Inicio » Noticias » Antisemitismo » El activista británico que pasó del Islam radical a acérrimo aliado de Israel

El activista británico que pasó del Islam radical a acérrimo aliado de Israel

Enlace Judío México.- Maajid Nawaz pasó 5 años en una prisión egipcia por abrazar el extremismo. Ahora el activista vive en Londres y educa sobre los peligros de la radicalización en el mundo occidental.

ROBERT PHILPOT

En el verano de 2001, Maajid Nawaz viajó a Jerusalén por primera vez para visitar la mezquita Al Aqsa. Viajó a través de Jordania, tan desesperado estaba por no poner un pie en lo que él consideraba “el Israel propiamente dicho“.

Casi describiría mis puntos de vista como típicamente antisemitas y típicamente antiisraelíes“, recuerda. “Negaba la legitimidad del Estado de Israel y creía que no tenía derecho a existir y que el califato algún día llegaría a … liberar la tierra y devolverla al dominio musulmán“.

Con apenas 20 años, Nawaz, hijo de un hogar británico de clase media, era estudiante universitario y activista estrella en ascenso en Hizb ut-Tahrir, una organización islamista revolucionaria fundada en Jerusalén en 1953.

Pero poco después de llegar a Alejandría para continuar sus estudios, sus actividades en nombre del grupo -que busca resucitar y recrear el califato en países de mayoría musulmana e imponer su interpretación estricta de la ley de la Sharia- lo llevaron a una cárcel egipcia. Nawaz pasaría cinco años como prisionero político antes de ser liberado y regresar al Reino Unido en 2006.

En las sombrías prisiones del presidente egipcio, Hosni Mubarak, notorio por su tortura generalizada y maltrato a los reclusos, Nawaz comenzó un viaje que cambiaría radicalmente sus puntos de vista y su vida.

Ahora denominado por los medios de comunicación como el “zar anti-extremismo no oficial de Gran Bretaña“, Nawaz es el crítico de mayor perfil del país contra el islamismo y un defensor implacable de los valores democráticos liberales.

Su oposición vocal al antisemitismo y la aguda crítica de aquellos que, según él lo ve, han convertido la oposición a Israel en “la madre de todas las señales de virtud”, le han otorgado un lugar en la lista de los premios Jewish News de este mes.

Nawaz es uno de los 10 contendientes en la categoría de “aliado comunal del año“, diseñado para recompensar a “un héroe no judío que ha utilizado su voz para luchar contra el antisemitismo o la deslegitimación de Israel o simplemente ha apoyado a la comunidad en los medios de comunicación, en política o en otros lugares en los últimos dos años“.

El camino de Nawaz hacia el oscuro mundo del extremismo islamista fue, en la superficie, sorprendente. Sus padres eran agnósticos, sus dos hijos eran escolares brillantes. Al joven Maajid le encantaba el hip-hop y disfrutaba ocasionalmente de MC.

Sin embargo, una combinación de racismo -como recuerda en su memoria de 2012, “Radical”, Nawaz y su hermano fueron perseguidos en una ocasión por cabezas rapadas de bates de béisbol- y su creciente malestar ante el genocidio que se está cometiendo contra los musulmanes en Bosnia, lo condujo a los acogedores brazos de un reclutador de Hizb ut-Tahrir.

Se inscribió en el grupo a los 16 años y cuando más tarde estudió en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, Nawaz presenciaría a uno de sus compañeros extremistas islámicos asesinar a un estudiante africano.

Maajid Nawaz, izquierda, con otros candidatos en un evento de campaña en West Hampstead, Londres, en 2015. (Wikimedia Commons / flickr / eregis)

El encarcelamiento de Nawaz le dio tiempo para pensar. “Hice muchos estudios, mucho debate con los otros presos políticos, pero también mucha lectura“, dice.

También se vio afectado por las campañas realizadas en su nombre por Amnistía Internacional, que lo adoptaron como preso de conciencia. “Mis puntos de vista habían comenzado a cambiar cuando me liberaron de la prisión“, dice Nawaz.

De vuelta en Gran Bretaña, Nawaz decidió renunciar al liderazgo de Hizb ut-Tahrir y romper con el islamismo.

Acompañado por Ed Husain, quien también se había empeñado en el extremismo, en 2008 fundó la Fundación Quilliam, que lleva el nombre de William Quilliam, un británico convertido al Islam que abrió una de las primeras mezquitas del país a fines del siglo XIX.

Nawaz era consciente de que, cuando tenía 16 años, no había “voces alternativas al islamismo“. El propósito de Quilliam, que el año pasado abrió una rama en EE.UU. fue, según Nawaz, “desafiar las suposiciones ideológicas que sustentan el islamismo y amplificar esos desafíos desde dentro, para educar a la sociedad en general sobre la ideología islamista, pero también actuar como advertencia para que otros musulmanes más jóvenes no sigan este camino“.

Durante la última década, Quilliam ha ayudado a dar forma al pensamiento del gobierno británico sobre cómo abordar el extremismo. Nawaz fue contratado para ayudar al ex primer ministro David Cameron con un discurso importante que pronunció sobre el tema poco después de ganar la reelección en 2015. El predecesor de Cameron, Gordon Brown, también era conocido por valorar la opinión de Nawaz.

Nawaz, sin embargo, cree que la lucha contra el islamismo, que él considera una “batalla ideológica”, debe medirse a largo plazo.

Tenemos que reconocer que es una lucha generacional en torno a las ideas y desafiar esas ideas“, sugiere, “pero eso requiere que el gobierno y la sociedad civil rechacen el extremismo islámico como se ha hecho con la homofobia y el antisemitismo en el pasado“.

Nawaz está interesado en señalar que la mayoría de los musulmanes no son extremistas islamistas, “obviamente, soy un musulmán que no es un extremista islamista”, pero que también advierte contra el “negacionismo”.

El extremismo islamista representa una proporción de opinión más que razonable proveniente de las comunidades musulmanas“, argumenta.

Es un problema enorme y digo enorme porque a menudo la gente olvida lo que acabamos de vivir. Al final del día, si aproximadamente 2.000 musulmanes nacidos y criados en Gran Bretaña … dejan la comodidad de sus hogares del mundo desarrollado para correr a una zona de guerra y unirse al [Estado Islámico], el peor grupo terrorista del que hemos sido testigos en memoria viva, te dice que hay un problema grave”, dice.

Tampoco deberíamos olvidar, continúa, que el Estado Islámico no es el único grupo extremista islamista, y no apoyarlo no es necesariamente una indicación de oposición al jihadismo. “Al-Qaeda también condenaba al Estado Islámico. Simplemente condenar al EI no te convierte en moderado de ninguna manera“, dice.

Nawaz también está preocupado por las encuestas que indican que minorías significativas de musulmanes británicos albergan simpatías por los ataques terroristas.

Una encuesta tras otra han proyectado resultados preocupantes“, sugiere, citando encuestas que indicaban que el 50 por ciento de los musulmanes británicos querían que la homosexualidad fuera ilegal.

Eso no es prohibir el matrimonio gay“, dice Nawaz, quien aprobó públicamente la legislación sobre la igualdad del matrimonio. “Hablaban de criminalizar ser gay. Y, por supuesto, sabemos en interpretaciones fundamentalistas de la sharia [ley religiosa islámica] cuál es el castigo por la homosexualidad criminalizada“.

Una barrera importante para abordar el problema, cree Nawaz, son las actitudes de lo que él llama la “izquierda regresiva” – “los que adoptan un enfoque culturalmente relativista cuando se trata de prácticas regresivas que surgen de comunidades minoritarias en Occidente” – que han intentado cerrar todo debate sobre el tema.

Nawaz encuentra tales actitudes hipócritas, profundamente ofensivas y peligrosas. El doble rasero lo irrita. La izquierda regresiva condenará con razón el racismo y las actitudes de extrema derecha en la comunidad blanca, dice, pero su voz se silencia cuando se trata de la falta de liberalismo que surge de las comunidades minoritarias.

Él es franco en su evaluación. “Creer que los apóstatas, homosexuales y otras formas de ‘desviados’ dentro de las comunidades musulmanas merecen la muerte, y trabajar para crear un estado que implemente esa sentencia de muerte para homosexuales, apóstatas y aquellos considerados desviados, es peor que simplemente tener una visión prejuiciosa hacia personas de diferente color“.

Tales puntos de vista son evidencia de “un fanatismo de bajas expectativas“.

No esperan que las comunidades minoritarias sean liberales“, dice Nawaz. “Es una forma colonial de racismo, sinceramente, en nombre del antirracismo“.

No confrontar el extremismo islamista, en su opinión, ha contribuido en gran medida al ascenso de la extrema derecha en Europa, y la relación entre ambos es “simbiótica”.

Nuestra incomodidad al reconocer la intolerancia proveniente de comunidades minoritarias por temor a ayudar a la narrativa de extrema derecha … [ha] contribuido irónicamente al aumento de la extrema derecha. Ha contribuido a lo que temíamos y de lo que guadábamos silencio“, dice Nawaz.

Para Nawaz, está claro que Europa enfrenta una “triple amenaza” -de la extrema izquierda, la extrema derecha y el extremismo islamista- y que los principales perdedores han sido los judíos del continente. “La única cosa en la que todos están de acuerdo”, señala, “es su odio hacia los judíos”.

Nawaz, que se postuló para el parlamento como candidato del partido centrista Liberal Demócrata en las elecciones generales de 2015, no está sorprendido por el aumento del antisemitismo en la izquierda política.

Cuando empiezas a defender a los islamistas de entre las comunidades musulmanas, entonces, por definición, vas a empezar a vilipendiar a los que ellos vilipendian“, dice.

También está “consternado” por el ascenso de Jeremy Corbyn, el líder del partido laborista de oposición. “Creo que Corbyn personifica bastante esta actitud de la izquierda regresiva”, dice Nawaz.

Nawaz ha escuchado tanto a los gobiernos laboristas como a los conservadores: se dice que Cameron lo describió, medio en broma, dado que el partido fue su socio de coalición durante cinco años, como “el mejor demócrata liberal que he conocido“, pero cree que una administración dirigida por Corbyn lo rechazará.

Su trayectoria demuestra que se embarcarían en un intento de purga intelectual de voces como la mía porque han estado [comprometiéndose], y probablemente participarían, con los islamistas, y los islamistas me verían como una amenaza existencial a sus ideas“, dice.

Nawaz, sin embargo, no se inmuta. Él cree que el trabajo de Quilliam puede ayudar a combatir el creciente antisemitismo en Gran Bretaña.

Al desafiar el extremismo islamista, etamos simultáneamente, y es prácticamente inseparable, antisemita e islamismo, desafiando el antisemitismo“, dice.

Al confrontar, debatir y ridiculizar el islamismo, espera que “podamos poner en retroceso al feo antisemitismo que ha estado retomando como lo había estado antes del ascenso del islamismo y el surgimiento del extremismo de extrema derecha en toda Europa“.

La ruptura de Nawaz con el extremismo islamista le permitió reconsiderar su actitud hacia Israel. Primero regresó con una delegación parlamentaria dirigida por Liberal Demócrata Amigos de Israel, y ha visitado en varias ocasiones desde entonces.

La combinación de tener una mente abierta e intentar ver ambos lados del debate me ha llevado a cambiar mi punto de vista sobre el estado de Israel“, dice.

En 2012, se reunió con Arnold Roth, cuya hija de 15 años, Malki, fue asesinada en un atentado suicida en la pizzería Sbarro en Jerusalén en agosto de 2001. La reunión fue muy importante para Nawaz.

Aunque Hizb ut-Tahrir no condonó el terrorismo, recuerda, “condenar el terrorismo no era realmente nuestro fuerte”. Los ataques suicidas dentro de Israel eran, por lo general, vistos como algo legítimo.

Reunirme con los sobrevivientes de los actos terroristas realmente humanizó para mí esas víctimas y me obligó a enfrentar el hecho de que permanecer ambivalente -que es probablemente la mejor palabra para describir la posición de Hizb ut-Tahrir– simplemente no era suficientemente bueno, y era imperativo para los derechos humanos condenar abiertamente el terrorismo donde sea que ocurra, incluso dentro de Israel“, dice.

Nawaz, sin embargo, ha ido mucho más allá de simplemente condenar los ataques terroristas en Israel.

Utiliza su columna habitual en Jewish News y su programa de radio semanal en la radio LBC de Londres para defender el estado de Israel. Es un crítico feroz del movimiento BDS, atacando la “analogía perezosa” con la era del apartheid en Sudáfrica, que él cree que es la base.

La denuncia de Nawaz del enfoque desproporcionado del mundo en Israel: “Basta con este doble estándar … señalando constantemente a Israel como si fuera un estado ilegítimo. Estoy cansado de eso“- fue probablemente una de las defensas más apasionadas del estado judío oída en los medios británicos el año pasado.

Y el mes pasado, atacó a sus ex campeones de Amnistía Internacional después de que decidieran no organizar un evento organizado con el Jewish Leadership Council porque uno de los oradores había defendido los asentamientos.

¿Qué habría dicho Nawaz cuando se unió a Hizb ut-Tahrir si le hubieran dicho que muchos judíos británicos ahora lo considerarían amigo y aliado?

Si me hubieras dicho, a los 15 años, que viviríamos en un momento en el que habría un presidente negro de Estados Unidos y que la legalización del matrimonio gay sería presentada por un primer ministro conservador“, responde. “Te habría dicho que el mundo se ha puesto patas arriba … Yo he cambiado y el mundo ha cambiado”.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *