Inicio » Opinión » Historia Judía » Felix Kersten, el médico del nazi Heinrich Himmler que salvó a cientos del Holocausto

Felix Kersten, el médico del nazi Heinrich Himmler que salvó a cientos del Holocausto

Enlace Judío México – Los descendientes de Kersten aún esperan que las autoridades israelíes consideren su labor y lo honren con el título de Justo entre las Naciones por su labor que salvó a cientos.

USHI DERMAN

Oscar Schindler utilizó su fábrica como tapadera para salvar a los judíos. Jan y Antonina Zabinski usaron el zoológico que tenían para el mismo propósito. Jaap Penraat de Holanda solía pasar de contrabando a judíos disfrazados de trabajadores de la construcción.

Todos ellos recibieron con justicia el título honorífico de Justo entre las Naciones del Estado de Israel. Entonces, ¿cómo es que un hombre que salvó miles de vidas usando no otra cosa que sus propias manos no fue honrado con el mismo título?

Felix Kersten nació en Tartu (actualmente Estonia) en 1898. Después de graduarse en terapia física en Helsinki, fue aprendiz en Berlín en la clínica de un notable masajista terapéutico asiático llamado Ko. Al regresar a su tierra natal, Tibet, el Dr. Ko dejó la clínica en las maravillosas manos de Kersten.

Los rumores sobre sus extraordinarias manos se extendieron rápidamente y pronto él estaba tratando a toda la aristocracia de la República de Weimar: condes, duques y príncipes. Incluso alivió los dolores del rey de Rumania, y su reputación como sanador alternativo especializado en masajes médicos iba en aumento. Pronto obtuvo éxito financiero, lo que le permitió comprar una casa grande en un barrio rico de Berlín, y se casó con una mujer aria alemana de la clase alta, adecuada para su nuevo estatus.

Todo sobre esta joven familia parecía prometedor y optimista desde su punto de vista, hasta la Segunda Guerra Mundial.

Heinrich Himmler, comandante de las SS y principal planificador del genocidio judío, sufría de graves dolores de estómago y se recuperó de ellos sólo después de ser tratado por las manos de Kersten, después de lo cual no abandonó a su médico de confianza. Himmler le pidió a Kersten que se convirtiera en su masajista personal y médico.

Durante un tiempo, Kersten logró evitar la posición no deseada, pero finalmente Himmler lo hizo elegir: o convertirse en su médico personal, o ser enviado a un campo de concentración. Quizá en un inicio podría juzgarse esta de decisión de Kersten, pero esto mismo lo llevó a salvar a muchos.

Según sus propias memorias, era tan cercano a Himmler, un hombre de por sí extremadamente supersticioso, que se convirtió en su único confidente. Himmler lo llamó “mi mago Buda“. En su nuevo trabajo, Kersten pudo escuchar todo tipo de información inquietante sobre los horrores cometidos por el régimen nazi. Llegó a la conclusión de que la habilidad que lo había convertido en sanador también lo había destinado a utilizar sus nuevas circunstancias para salvar vidas.

Aplicó un método básico de dar y recibir: un masaje por una vida (o más si era posible). Dejó de cobrarle a Himmler por los tratamientos y en su lugar presentó una nota especificando sus solicitudes, como la liberación de prisioneros clandestinos, presos en trabajos forzados, homosexuales y otros.

Himmler leería la nota y cumpliría con la demanda. La vida de Kersten estaba en peligro constante. Himmler puede haber parecido un oficial sólido y comedido, pero en el fondo era un monstruo inestable e impredecible. Solía ​​bromear diabólicamente que “cada vez que el Dr. Kersten me trata, me cuesta un perdón”.

Sin embargo, una vez se negó a Kersten. Cuando le pidió a Himmler que liberara a un gran grupo de judíos que debían ser transportados a los campos, el jefe lo miró aterrado, famoso entre los líderes nazis por ser un fanático dedicado a la idea de purgar la “Europa aria” de todos los judíos. .

Hacia el final de la guerra, Himmler comenzó a darse cuenta de que algunas de sus firmes convicciones debían ser revisadas. Aunque compartía la creencia de Hitler de que los judíos eran una raza demoníaca que envenenaba al mundo, se dio cuenta de que el final de la guerra estaba cerca, y comenzó a considerar usar la fuerza de aquellos a quienes consideraba “cucarachas” para guiar a los aliados a firmar un acuerdo.
Sintiendo el cambiante estado de ánimo de su jefe y paciente, Kersten organizó una reunión clandestina en su casa entre Himmler y el delegado sueco del Congreso Judío Mundial, Norbert Masur.

En la noche del 20 de abril de 1945, en el abismo de la caída en picada del Tercer Reich y con el Ejército Rojo marchando a tan poco de Berlín, Hitler reunió a sus amigos y subordinados para celebrar su 56º cumpleaños. En algún momento, Himmler se despidió y salió a encontrarse con Masur. ¡Si tan solo el Führer hubiera sabido hacia dónde se dirigía su “fiel Heinrich“, directamente desde su fiesta de cumpleaños!

Después de las 2 a.m. El auto de Himmler se detuvo frente a la casa de Kersten. En  el libro El doctor del diablo: Felix Kersten y la trama secreta para volver a Himmler contra Hitler, del historiador estadounidense John H. Waller, la reunión se describe en detalle. Himmler pronunció un discurso de dos horas y media lleno de patéticas autojustificaciones, mentiras y afirmaciones racistas. Kersten y Masur estaban sentados quietos, concentrándose en su objetivo: aprovechar la reunión para salvar a tantos judíos como pudieran, lo que, al final de la reunión, lograron.

Himmler aprobó la liberación de miles de prisioneros, la mayoría de ellos jóvenes judías que fueron trasladadas a Suecia, rescatadas de una muerte segura. Una de ellas fue Tania Zvi, que se casó con el futuro legislador de Israel, Aryeh Eliav.

Después de la guerra, Felix Kersten se estableció en Suecia, donde falleció en 1960. Sus descendientes aún esperan que las autoridades israelíes consideren su labor y lo honren con el título de Justo entre las Naciones.

Fuente: Museo Nahum Goldman de la Diáspora Judía / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Suscríbete al boletín diario
Para recibir las noticias más relevantes del día
Suscríbete ahora
Suscríbete a nuestro newsletter semanal
Para recibir las noticias más relevantes de la semana
Suscríbete ahora
Enlace Judío
Suscríbete a nuestro newsletter para estar enterado de nuestras noticias más relevantes
Información es poder
Semanal
Todos los días
Enlace Judío
Información es poder
Suscríbete a nuestro newsletter para estar enterado de nuestras noticias más relevantes
Todos los días
Semanal

Send this to friend