Enlace Judío México. Operación Opera es el nombre en clave de la incursión de la Fuerza Aérea israelí en 1981 que destruyó completamente el reactor nuclear iraquí en Osirak.

Visión de conjunto

Las fuerzas estadounidenses y de la coalición pudieron haberse enfrentado a un Irak con armas nucleares durante la Guerra del Golfo Pérsico en 1991, y de nuevo durante la invasión estadounidense de Irak en 2003, si Israel no hubiera destruido el reactor nuclear de Irak en 1981.

El ataque, con el nombre de código “Operación Opera“, sorprendió a los iraquíes y al resto del mundo, aunque para Israel había estado en sus planes durante mucho tiempo. Sólo después de los fracasos en el frente diplomático y la consulta de expertos militares y de inteligencia con el gabinete del primer ministro Menajem Beguin, Israel decidió seguir adelante con el ataque al reactor iraquí.

Irak estableció su programa nuclear en la década de 1960, pero no fue capaz de hacer avances significativos hasta finales de 1970. En la década de 1970, Irak intentó comprar un reactor de producción de plutonio de Francia. Irak también quiso comprar un reactor de reprocesamiento. Francia negó estas solicitudes, pero, en cambio, aceptó construir un reactor de investigación y laboratorios de investigación. Con el apoyo de Francia, Irak comenzó la construcción de un reactor nuclear de 40 megavatios de agua ligera en el Centro Nuclear Al Tuwaitha. El tipo de reactor fue llamado Osiris, por el dios egipcio de los muertos. Los franceses cambiaron el nombre del reactor que estaban suministrando a Irak por Osiraq, para incluir el nombre de Irak en el título. Los iraquíes lo llamaron “Tammuz” por el mes del calendario árabe en el que el partido Baath llegó al poder en 1968.

Durante la guerra entre Irán e Irak, el 30 de septiembre de 1980, un par de aviones iraníes Phantom, parte de un grupo de aviones que atacaban una planta de energía convencional cercana, bombardearon el reactor de Osirak, pero sólo se reportaron daños leves.

La inteligencia israelí confirmó las intenciones de Irak de desarrollar armas nucleares en el reactor nuclear de Osirak y era consciente de las amenazas iraquíes contra Israel. Mientras que en 1981 algunas estimaciones indicaban que Irak estaba a cinco o diez años de construir armas nucleares, otros informes de inteligencia estimaron que Irak podría tener una bomba al cabo de un año o dos. Más tarde se demostró que Irak estaba a menos de un año de obtener armas nucleares.

Israel realizó un intenso esfuerzo diplomático para tratar de detener la financiación y el apoyo francés al proyecto iraquí. Los israelíes sabían que había poco tiempo porque, si los esfuerzos diplomáticos fracasaban, tendrían que lanzar un ataque militar antes de que el reactor estuviera cargado de material nuclear para evitar el peligro de una caída nuclear del ataque.

La decisión de usar medios militares para destruir el reactor iraquí no fue tomada a la ligera.

La diplomacia fracasa

Cuando los israelíes se enteraron de la amenaza iraquí, durante el mandato de Itzjak Rabin, iniciaron negociaciones diplomáticas. Tras la elección de Beguin como Primer Ministro, nombró a Moshé Dayan como Ministro de Relaciones Exteriores. Dayan participó en una febril batalla diplomática para tratar de evitar un Irak armado con armas nucleares.

La diplomacia israelí comprometió a Francia, Italia (los principales proveedores del reactor) y Estados Unidos. Un equipo negociador israelí de alto nivel, dirigido por el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Itzjak Shamir, negoció con los presidentes franceses Valery Giscard-D’Estaing y su sucesor François Mitterand. Los franceses resultaron intransigentes, buscando sus propios intereses económicos, ya que Irak era, con diferencia, su principal cliente de hardware militar. Los pagos a Francia se producían principalmente en forma de petróleo. Según Shamir, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Claude Cheysson, le dijo que sólo había dos grandes potencias árabes: Irak y la OLP. A pesar de la afinidad personal de Shamir hacia los franceses, dado que lo habían protegido mientras era miembro de la sublevación pre-estatal contra la ocupación británica de Israel, quedó extremadamente decepcionado cuando se dio cuenta de que Francia no estaba dispuesta a cooperar e impedir que el Irak de Saddam Hussein se convirtiera en un estado nuclear, a pesar de las súplicas urgentes y emocionales de los israelíes de que Irak estaba preparando un holocausto nuclear contra Israel y el pueblo judío.

Shamir informó que los italianos, un importante consumidor de petróleo iraquí, eran igualmente poco cooperativos. Ellos rechazaron cualquier participación en Osirak y respondieron a los llamamientos israelíes con indiferencia. Cualquier esperanza de que la amenaza nuclear a Israel se pudiera contener por medios diplomáticos descansaba únicamente en la cooperación estadounidense.

En reuniones con el Secretario de Defensa Casper Weinberger y el Secretario de Estado Alexander Haig, hubo acuerdo sobre la evaluación israelí de la amenaza nuclear iraquí. Los representantes estadounidenses incluso verificaron las evaluaciones israelíes de que Irak estaba trabajando para alcanzar la capacidad nuclear y explotarían la capacidad de influir y destruir a Israel. A pesar del consenso estadounidense, los estadounidenses se negaron a actuar, tal vez porque no comprendían realmente el peligro, o porque no querían molestar a Irak, y luego luchar contra el enemigo de Estados Unidos, Irán. Según Moshé Nissim, entonces Ministro de Justicia de Israel, si Irak hubiera obtenido armas nucleares, habría sido cortejado por los Estados Unidos y la Unión Soviética.

Oposición interna

A pesar del fracaso de la diplomacia, el gobierno israelí aún participó en un debate sobre la conveniencia de una acción militar contra el reactor. Shimon Peres, entonces presidente del Alineamiento Laborista en la Knesset, intentó disuadir al gobierno de llevar a cabo el ataque, alegando que Israel sería como un “cardo en el desierto” después de la operación.

Peres no fue el único que se opuso a la incursión en Osirak. En las deliberaciones ante el Gabinete, los opositores al ataque representaban alrededor de la mitad de los que participaron en las discusiones. Alegaban que el ataque uniría al mundo árabe, sería considerado un acto de guerra, dañaría el acuerdo de paz con Egipto, daría lugar a la destrucción del reactor nuclear de Israel en Dimona, alentaría la acumulación de armas en el mundo árabe y conduciría a un embargo europeo y estadounidense sobre Israel.

Según Moshé Nissim, fue la necesidad de lidiar con el peligro de una bomba atómica en manos de un gobernante árabe peligroso e irresponsable que no vacilaría en usarla contra Israel lo que convenció a Beguin de la urgencia y la necesidad de destruir el reactor iraquí. Además, Beguin sabía que el Likud tenía la posibilidad de perder las próximas elecciones. Si el Partido Laborista, liderado por Shimon Peres, llegaba al poder, Beguin temía que los planes para impedir que Irak obtuviera un arsenal nuclear quedaran archivados. Beguin, sin embargo, no estaba dispuesto a permitir que la seguridad de Israel se debilite por consideraciones electorales.

Factores psicológicos

La psicología del Holocausto desempeñó un papel importante en la toma de decisiones de Menajem Beguin. Según Rafael Eitan, jefe de Estado Mayor en el momento del ataque, Beguin insistió en que él “no será el hombre en cuyo tiempo habrá un segundo Holocausto“.

Antes de que se tomara la decisión, Israel investigó una variedad de opciones para destruir el reactor: comandos, paracaidistas, helicópteros y aviones Phantom. Los israelíes se enfrentaban a innumerables obstáculos. No conocían la capacidad de las defensas aéreas de Irak. La distancia entre Israel e Irak era también un desafío: volar sobre el territorio enemigo sin ser detectado sin reabastecimiento planteaba numerosas dificultades. En 1979, sin embargo, los israelíes descubrieron que sus recién adquiridos F-16 eran capaces de transportar dos bombas de una tonelada a baja altitud sin necesidad de reabastecimiento de combustible.

Sin embargo, cuando Israel descubrió que tenía la capacidad de lanzar el ataque, no reaccionó de inmediato. En cambio, en un movimiento poco convencional, el Jefe de Estado Mayor Rafi Eitan, en cambio, permitió a los oficiales del Estado Mayor General e Inteligencia expresar sus opiniones sobre los méritos de tal ataque. En ese momento, los partidarios y opositores estaban igualmente divididos, pero, según Eitan, los que se opusieron a la operación en 1981 ahora se daban cuenta de que estaban equivocados.

El gabinete recibió la noticia de que “se espera un envío de 90 kilogramos de barras de combustible de uranio enriquecido de Francia a Irak, listo para la radiación”. El momento en que las varillas fueran colocadas en el reactor, habría peligro de radiación si el reactor era atacado. Éste fue el factor decisivo para el viceprimer ministro Igal Yadin, que inicialmente se había opuesto al plan, pero cambió de opinión después de recibir las noticias sobre las barras de combustible.

Logística

Los israelíes tuvieron que quitar algunos de los tanques de combustible de los F-16 para hacer espacio para las municiones pesadas necesarias para el ataque. También necesitaban asignar F-15 para proteger a los atacantes en caso de que fuera necesario involucrar a los iraquíes. La misión fue abortada una vez y la fecha del ataque fue reprogramada para el mes siguiente.

El 7 de junio de 1981, la misión recibió luz verde. El Jefe de Estado Mayor de las FDI, teniente general Rafael Eitan, informó a los pilotos personalmente. Con una emoción inusual, les dijo: “La alternativa es nuestra destrucción”. Con esa expresión en mente, catorce F-15 y F-16 salieron volando de la pista de la base Etzion de la Fuerza Aérea en el Neguev, y procedieron a pasar por el espacio aéreo jordano, saudí e iraquí, para atacar el reactor nuclear iraquí construido por Francia. El vuelo a Irak fue hecho a baja altura para minimizar la posibilidad de ser detectados por el radar de aviones en cualquiera de las naciones árabes que los aviones sobrevolaron.

El rey Hussein de Jordania estaba de vacaciones en Aqaba durante el ataque. Al ver los aviones pasar por encima de su cabeza, inmediatamente notificó a los iraquíes para advertirles que podrían ser blanco de un ataque israelí. Parece que Irak nunca recibió el mensaje, ya que errores de comunicación impidieron que el mensaje llegara a Irak.

Sin la advertencia del rey Hussein, las defensas iraquíes fueron sorprendidas por completo y abrieron fuego demasiado tarde. En un minuto y veinte segundos, el reactor estaba en ruinas.

El ataque fue universalmente criticado. Estados Unidos votó a favor de una resolución del Consejo de Seguridad que condenaba a Israel y, como castigo, retrasó el envío de un avión a Israel que ya había sido autorizado.

La destrucción del reactor ayudó a numerosos países, además de Israel. Si Irak hubiera obtenido armas nucleares, podría haber logrado la hegemonía regional. Diez años después del ataque, el gobierno estadounidense lo reconoció. En junio de 1991, durante una visita a Israel después de la Guerra del Golfo, el entonces secretario de Defensa, Richard Cheney, dio al General de División David Ivry, entonces comandante de la Fuerza Aérea israelí, una fotografía por satélite del reactor destruido. En la fotografía, Cheney escribió: “Para el general David Ivri, con agradecimiento y valoración por el destacado trabajo que hizo en el Programa Nuclear Iraquí en 1981, lo que facilitó mucho nuestro trabajo en Tormenta del Desierto”.

El profesor Louis Rene Beres escribió que “los ciudadanos de Israel, junto con los judíos y los árabes, los estadounidenses y otros soldados de la coalición que lucharon en la guerra del Golfo, deben su vida al valor, la habilidad y la previsión de Israel en junio de 1981. Si no hubiera sido por la brillante incursión de Osirak, las fuerzas de Saddam pudieron haber sido equipadas con ojivas nucleares en 1991. Irónicamente, los saudíes también están en deuda con Jerusalem. Si no hubiera sido por la decisión del Primer Ministro Beguin de proteger al pueblo israelí en 1981, los SCUD de Irak que cayeron sobre Arabia Saudita podrían haber generado inmensas bajas y una irradiación letal”.

Según Itzjak Shamir, “la disuasión no fue alcanzada por otros países – Francia e Italia – e incluso Estados Unidos. Fue alcanzada por el Estado de Israel y su primer ministro que decidió, actuó y creó un hecho del que nadie en el mundo hoy – a excepción de nuestros enemigos – se arrepiente”.

Fuente: Jewish Virtual Library – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈