avatar_default

SHOSHANNA SOLOMON

Científicos de la Universidad Ben-Gurion dicen que altos niveles de SIRT6 facilitan la reparación del ADN, recomiendan concentrarse en mantener su producción en el cuerpo.

Los investigadores explican que la ausencia de una proteína específica en pacientes con Alzheimer puede contribuir al inicio de la enfermedad.

El envejecimiento es el resultado de la acumulación de daños en el ADN – esencialmente la imposibilidad del cuerpo de implementar procesos para reparar el ADN.

Según la Asociación de Alzheimer, se estima que 5.5 millones de estadounidenses actualmente viven con demencia de Alzheimer, de los cuales 5.3 millones tienen más de 65 años y los 200.000 sufren de Alzheimer de inicio temprano. Una de cada 10 personas de 65 años padecen la enfermedad.

Según el estudio, publicado el mes pasado en Cell Reports, uno de los componentes clave en este proceso de reparación del ADN es la proteína SIRT6. Los investigadores de la Universidad Ben-Gurión (BGU) determinaron que altos niveles de SIRT6 facilitan la reparación del ADN mientras que los niveles bajos permiten la acumulación del daño en el ADN.

“Analizamos muestras de pacientes con Alzheimer y encontramos una notable reducción de SIRT6 en niveles de proteína y mRNA”, explicaron. “Nuestros hallazgos indican que la SIRT6 protege al cerebro de la acumulación natural de daños en el ADN, y a su vez evita la neurodegeneración”.

Los investigadores probaron su hipótesis en otras enfermedades neurodegenerativas además de Alzheimer, y encontraron una deficiencia de la proteína SIRT6 en los pacientes.

“Si la disminución de SIRT6 y la falta de reparación del ADN es el comienzo de la cadena que conduce a enfermedades neurodegenerativas en personas mayores, debemos enfocar nuestra investigación en cómo mantener la producción de SIRT6 y evitar el daño del ADN que lleva a estas enfermedades, dijo en un comunicado la Dra. Debora Toiber, del Departamento de Ciencias de la Vida de BGU.

El laboratorio de Toiber es uno de los pocos en el mundo que investiga los efectos de SIRT6 en el cerebro y su conexión con enfermedades neurodegenerativas, dice el comunicado.

El estudio fue financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Espacio de Israel.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí