Inicio » Judaísmo » La palabra judía del día: Péraj/Flor

La palabra judía del día: Péraj/Flor

Enlace Judío México – En Enlace Judío los queremos invitar a conocer un poco más de las múltiples culturas que conforman la identidad judía. Cada día les traemos una palabra nueva en alguna de las diversas lenguas que usan los judíos en todo el mundo.

Hoy les traemos una palabra sencilla: Péraj, que quiere decir, flor.

Pero queremos hablarles de una flor muy especial. La flor de la imagen que acompaña este artículo se llama en hebreo nurit, y su nombre científico es Ranunculos asiaticus.

Esta flor crece silvestre en Israel, y florece hermosa a pesar de las duras condiciones de sequedad que matarían a muchas otras plantas.

Pero lo más extraordinario de esta flor es que, vista bajo un microscopio, sus células tienen la forma de una estrella de David.

“Realmente es algo simbólico”, dice la doctora Rina Kamenetsky, investigadora del Instituto Volcani de Israel, quien realizó el sorprendente descubrimiento al intentar comprender los mecanismos de supervivencia de esta resistente especie.

Esta flor también se conoce en los círculos botánicos como una ‘planta de resurrección’ ya que, explica Kamenetsky, puede vivir sin agua, y ‘resucita’ cuando hay agua disponible.

Kamenetsky y sus colegas descubrieron que las raíces de almacenamiento de agua de esta flor tan especial tienen un mecanismo especial para resistir la sequía y el calor que no se ha encontrado en ninguna otra planta hasta el momento.

Pero Kamenetsky también encontró una sorpresa adicional: bajo un microscopio, las células de la raíz adoptan la forma de estrellas de David entrelazadas.

Esta es la primera vez que Kamenetsky vio esta forma de a Estrella de David en las células de cualquier planta. Resulta que las paredes celulares de las raíces de almacenamiento de esta planta en particular sirven como escudo.

En invierno, cuando llega la primera lluvia, las paredes de las celdas bloquean la entrada repentina de agua que puede hacer que las células exploten. Al mismo tiempo, protegen a las células de la deshidratación al absorber agua.

Las paredes de las células que sirven como un escudo todo el año también parecen un escudo: el escudo de David.

“Nunca antes habíamos visto una estructura como esta en las paredes celulares de las plantas”, dice ella. “Esta es una estructura muy rara, tal vez incluso única”.

Kamenetsky dirige el Departamento de Horticultura Ornamental del Instituto Volcani, que forma parte de la rama de investigación del Ministerio de Agricultura de Israel, responsable de planificar, organizar y ejecutar la mayor parte del esfuerzo de investigación agrícola de Israel. Ahora planea la colaboración con investigadores de Francia, Italia y Sudáfrica para comprender el mecanismo de supervivencia tan especial de esta variedad israelí.

La forma más común en estado silvestre de esta flor consiste en cinco pétalos con un centro negro, aunque las variedades que se comercializan existen en una variedad de colores, incluyendo blanco, amarillo, rosa, rojo y magenta. Tanto los tipos silvestres como los cultivados tienen el mismo mecanismo de supervivencia inusual, dice Kamenetsky.

“El valor de esta investigación es que si podemos entender estos mecanismos, podemos dotar a otras plantas de estas habilidades, algo cada vez más importante en un mundo en proceso de desertificación”, explica.

“Cuando doy conferencias sobre esta investigación, la llamo: ‘Cómo hacer frente a la vida estresante en Israel’. Puede ser que, cuando se trata de supervivencia, nuestra propia nurit tiene algo que enseñarle a las plantas del mundo”.

Kamenetsky, quien nació en Kazajastán, emigró a Israel en 1990 y desde entonces se ha hecho un nombre internacional en el campo de la horticultura ornamental, desarrollando plantas nativas en cultivos ornamentales que pueden cultivarse comercialmente y venderse como flores cortadas o plantas en macetas.

Israel está a la vanguardia de este campo. Entre el 20 y el 40 por ciento de las flores que Israel comercializa cada año son variedades nuevas, señala Kamenetsky, y agrega que ningún otro país, excepto Holanda, tiene un porcentaje tan alto de variedades nuevas.

Con información de Israel 21c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend