avatar_default

Enlace Judío México – El proyecto de ley aprobado por el parlamento polaco que ha criminalizado incluso hablar de “campos de muerte polacos”, ha sido severamente criticada por tratar de negar la responsabilidad de polacos en el Holocausto cometido por los nazis.

El gobierno de Israel se ha expresado de manera oficial en contra del proyecto de ley polaco aprobado ayer en la que se criminaliza la negación de la responsabilidad de Polonia en el Holocausto.

En un mensaje de la Oficina del Primer Ministro, Benjamín Netanyahu condenó firmemente la legislación y ha pedido al embajador israelí en Polonia que se reúna con el primer ministro para tratar el tema.

“La ley es infundada y me opongo a ella de manera determinada. No se puede cambiar la historia, y es inaceptable negar el Holocausto. He instruido a la Embajada de Israel en Polonia para que se encuentre esta noche con el primer ministro de Polonia y exprese frente a él mi firme posición en contra de esta ley”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, cuyo titular también es Netanyahu, expresó su posición.

Israel se opone a la propuesta de ley y pide al gobierno de Polonia que la modifique, antes de la continuación del procedimiento legislativo. Ninguna ley puede cambiar la verdad histórica y no hay lugar para educar a las familias de los sobrevivientes del Holocausto que viven día a día el recuerdo de sus seres queridos que perecieron”.

A lo largo de este sábado, que por demás es también el Día Internacional del Holocausto, diversas voces en Israel se han levantado en contra de la legislación polaca que fue aprobada por su parlamento, entre ellos ministros del gabinete de Netanyahu y los líderes de la oposición.

Gilad Erdan, ministro de Seguridad Pública, aseveró por medio de una publicación de Twitter su desaprobación y pidió al gobierno polaco que actúe.

“La ley aprobada por el parlamento polaco es una ley amenazante y terrible que hiere a la posibilidad de educar en contra del odio y el racismo. No se puede negar la participación de muchos polacos en el Holocausto y su ayuda a los nazis en los actos de asesinato. Llamo al gobierno de Polonia para que actúe de manera inmediata y cancele esta vergonzosa ley”.

https://twitter.com/giladerdan1/status/957292331631284224

 

Por su parte, el ministro de Comunicaciones, Yisrael Katz, expresó en otra publicación.

“Justo en la semana en la que recordamos en todo el mundo los horrores del Holocausto, en el que fueron asesinados 6 millones de judíos, el parlamento polaco aprueba una severa ley cuyo único fin es negar la participación y la responsabilidad de Polonia en la terrible masacre que ocurrió en su territorio. No olvidamos y no perdonamos”.

El ministro de finanzas, Moshe Kahlon, aseveró que nadie tendrá éxito en cualquier intento de negación del Holocausto.

“La decisión del parlamento polaco es desafortunada y extraña. Hay una verdad histórica, fuerte y probada, e incluye en ella los horrores de la opresión nazi ya sus colaboradores, entre ellos también Polonia. Nadie tendrá éxito en negar el recuerdo del Holocausto, y mucho menos en el día internacional del Holocausto.

Algunas otras voces en el espectro político de Israel se han levantado ya contra la legislación polaca. El caso más inquietante hoy fue el del legislador Yair Lapid, que al criticar la ley, fue atacado por la embajada de Polonia en Israel, la que llegó al punto de insinuar que Israel mismo necesita educación del Holocausto para evitar decir “calumnias”.

La legisladora israelí Merav Mijaeli pidió que Israel retire su misión diplomática en Polonia y consideró que es inaceptable que Israel “envíe [a Polonia] a sus chicas y chicos a aprender cómo niegan de responsabilidad en el Holocausto de su pueblo”.

El miembro de la Unión Sionista y ex líder de la oposición, el legislador Itzjak Herzog, pidió a Netanyahu que llame al embajador de Israel en Polonia para consultas sobre la ley que consideró “inaceptable”.

Fuente: Hadashot 4 / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Yo pienso que los polacos fueron brutalmente invadidos y ellos no fueron los culpables del holocausto. Muchisismos polacos en la Resistencia ayudaron a muchos israelitas a sobrevivir Como JUan PAblo II entonces KArol Woigtila.

    Maximiliano Kolbe era un polaco que murio, y en su celda habian sargentos polacos.
    Aqui os dejo la historia

    A fines de julio de 1941 se fugó un preso del campo de concentración de Auschwitz. El sargento polaco Franciszek Gajowniczek, de 40 años de edad, uno de los prisioneros, narró así su experiencia de aquel verano de 1941:
    Yo era un veterano en el campo de Auschwitz; tenía en mi brazo tatuado el número de inscripción: 5659. Una noche, al pasar los guardianes lista, uno de nuestros compañeros no respondió cuando leyeron su nombre. Se dio al punto la alarma: los oficiales del campo desplegaron todos los dispositivos de seguridad; salieron patrullas por los alrededores. Aquella noche nos fuimos angustiados a nuestros barracones. Los dos mil internados en nuestro pabellón sabíamos que nuestra alternativa era bien trágica; si no lograban dar con el escapado, acabarían con diez de nosotros. A la mañana siguiente nos hicieron formar a todos los dos mil y nos tuvieron en posición de firmes desde las primeras horas hasta el mediodía. Nuestros cuerpos estaban debilitados al máximo por el trabajo y la escasísima alimentación. Muchos del grupo caían exánimes bajo aquel sol implacable. Hacia las tres nos dieron algo de comer y volvimos a la posición de firmes hasta la noche. El coronel Karl Fritzsch volvió a pasar lista y anunció que diez de nosotros seríamos ajusticiados.
    Franciszek Gajowniczek3​
    A la mañana siguiente, Gajowniczek fue uno de los diez elegidos por el coronel de las SS Karl Fritzsch para ser ajusticiados en represalia por el escapado. Cuando Franciszek salió de su fila, después de haber sido señalado por el coronel, musitó estas palabras: «Pobre esposa mía; pobres hijos míos».4​ Maximiliano Kolbe, afectado por una tuberculosis desde bastante antes, estaba cerca y lo oyó. Enseguida, dio un paso adelante y le dijo al coronel: «Soy un sacerdote católico polaco, estoy ya viejo. Querría ocupar el puesto de ese hombre que tiene esposa e hijos».5​ El oficial nazi, aunque irritado, finalmente aceptó su ofrecimiento y Maximiliano Kolbe, que tenía entonces 47 años, fue puesto, junto con otros nueve prisioneros, en ayuno obligado para que muriera. Los diez condenados fueron recluidos en una celda subterránea el 31 de julio de 1941.
    Pero como —tras padecer tres semanas de hambre extrema— el 14 de agosto de 1941 aún sobrevivía junto a otros tres condenados y los oficiales a cargo del campo querían dar otro destino a la celda, Kolbe y sus tres compañeros de celda fueron asesinados administrándoles una inyección de fenol. Los cuerpos fueron incinerados en el crematorio del campo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí