Inicio » Mujer Judía » Lise Meitner descubrió la Fisión Nuclear, allanó el camino para las mujeres en la ciencia y se le negó el Premio Nobel

Lise Meitner descubrió la Fisión Nuclear, allanó el camino para las mujeres en la ciencia y se le negó el Premio Nobel

Enlace Judío México.- “La ciencia hace que las personas alcancen desinteresadamente la verdad y la objetividad; enseña a la gente a aceptar la realidad, con asombro y admiración, por no mencionar la profunda alegría y admiración que el orden natural de las cosas le brinda al verdadero científico”.

MARIA POPOVA

En el otoño de 1946, una niña sudafricana que aspiraba a ser científica escribió a Einstein y terminó su carta con una súplica: “¡Espero que no pienses menos de mí por ser una chica!”. Einstein respondió con palabras de sabiduría que resuenan hasta el día de hoy: “No me importa que seas una chica, pero lo principal es que a ti no te importe. No hay ninguna razón para eso“.

Y sin embargo, las razones no siempre vienen de la razón. La historia de la ciencia, como la historia del mundo en sí, es la historia de asimetrías de poder irrazonables, cuyas consecuencias represivas han significado que las pocas mujeres que llegaron a la cima de su respectivo campo lo hicieron debido a una brillantez y tenacidad desmedidas.

Entre las mujeres más destacadas pero menos celebradas de estas pioneras se encuentra la física austriaca Lise Meitner (del 7 de noviembre de 1878 al 27 de octubre de 1968), quien dirigió el equipo que descubrió la fisión nuclear pero fue excluida del Premio Nobel por el descubrimiento y cuya historia encontré por primera vez en el iluminador libro de 1990 de Alan Lightman Los descubrimientos. Esta diminuta mujer judía, que apenas había salvado su vida de los nazis, fue proclamada por Einstein como la Marie Curie del mundo de habla alemana. Ella es el sujeto de la excelente biografía Lise Meitner: Una vida en física (biblioteca pública) por el químico, historiador de la ciencia y compañero de Guggenheim Ruth Lewin Sime.

Lise Meitner, 1906

Meitner nació en Viena poco más de un año después de que la astrónoma pionera Maria Mitchell, quien allanó el camino para las mujeres en la ciencia al otro lado del Atlántico, advirtió a la primera clase de astrónomos: “Ninguna mujer debería decir: ‘¡No soy más que una mujer!’ ¡Pero una mujer! ¿Qué más se puede pedir que sea?” Aunque Meitner mostró un don para las matemáticas desde una edad temprana, había poca correlación entre la aptitud y la oportunidad para las mujeres en la Europa del siglo XIX. Al final de su larga vida, ella contaría, no con amargura sino con nostalgia:

Pensando en … los tiempos de mi juventud, uno se da cuenta con asombro de cuántos problemas existían entonces en la vida de las niñas comunes y corrientes, que ahora parecen casi inimaginables. Entre los más difíciles de estos problemas estaba la posibilidad de una formación intelectual normal.

La misma Sime, que pasó décadas como la única mujer en el departamento de su universidad, capta la necesidad cultural más amplia de contar la historia de Meitner: “Me conocían como la mujer que el departamento de química masculina no quería contratar; bajo tales circunstancias, uno se convierte, y sigue siendo, en una feminista”. Ella escribe sobre el ascenso de Sisyphean de Meitner a la estatura:

Su escolarización en Viena terminó cuando tenía catorce años, pero unos años más tarde, la universidad admitió mujeres, y estudió física bajo el carismático Ludwig Boltzmann. De joven fue a Berlín sin las más mínimas perspectivas de futuro en física, pero nuevamente tuvo la suerte de encontrar un mentor y amigo en Max Planck y un colaborador en Otto Hahn, un químico de su edad. Juntos, Meitner y Hahn se hicieron un nombre en radioactividad, y luego, en la década de 1920, Meitner pasó, independientemente de Hahn, a la física nuclear, un campo emergente en el que fue pionera. En la comunidad de física de Berlín era, como le gustaba decir a Einstein, “nuestra Marie Curie”; entre los físicos de todas partes, era considerada como una de las grandes experimentadoras de su época … La joven, dolorosamente tímida, se había convertido en una profesora asertiva: “baja, oscura y mandona”, bromeaba su sobrino, y aunque a veces la atormentaba la inseguridad de su juventud, nunca dudó de que la física valiera la pena.

Ilustración de Lise Meitner de Mujeres en la Ciencia: 50 intrépidos pioneros que cambiaron el mundo por Rachel Ignotofsky

Meitner nunca se casó ni tuvo hijos y, en lo que respecta a sus documentos personales, nunca tuvo un romance serio. Pero su vida era plena, animada por una profunda conexión humana: era una amiga excepcionalmente devota y se rodeaba de personas que apreciaba, en palabras de Meitner, como “grandes y adorables personalidades” que le proporcionaban un “acompañamiento musical mágico” en la vida. Sobre todo, estaba embrujada con la ciencia, tanto que pacientemente se deshizo de ella y eventualmente rompió todas las obstrucciones imaginables para perseguir su pasión.

Meitner llevó a cabo su primer experimento científico como una niña pequeña: una aplicación de la razón y el pensamiento crítico en un desafío empírico a la superstición. Sime retransmite el incidente emblemático:

Una vez, cuando Lise todavía era muy joven, su abuela le advirtió que nunca cosiera en el día de reposo, o los cielos se derrumbarían. Lise estaba bordando en ese momento y decidió hacer una prueba. Colocando su aguja en el bordado, metió solo la punta y miró ansiosamente al cielo, hizo una puntada, esperó de nuevo, y luego, satisfecha de que no hubiera objeciones desde arriba, contenta continuó con su trabajo. Junto con los libros, las caminatas de verano y la música, cierto escepticismo racional era una constante de los años de infancia de Lise.

Dado que su educación formal había terminado a la edad de catorce años, Meitner pasó algunos años reprimiendo sus ambiciones científicas. Pero ellas ardieron en ella con un ardor irreprimible. Finalmente, cuando las universidades austriacas comenzaron a admitir mujeres en 1901, obtuvo su certificación de escuela secundaria a la edad de veintitrés años luego de comprimir ocho años de lógica, literatura, matemáticas, griego, latín, botánica, zoología y física en veinte meses de estudio para tomar el examen que la calificaría para la universidad. Recibió su Ph.D. en 1905, una de las pocas mujeres en el mundo que logró un doctorado en física en ese momento.

Pero cuando Meitner, de 29 años, viajó a Berlín, con la esperanza de estudiar con el gran Max Planck, parecía haber ingresado en una máquina del tiempo: las universidades alemanas aún tenían las puertas firmemente cerradas para las mujeres. Tuvo que pedir un permiso especial para asistir a las conferencias de Planck.

En el otoño de 1907, conoció a Otto Hahn, un químico alemán cuatro meses menor que ella, tan interesado en la radioactividad como ella y sin oposición para trabajar con mujeres. Pero a las mujeres se les prohibió ingresar, y mucho menos trabajar en el Instituto Químico de Berlín, así que para colaborar, Meitner y Hahn tuvieron que trabajar en una antigua carpintería convertida en laboratorio en el sótano del edificio. A Hahn se le permitió trepar por los pisos, pero Meitner no lo hizo, un hecho difícil que se deriva de la metáfora.

Meitner y Hahn en su laboratorio de sótano, 1913

Los dos científicos se llenaron mutuamente las lagunas con sus respectivas aptitudes: Meitner, entrenada en física, era una matemática brillante que pensaba conceptualmente y podía diseñar experimentos muy originales para poner a prueba sus ideas; Hahn, entrenado en química, destacaba en el puntillosos trabajo de laboratorio. Durante los treinta años que colaboraron, Meitner y Hahn surgieron como pioneros en el estudio de la radioactividad. Eventualmente, Meitner se independizó de Hahn, publicó cincuenta y seis artículos por su cuenta entre 1921 y 1934.

Pero a medida que su carrera despegaba, los nazis comenzaron a usurpar Europa. El tercer colaborador de Meitner y Hahn, un científico junior llamado Fritz Strassmann, ya se había metido en problemas por negarse a unirse a las organizaciones nazis. En 1938, justo cuando los tres científicos realizaban sus experimentos más visionarios, las tropas nazis marcharon hacia Austria. Meitner se negaba a ocultar su herencia judía. Su única opción restante era irse, pero los nazis ya habían promulgado leyes antisemitas que prohibían que los profesores universitarios salieran del país. El 13 de julio, con la ayuda de Hahn y algunos otros amigos científicos, Meitner escapó por la frontera holandesa. De Holanda, emigró a Dinamarca, donde se quedó con su amigo Niels Bohr. Finalmente encontró un hogar permanente en el Instituto Nobel de Física en Suecia. (Tres siglos antes, Descartes, campeón supremo de la razón, también había huido a Suecia para evitar la Inquisición después de presenciar el juicio de Galileo).

Lise Meitner en 1937. Poco antes de su exilio

Ese noviembre, Hahn y Meitner se encontraron secretamente en Copenhague para discutir algunos resultados desconcertantes que Hahn y Strassmann habían obtenido: después de bombardear el núcleo de un átomo de uranio (número atómico 92) con un solo neutrón, habían terminado con el núcleo de radio (atómico número 88), que actuaba químicamente como el bario (56), un elemento con casi la mitad del peso atómico del radio, una transmutación aparentemente mágica que no tenía sentido físico. Que un pequeño neutrón moviéndose a baja velocidad desestabilizara y destruyera algo tan robusto como un átomo, derribando su número atómico y alterando su comportamiento químico, parecía tan mítico como David derrotando a Goliat con una honda.

En ese momento, Hahn era uno de los mejores radioquímicos del mundo y Meitner una de los mejores físicos del mundo. Ella le dijo inequívocamente que su reacción química no tenía sentido en términos físicos y lo instó a repetir el experimento.

Meitner misma continuó reflexionando sobre la perplejidad. La epifanía llegó el día de Navidad, durante una caminata con su sobrino y colaborador, Otto Robert Frisch. Al relatar la ocasión en sus memorias, Frisch inadvertidamente proporcionaría la metáfora más perfecta de cómo las mujeres progresan en la ciencia en relación con sus pares varones:

Caminamos arriba y abajo en la nieve, yo en esquís y ella a pie (dijo y demostró que podía hacerlo igual de rápido).

Al dar sentido a los resultados sin sentido, Meitner y Frisch propusieron lo que llamarían fisión nuclear, una palabra que se usa por primera vez en el séptimo párrafo del artículo que publicaron el mes siguiente. La idea de que un núcleo puede dividirse y transformarse en otro elemento fue radical; nadie lo había entendido antes. Meitner había proporcionado la primera comprensión de cómo y por qué sucedió esto.

Ilustración de Our Friend the Atom, un manual de Disney de 1956 sobre la energía nuclear

La fisión nuclear demostraría ser uno de los descubrimientos más poderosos y peligrosos en la historia de la humanidad, un poder que sucumbió a nuestras capacidades dobles para el bien y el mal: fue fundamental para la invención del arma más letal en la historia de la humanidad, la bomba atómica. De hecho, más adelante en la vida me refirieron cruelmente a Meitner como “la madre judía de la bomba atómica”, aunque su descubrimiento fue puramente científico, fue anterior a esta aplicación malévola en muchos años, y una vez que la vio puesta en práctica con fines destructivos, se negó rotundamente a trabajar en la bomba. Ella, como el resto del mundo, vio la bomba como un grave punto de inflexión para la humanidad. Años más tarde, emitiría un lamento agridulce para la época que terminó con su invención:

Uno podía amar su trabajo y no atormentarse por el miedo a las cosas horribles y malévolas que las personas podrían hacer con hermosos hallazgos científicos.

El descubrimiento de la fisión en sí fue un ejemplo supremo de estos hermosos hallazgos científicos: un triunfo del intelecto humano sobre los misterios de la naturaleza, así como un testimonio de la interpretación como un acto creativo. Los resultados empíricos sin sentido fueron de Hahn, pero lo que extrajo significado de ellos fue la interpretación de Meitner: ella había descubierto, en el sentido propio de descubrir algo oculto a la vista, el principio subyacente que daba sentido a la gran perplejidad.

Hahn tomó su visión innovadora y corrió con ella, publicando el descubrimiento sin mencionar su nombre. No importa si sus motivos fueron celos personales o la cobardía política de enfurecer a las autoridades nazis: el hecho es que Meitner se sintió profundamente traicionada por la injusticia. Escribió a su hermano Walter:

No tengo confianza en mí misma … Hahn acaba de publicar cosas absolutamente maravillosas basadas en nuestro trabajo en conjunto … por mucho que estos resultados me hagan feliz por Hahn, tanto personal como científicamente, mucha gente aquí debe pensar que no contribuí absolutamente con nada, y ahora estoy tan desanimada

Lise Meitner, 1928 a los 50 años

En 1944, el descubrimiento de la fisión nuclear recibió el Premio Nobel de Química, solo para Hahn. Sime escribe:

La distorsión de la realidad y la supresión de la memoria son temas recurrentes en cualquier estudio de la Alemania nazi y sus consecuencias. Según cualquier estándar normal de atribución científica, no habría habido dudas sobre el papel de Meitner en el descubrimiento de la fisión. Pues queda claro en el registro publicado y en la correspondencia privada que este fue un descubrimiento al que Meitner contribuyó de principio a fin -un descubrimiento inherentemente interdisciplinario que, sin duda, habría sido reconocido como tal, de no ser por la emigración forzada de Meitner.. Pero nada sobre este descubrimiento quedó intacto para la política de Alemania en 1938. Las mismas políticas raciales que expulsaron a Meitner de Alemania hicieron que fuera imposible que fuera parte de la publicación de Hahn y Strassmann, y peligroso para Hahn reconocer sus lazos continuos. Unas semanas después de que se hizo el descubrimiento, Hahn lo reclamó solo por química; en poco tiempo, él reprimió y negó no solo su colaboración oculta con un “no ario” en el exilio, sino también el valor de casi todo lo que ella había hecho antes. Fue autoengaño, provocado por el miedo. La deshonestidad de Hahn distorsionó el registro de este descubrimiento y casi le costó a Lise Meitner su lugar en su historia.

Meitner recibió innumerables elogios en su vida e incluso tuvo un elemento químico, meitnerium, póstumamente llamado así, pero el desaire nunca fue corregido. A pesar de todos los obstáculos imaginables puestos ante ella en la búsqueda de una educación científica, ella había sobrevivido a la persecución nazi, y había soportado la angustia del exilio, consideraba que la omisión del Nobel era la pena más irredimible de su vida.

Sime escribe:

Excepto por unas breves declaraciones, ella no hizo campaña en su propio nombre; no escribió una autobiografía, ni autorizó una biografía durante su vida. Pocas veces habló de su lucha por la educación y la aceptación, aunque la inseguridad y el aislamiento de sus años formativos la afectaron profundamente más adelante. Y casi nunca hablaba de su emigración forzada, carrera destrozada o amistades rotas. Habría preferido que los elementos esenciales de su vida se obtuvieran de sus publicaciones científicas, pero sabía que en su caso eso no sería suficiente.

[…]

Científica como era, conservó sus datos. Su rica colección de documentos personales, además del material de archivo de otras fuentes, proporciona la base para una comprensión detallada de su trabajo, su vida y el período excepcionalmente difícil en el que vivió.

Sime considera las implicaciones más sistémicas del caso de Meitner:

Insistir en que Meitner no contribuyó en nada al descubrimiento de la fisión, implicar que Meitner y Frisch habían recibido una ventaja injusta eran formas de negar que había sido tratada injustamente y, en un sentido más amplio, de negarse a enfrentar la injusticia y los crímenes del período nazi. En lugar de reconocer que la exclusión de Meitner de la fisión era política, Hahn y sus seguidores inventaron razones científicas espurias para ello. Arrogantemente, y con un orgullo nacional fuera de lugar, negaron la injusticia, crearon una nueva injusticia y se implicaron.

Dada la cámara de resonancia de la opinión interpretativa que llamamos historia, la opinión de Hahn se hizo eco rápidamente por sus seguidores y, a su vez, por generaciones de periodistas y comentaristas acríticos sobre la historia de la ciencia. La exclusión del Nobel fue la más obvia, pero el borrón atroz del legado de Meitner no terminó ahí. El aparato de fisión -el mismo instrumento que había utilizado en su laboratorio de Berlín para hacer sus descubrimientos- se exhibió en el museo de ciencia de estreno de Alemania durante treinta y cinco años sin siquiera mencionar su nombre.

Lise Meitner tarde en la vida (Fotografía: Sara Darling)
Lise Meitner en la última etapa de su vida (Fotografía: Sara Darling)

Esto, por supuesto, estaba lejos de la última vez que una mujer fue excluida de un Premio Nobel por un descubrimiento que hizo o hizo posible con su importante contribución: es, quizás el más famoso, el descubrimiento de púlsares de Jocelyn Bell Burnell, por no decir nada de Vera Rubin, cuya confirmación de la existencia de la materia oscura proporcionó un gran salto en nuestra comprensión del universo y, sin embargo, décadas después sigue sin un Nobel. Pero como la física y novelista Janna Levin escribió en su excelente artículo de opinión de NPR sobre las debilidades de la aclamación científica, “los científicos no dedican sus vidas a la investigación a veces solitaria, angustiosa y agotadora de un universo austero porque quieren un premio”.

Meitner misma expresó el mismo sentimiento en un discurso que dio en Viena a la edad de 75 años:

La ciencia hace que la gente alcance desinteresadamente la verdad y la objetividad; enseña a las personas a aceptar la realidad, con asombro y admiración, por no mencionar la profunda alegría y admiración que el orden natural de las cosas le brinda al verdadero científico.

Meitner murió en paz mientras dormía el 27 de octubre de 1968, días antes de cumplir noventa años. Otto Robert, uno de sus más queridos amigos, eligió la inscripción para su lápida:

Lise Meitner: una física que nunca perdió su humanidad.

Fuente: Brain Pickings – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend