libaneses están recibiendo salarios de Hezbolá. Con cada vez más recursos dedicados a operaciones de combate fuera del Líbano, ha surgido una división entre los combatientes y sus dependientes – que todavía reciben beneficios – y otros miembros y partidarios no combatientes de Hezbolá, que evidentemente, se espera que renuncien a sus beneficios hasta que la guerra haya terminado.

Buscando cubrir tales gastos no militares, Hezbollah tenía la esperanza de recurrir a fuentes alternativas, como donaciones de chiíes libaneses ricos, según los informes. Funcionarios de Hezbolá habían pedido supuestamente a esos residentes pudientes que patrocinaran a los niños, incluidos los de los combatientes de Hezbolá heridos, y proveyeran su educación y vestimenta.

Aunque Hezbolá sigue utilizando la retórica de la “resistencia” que ha empleado mucho tiempo dentro de la comunidad, centrándose en la opresión y la ocupación israelí, el grupo se ha vuelto corporativo a la hora de reclutar y motivar a los combatientes con salarios y servicios a sus familias. La mayoría de estos combatientes proceden de barrios pobres y no tienen otras fuentes de ingresos. Por eso, cuando Hezbolá ofrece un contrato de dos años que consiste en $ 500- $ 1,200 en salario mensual más beneficios, los jóvenes pobres con pocas perspectivas ven una buena oportunidad, con el potencial de avanzar. Antes de la guerra de Siria, los acólitos de Hezbolá veían la “resistencia” como un llamado o una misión. Actualmente, los combatientes que se desplazan a Siria se refieren a su tarea simplemente como “el trabajo”.

hezbola

NO ES UNA BATALLA SAGRADA
La guerra ha agotado a la comunidad chiíta del Líbano en muchos niveles, pero el efecto ha sido particularmente grave para los residentes pobres de los barrios controlados por Hezbolá. Muchos combatientes vuelven en bolsas para cadáveres, y muchos más vuelven incapacitados permanentemente. La comunidad en su conjunto se ha vuelto altamente militarizada, con tendencia a la violencia y la intimidación, dando lugar a un serio aumento de la delincuencia, especialmente en los barrios más pobres. En el bastión de Hezbolá Dahiya, por ejemplo, un informe mostró el mayor incremento porcentual en crímenes el año pasado de todas las áreas del Líbano – y la cifra sigue aumentando.

Los chiíes libaneses también están profundamente aislados, rechazados por otros grupos en el Líbano y en todo el mundo árabe. Pese a las afirmaciones de Hezbolá, no todos los chiítas libaneses apoyan a Hezbolá, pero se considera que la comunidad apoya ampliamente a la organización. En consecuencia, los chiíes cada vez más luchan por encontrar trabajo en el Golfo, o en instituciones de propiedad de los sunitas en el Líbano. Tampoco es que la retórica sectaria cada vez más agresiva de Hezbolá deje paso a la diversidad chií intracomunal. La comunidad está totalmente paralizada por el miedo: miedo a los islamistas sunitas a su alrededor, que Hezbolá afirma continuamente, están tratando de matarlos a todos y temen al propio Hezbollah, que está actuando con más fuerza en el interior de los barrios chiíes, supuestamente para detener el crimen y mantener la seguridad . Dado que se erigen muros alrededor de la comunidad, los chiíes libaneses sienten cada vez más que no tienen más remedio que depender de Hezbolá y sus recursos.

¿UNA SALIDA?
Pero todos los entrevistados por este autor quieren una salida: mediante la emigración, un trabajo fuera de Dahiya, o un préstamo para iniciar un negocio en otro lugar. “No es que no me guste mi comunidad o Hezbolá, sólo quiero que mis hijos tengan mejores oportunidades de las que tengo yo”. dijo Ali, que vive en un barrio pobre llamado Burj al-Barajneh. Ali ha intentado obtener un préstamo para iniciar un negocio de celulares en las afueras de Dahiya, pero dado que no tiene trabajo estable, ningún banco se lo concede. “No soy empleado, y no puedo serlo a menos que me haga combatiente de Hezbolá”, explicó, “así que ¿por qué me iba a ayudar un banco?”

Muhammad – combatiente de Hezbollah en Siria – ocultó hasta su cuarta entrevista r que se había unido a la guerra porque necesitaba el dinero desesperadamente. Dos meses más tarde, su hermano lo siguió porque quería ahorrar dinero para comprar un coche y hacerse conductor de taxi.

Hassan, otro luchador, sólo quería salir del Líbano:… “Iré a cualquier parte, no tengo nada aquí, sólo me llaman para aplaudir y saludar durante los discursos y festivales, y luego vuelvo a acumular deuda. Esta no es vida”.

Muchos de estos jóvenes son impulsados por el miedo antes señalado, la necesidad de pertenecer, y la retórica sectaria focalizando el nuevo enemigo de la comunidad, los sunitas, en oposición a su némesis permanente, Israel. Pero por debajo de esta dinámica de superficie, se puede sentir la impotencia. Y de acuerdo con la mayoría de estos jóvenes chiitas, dos incentivos particulares podrían alejarlos de la violencia sectaria y la perspectiva de una muerte en el campo de batalla en Siria: préstamos y puestos de trabajo.

De hecho, una serie de barrios dentro de Dahiya están floreciendo económicamente, y una mirada de cerca revela la proliferación de pequeños negocios como cafeterías y distribuidores de teléfonos celulares. Como era de esperar, los combatientes no proceden de estos barrios, donde los jóvenes de clase media a menudo pueden tomar prestados $ 5,000 para iniciar un negocio. “Eso es todo lo que se necesita”, dijo uno de los propietarios. “Sólo se necesita tener acceso a esta cantidad, y ya estás”. Una de las razones de que estas empresas estén prosperando es que a pesar de sus problemas, Dahiya comprende una especie de zona libre, donde todo es más barato y prácticamente libre de impuestos, resultado de la efectiva autonomía de Hezbolá. Muchos libaneses, por lo tanto, visitan Dahiya para comprar productos baratos. Pero los residentes chiíes que no pueden obtener un préstamo deben conseguir un trabajo – la mayoría de las veces a través de Hezbolá y, cada vez más, como luchadores, una situación de la que Hezbolá no se queja.

Crear alternativas económicas para los jóvenes chiíes podría no hacerlos anti-Hezbolá, pero les ofrecería una opción, y una manera de poner fin a su dependencia de los recursos de Hezbolá. Si bien no existe una fórmula mágica para poner fin a la militarización de la comunidad chií, aislarla, o aceptar su aislamiento del resto del Líbano, sólo será en favor de Hezbolá.

Ayudando a facilitar puestos de trabajo para jóvenes chiíes del Líbano, la comunidad internacional podría hacer mucho para reducir la capacidad de Hezbolá de reclutar combatientes. Hezbolá es muy consciente de este hecho, y por lo tanto la organización dedica gran esfuerzo a socavar los esfuerzos de la ayuda internacional – incluyendo la de Estados Unidos – destinada a mejorar el bienestar de la comunidad chiíta. El desafío para la comunidad internacional es perseverar con este alcance a los chiítas del Líbano y al mismo tiempo exponer a Hezbolá por su hipocresía – es decir, su pretensión de defender los intereses de los chiítas al tiempo que evita la entrega de ayuda.

Como un combatiente de Hezbollah en permiso de fin de semana confesó: “Encuéntrame un trabajo en cualquier parte, y mañana vuelvo de Siria”.

Hanin Ghaddar, periodista e investigadora libanesa veterana, es la primera Friedmann Visiting Fellow en el Instituto Washington.

Fuente: Washington Institute – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *