Enlace Judío México.- Según informes, el presidente Donald Trump expresó su interés en establecer conversaciones entre EE.UU. y Rusia en un intento por restablecer las relaciones entre las dos principales potencias militares del mundo.

TOM O’CONNOR

Trump dio un discurso muy esperado el viernes en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, donde afirmó su postura de “América Primero” ante los líderes mundiales, los magnates de negocios y otras figuras prominentes. Si bien Trump se ha esforzado por priorizar los intereses de EE.UU. por encima de todos los demás, asumió el cargo hace un año y prometió mejores lazos con Rusia. Las acusaciones generalizadas de la intromisión del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016 y otras diferencias de política exterior, sin embargo, han empañado esta iniciativa, que pareció reabrir el viernes.

Cuando la agencia estatal de noticias Tass le preguntó si deseaba establecer un diálogo con Rusia, Trump respondió: “Esperamos que sí“.

Esto está totalmente en línea con la posición que el presidente ruso, Vladimir Putin, ha declarado muchas veces“, dijo el portavoz de Putin, Dmitry Peskov, poco después informó Tass.

DENIS BALIBOUSE / REUTERS

Los enemigos de la Guerra Fría Washington y Moscú sufrieron una breve distensión después del colapso de la Unión Soviética a principios de la década de 1990, pero Putin, que ha liderado el país como primer ministro o presidente desde 1999, ha buscado restaurar la influencia política y militar globales del antiguo imperio comunista. Esa búsqueda ha recibido críticas de Occidente y especialmente de Estados Unidos, que se benefició enormemente de la caída de la superpotencia rival, pero los ex presidentes George W. Bush y Barack Obama inicialmente buscaron trabajar con Moscú.

Un año después de que Obama negociara una secuela del histórico tratado de armas nucleares START con el entonces presidente ruso Dmitry Medvedev en 2010, una ola de protestas golpeó a Rusia en medio de una controvertida elección legislativa en 2011. Putin, entonces primer ministro, acusó a Estados Unidos de patrocinar disturbios. Cuando Putin ascendió nuevamente a la presidencia en 2012, criticó a Obama por las intervenciones en Medio Oriente, incluido el ofrecimiento de apoyo de la CIA a los rebeldes que intentan derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad.

Sin embargo, el actual enfrentamiento de Estados Unidos y Rusia se remonta a un levantamiento político de 2014 en Ucrania destinado a derrocar al presidente pro Rusia del país. Rusia condenó lo que consideraba una rebelión de extrema derecha y aprovechó la oportunidad para anexarse la vecina Crimea, un territorio ruso de mayoría étnica. La OTAN vio la coalición militar occidental como una amenaza, y tanto la alianza liderada por Estados Unidos como Rusia entraron en una carrera armamentista masiva a través de las fronteras de Europa. En sus últimos días en el cargo, Obama tomó una postura cada vez más dura contra Putin.

Trump, que a menudo elogiaba al líder ruso, intentó invertir esta tendencia creando un diálogo con Rusia e incluso formándose en equipo con Moscú para derrotar al grupo militante Estado Islámico (ISIS) y otros grupos yihadistas que desde entonces se convirtieron en el foco del conflicto sirio. Las decisiones de Trump de respaldar en última instancia a la OTAN y atacar a las fuerzas de Assad en abril tensaron los lazos entre los dos líderes, al igual que las crecientes sanciones estadounidenses que los legisladores han utilizado para castigar a Rusia por supuestamente interferir en la carrera presidencial de 2016.

El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente Donald Trump en la cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania, el 7 de julio de 2017. Trump asumió el cargo como aliado político de Putin, pero desde entonces ha encontrado difícil cumplir su promesa de restablecer los lazos entre los líderes potestades.

CARLOS BARRIA / REUTERS

Durante su discurso en el foro de élite, Trump aseguró a otros jefes de estado que “América Primero no significa Estados Unidos solo“, porque “cuando Estados Unidos crece, también crece el mundo“. Trump fue el primer presidente estadounidense que asistió a la reunión desde que el ex presidente Bill Clinton fue en el primero en hacerlo en el 2000.

Mientras que Clinton, esposo de la candidata demócrata a la presidencia derrotada por Trump en 2016, declaró: “Quienes desean hacer retroceder a las fuerzas de la globalización porque temen sus consecuencias perturbadoras, creo que están claramente equivocados” en los albores del milenio, Trump el viernes elogió “el resurgimiento de una América fuerte y próspera” que lideraría el mundo.

Según la mayoría de los informes, Estados Unidos sigue siendo la principal potencia militar del mundo, pero tanto Rusia como China se han embarcado en campañas masivas para reformar sus fuerzas armadas y expandir su influencia respectiva en todo el mundo, lo que llevó a la OTAN liderada por Estados Unidos a reevaluar su posición.

Fuente: Newsweek – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico