avatar_default

Enlace Judío México.- El hecho de que los donantes -principalmente Estados Unidos y la UE- no exijan responsabilidad y transparencia por parte de la Autoridad Palestina ha privado a los palestinos de una parte importante de los fondos.

BASSAM TAWIL

Un informe publicado esta semana ofrece una rara mirada al mundo secreto de la Autoridad Palestina (AP), que se estableció en 1994 de conformidad con los Acuerdos de Oslo firmados entre Israel y la OLP.

Dirigida por Mahmoud Abbas, la Autoridad Palestina recibió miles de millones de dólares en ayuda de los Estados Unidos, la Unión Europea y otros países donantes.

Sin embargo, el hecho de que los donantes no exijan responsabilidad y transparencia por parte de la Autoridad Palestina ha privado a los palestinos de una parte importante de los fondos. También ha alentado a los líderes palestinos a seguir embolsándose millones de dólares, enriqueciendo sus cuentas bancarias privadas y ocultas.

Uno habría esperado que los donantes occidentales se hubieran despertado y notado que los líderes palestinos están haciendo mal uso del dinero del contribuyente que envían.

Uno habría esperado que los estadounidenses y los europeos fueran a Abbas y sus compinches, golpearan la mesa y exigieran que comenzaran a usar e invertir dinero para el bienestar de su gente, y no para sus amigos y familiares.

El informe, publicado por la Coalición por la Responsabilidad e Integridad (AMAN), establecido en 2000 por varias organizaciones de la sociedad civil que trabajan en el campo de la democracia, los derechos humanos y el buen gobierno, muestra que los donantes occidentales no aprendieron nada de sus errores pasados.

El informe también muestra que la Autoridad Palestina sigue siendo el mismo cuerpo corrupto que ha sido desde su creación hace más de veinte años.

Bajo Yasser Arafat, la AP estuvo plagada de corrupción generalizada y mala administración. Su sucesor, Mahmoud Abbas, ha seguido esta tradición y, a pesar de sus reiteradas promesas, la Autoridad Palestina sigue tan corrupta como siempre.

¿Por qué deberían Abbas y sus asociados trabajar para mejorar las condiciones de vida de su gente si quienes les están volcando miles de millones siguen haciendo la vista gorda ante la corrupción financiera y administrativa en la AP que están financiando?

Titulado “Integridad y Lucha contra la Corrupción: Palestina 2017“, el informe AMAN revisa el estado de la corrupción y la falta de transparencia y responsabilidad en la Autoridad Palestina durante 2017.

Es uno de los informes más completos sobre la corrupción generalizada y el despilfarro de fondos públicos por parte de los líderes de la Autoridad Palestina.

El informe encontró, por ejemplo, que la Autoridad Palestina había invertido $ 17,5 millones en la construcción de un “palacio presidencial” para Abbas. El palacio está construido en un área de 4.700 metros cuadrados.

Después de enfrentar las críticas sobre el proyecto, Abbas decidió convertir el palacio en una gran biblioteca nacional.

Esto es lo que el informe tenía que decir sobre el grandioso proyecto:

Por muy honorable que pueda parecer convertir el palacio presidencial en una biblioteca pública, sigue siendo el epítome del mal uso de los fondos públicos, así como un mal ejemplo de falta de priorización. Y aunque la idea de construir un palacio de hospitalidad para delegaciones extranjeras oficiales no es malvada en sí misma, no es y nunca fue una prioridad para los palestinos, dada la necesidad urgente de financiar servicios vitales como la salud y la educación. Esto es parte de la crisis financiera crónica que afecta a la Autoridad Palestina. Y mientras se reconoce la importancia de una biblioteca nacional, la idea de convertir el palacio en una es perjudicial, ya que costaría más que construir una nueva biblioteca desde el principio debido a los detalles de construcción y reconstrucción que implica“.

Abbas, de 83 años, podría haber invertido los $ 17.5 millones en la construcción de un nuevo hospital o crear nuevos empleos para su pueblo, pero decidió construir un palacio para sus secuaces y él mismo en la cima de una colina en las afueras de Ramallah.

¿El palacio formaba parte del plan de Abbas de una jubilación tranquila, cómoda y lujosa? La idea de convertir el palacio en una biblioteca nacional es igualmente ridícula. Para los palestinos, una nueva escuela u hospital es más urgentemente necesaria que una biblioteca. Además, en este punto, los palestinos apenas necesitan una biblioteca que parezca un palacio real.

Aquí hay otro ejemplo proporcionado por el informe sobre la práctica de la Autoridad Palestina de derrochar dinero público: pagar los salarios y los gastos de una aerolínea inexistente llamada “Palestine Airlines”.

Dijo que “cientos de empleados de esta compañía continúan recibiendo salarios y subsidios de la Autoridad Palestina, aunque la compañía no está registrada como compañía de acuerdo con la ley palestina“.

El informe encontró que el presupuesto para esta empresa está incluido en el presupuesto del Ministerio de Transporte de Palestina, pero no contiene detalles específicos de cómo se gasta el dinero.

Los empleados de “Palestine Airlines” no son los únicos funcionarios a quienes se les paga a pesar de no trabajar y de que sean empleados de una empresa que realmente no existe. Según el informe, los miembros del Consejo Legislativo Palestino (CLP), el parlamento palestino, también se han beneficiado de los salarios mensuales, a pesar de que el parlamento se ha paralizado por más de una década como resultado de la disputa entre la facción gobernante Fatah de Abbas. y Hamas.

La continuación de la disfunción del PLC, en 2107, planteó el mayor desafío para la rendición formal de cuentas y la supervisión del desempeño del gobierno en términos de gestión de fondos públicos y asuntos públicos en general“, dijo el informe. En 2017, el informe reveló que la Autoridad Palestina gastó más de 39 millones de shekels (alrededor de $ 11 millones) en el PLC. La mitad del dinero se destinó a los salarios de los legisladores palestinos, a pesar de que no han estado trabajando durante más de una década. El informe continúa:

Es el derecho de los ciudadanos preguntar sobre la viabilidad de estos gastos sin resultados tangibles del papel del PLC, y su fracaso para celebrar sesiones que incluyen a los miembros del Parlamento en Cisjordania y Gaza, de conformidad con la ley. Los resultados de los planes del gobierno no mostraron moderación en la crisis financiera continua de la Autoridad Palestina, ni racionalización del gasto público ni control sobre adquisiciones y gastos administrativos y operacionales. Además, se habló de austeridad sin llevar a cabo ningún paso serio de implementación“.

El informe también encontró fallas continuas en la estructura del aparato de seguridad de la Autoridad Palestina. El aumento en el número de oficiales de alto rango tuvo un impacto negativo en el desempeño de las fuerzas de seguridad. Además, este aumento en los números impuso una carga adicional al presupuesto público. El porcentaje de oficiales en tres aparatos de seguridad representó el 50% de todos los oficiales en las ocho fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina.

El informe encontró que la corrupción también se ha extendido a la compra de vehículos para funcionarios palestinos y sus familiares y amigos. “A las personas influyentes en puestos superiores se les otorgaron exenciones impositivas con base legal para su aprobación“, halló el informe. “La cantidad de fondos desperdiciados es enorme”. Aquí, vale la pena señalar que la ley de la Autoridad Palestina permite a los terroristas palestinos que pasaron más de 20 años en prisión israelí recibir, una sola vez, un automóvil gratis. Esto, por supuesto, se suma a la política de la Autoridad Palestina de pagar salarios a las familias de prisioneros palestinos y “mártires.

Según el informe, “la corrupción política se ha profundizado en el caso palestino debido a la presencia de dos autoridades, una en Cisjordania y la otra en la Franja de Gaza“. Esta división, que es el resultado de la lucha de poder entre Hamás y Fatah, ha perjudicado las vidas palestinas en muchos niveles y ha afectado negativamente los fondos públicos, los derechos humanos y las libertades y el desarrollo, ya que los dos gobiernos tomaron decisiones y se debilitaron mutuamente.

En 2017, la Comisión Anticorrupción de la Autoridad Palestina recibió 430 quejas, pero solo 21 fueron remitidas a la fiscalía, según el informe. “Esto indica que la comisión, su personal y los mecanismos de seguimiento son lentos“, agregó. “En cuanto a la naturaleza de los casos, iban desde malversación de fondos hasta abuso de poder, fraude y abuso de confianza y soborno“. La mayor proporción de acusados de delitos de corrupción eran empleados del sector público gubernamental.

El informe también llevó a la Autoridad Palestina a la tarea de aprobar su presupuesto para 2017. La versión completa del presupuesto no se hizo pública; solo se presentaron los ingresos y los gastos sin detalles sobre las asignaciones para cada ministerio. La ley de presupuesto tampoco incluía una tabla que ilustrara las deudas y préstamos de la Autoridad Palestina ni propuso un plan para el cobro de los pagos de estas deudas y préstamos. Además, tampoco se aclararon las contribuciones e inversiones de la Autoridad Palestina en empresas locales y no locales.

Los medios occidentales ignoran por completo tales informes. Al hacerlo, los periodistas occidentales están traicionando a su propia gente al no informarles cómo los líderes corruptos palestinos malversan y malgastan su dinero de la ayuda extranjera. Los palestinos, por supuesto, son las principales víctimas en esta historia. Viven en la pobreza mientras sus líderes se esfuerzan por malversar los fondos públicos. Las vidas de los palestinos podrían haber sido mucho mejores si sus líderes hubieran sido responsables de sus acciones.

Para los palestinos, enfrentar a los dictadores en Ramallah y la Franja de Gaza significa nada menos que arriesgar la vida. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la comunidad internacional, incluidos los medios de comunicación occidentales.

¿Por qué, entonces, siguen mirando para otro lado mientras Abbas construye mansiones doradas para él y sus amigos? Tal vez porque están demasiado ocupados desenterrando basura sobre Israel. Pero cuando los periodistas cierran los ojos y los oídos, permitiendo el robo del dinero de los contribuyentes estadounidenses y europeos por los despóticos líderes palestinos que continúan perjudicando a su propio pueblo, el oropel comienza a empañar el mundo dorado de la Autoridad Palestina.

Bassam Tawil es un musulmán basado en el Medio Oriente.

Fuente: Gatestone Institute – Traducción: Silvia Schnessel –  Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí