Inicio » Opinión » Arte y Cultura » Enseñar Hebreo en Arabia Saudita

Enseñar Hebreo en Arabia Saudita

En Arabia Saudita el estudio universitario de la lengua hebrea es oficial, aunque con una baja demanda por parte de los estudiantes.


P HUERGO CASO / ENLACE JUDÍO .En los últimos días, empezó  a circular por las redes sociales de Arabia Saudita un post en el que se afirmaba que en el himno nacional de israelí -Ha´Tikva-  aparecía un verso elogiando al pueblo judío por haber intimidado a los cananeos, los babilonios y los egipcios decapitándolos.

“Mucha gente recurrió a mí como experto en  hebreo para preguntarme si la traducción era correcta o incorrecta”, dice  el Dr. Mohammad Alghbban, profesor de la Universidad King Saud  de  Riad, uno de los pocos hablantes hebreos del reino. “La traducción era completamente corrupta y falsa”.

Este profesor saudí aprovechó la oportunidad no solo para desacreditar esa leyenda urbana del himono isarelí, sino también para proporcionar una traducción precisa del himno y mencionar a su autor, Naftali Herz Imber, así  como de  los antecedentes de su publicación en 1886.

“Participar en estudios hebreos y judaicos solía ser un esfuerzo bastante temerario en Arabia Saudita”, admite Alghbban en una entrevista por Skype desde Riyad, en una conversación que fluyó fácilmente en hebreo, inglés y árabe. “La sociedad te consideraba muy fácilmente como un traidor a tu pueblo o a tu religión, pero hoy, gracias a Dios, con el nuevo gobierno saudita, tenemos más libertad de expresión en las redes sociales y las cosas son completamente diferentes”.

El primer indicador públcio del acercamiento israelo-saudita tuvo lugar en julio de 2016, con la visita del general saudita Anwar Eshki a Jerusalén. En octubre de 2017, el reino saudí negó informes  sobre una presunta visita secreta del Príncipe Heredero Muhammad bin Salman a Israel. Pero al mes siguiente, el jefe del Estado Mayor de las FDI, Gadi Eisenkot, concedió una primera entrevista  al portal de noticias saudita Elaph ,  en la cual expresaba la voluntad israelí de compartir inteligencia y combatir conjuntamente a Irán. La guinda del pastel, al menos para los israelíes, fue la decisión saudita a principios de este año, de permitir que los vuelos comerciales de Air India desde Israel  sobrevuelen el espacio aéreo saudita para reducir  costos y tiempo de viaje a numerosos destinos asiáticos. El primer vuelo de este tipo tuvo  el jueves pasado.

“Ahora puedo hablar sobre la cultura, el idioma y la sociedad hebrea, tanto en público como en privado, e incluso en periódicos sauditas”, dijo Alghbban. “Hace diez años esto era tabú”.

Alghbban tropezó con el hebreo accidentalmente. Cuando era un niño c en la ciudad de Duba, en el Mar Rojo, visitaba el balneario de Haql, cerca de la frontera entre Arabia Saudita y Jordania; desde  allí podía ver Eilat a lo lejos y escuchar la Radio de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) Más tarde, se mudó a la capital de Arabia Saudita, Riad, para asistir a la  universidad, aunque no tenía idea de qué quería estudiar. Su hermano,  profesor de arqueología en la Universidad King Saud, lo presentó a un colega egipcio que enseñaba hebreo clásico.

“Me senté con él y le dije que escuchaba hebreo en la radio  y que conozco unas pocas palabras. Me gustó la idea y me matriculé en sus cursos de estudios hebreos “.

A mediados de la década de 1990, el hebreo no se enseñaba en Arabia Saudita como un título académico, por lo que Alghbban completó una diplomatura de tres años y regresó a su ciudad natal. Cuando la Universidad King Saud lanzó su primer programa oficial de hebreo,  hace 20 años, Alghbban regresó a Riad, obteniendo su licenciatura como parte de la primera promoción de estudiantes del departamento de  hebreos, en el año 2000.

Mohammed Alghbban. (Foto cortesía de Mohammed Alghbban)

Alghbban se enamoró del hebreo, pero no había cursos avanzados disponibles en Arabia Saudita. Una beca para estudiar en los Estados Unidos lo envió a la Universidad de Indiana, en Bloomington, una de las pocas universidades estadounidenses con un programa de posgrado en hebreo y traducción. Allí, Alghbban se encontró con estudiantes judíos e israelíes por primera vez. “Yo era el único árabe, el único musulmán, el único saudita en un salón de clases lleno de estudiantes israelíes y estadounidenses, que en su mayoría eran judíos”, recordó. “Fue emocionalmente desafiante,  al principio. La gente me miraba, sin saber si soy un amigo o un enemigo, preguntándome por qué elegí estudiar hebreo. Además yo fui a Estados Unidos sin ningún conocimiento de inglés, habiendo estudiado solamente árabe y hebreo “.

El profesor Stephen Katz, ahora director del departamento de Lenguas del Oriente Próximo de la Universidad de Indiana, ayudó a Alghbban a ingresar en el programa de posgrado tras completar sus requisitos de inglés y luego supervisar su trabajo académico. Un día, Katz sugirió que Alghbban visitara la Casa Hillel en el campus y ayudara a los principiantes a practicar hebreo. “Todo el mundo estaba mirando, preguntándose quién era este tipo”, recordó Alghbban. “¿Es un judío yemenita? ¿Un árabe? ¿Qué esta haciendo él aquí? Nadie se sentó conmigo en la mesa. Fue extremadamente incómodo, y quería irme. Más tarde, con la ayuda del director de Hillel, las personas me conocieron como amigo “.

Pero no fueron solo los estudiantes judíos quienes levantaron sus cejas al ver al  saudí. En sus clases generales de lingüística, los estudiantes se preguntan por qué tuvo que viajar miles de kilómetros para estudiar hebreo cuando Israel estaba a solo un par de horas en coche de su ciudad natal. “¿Qué podría responder? No depende de mí.”

En 2011, Alghbban completó su doctorado, examinando traducciones hebreas e inglesas de la novela de 1947 de Naguib Mahfouz, Midaq Alley , y regresó a su alma mater en Riyad para enseñar literatura hebrea y traducción.

“La Universidad King Saud es la única institución en el Golfo que enseña hebreo a nivel de pregrado”, dijo. El título de cuatro años comienza con dos años de intensas habilidades lingüísticas usando libros de texto hebreos, seguidos de estudios de traducción y cultura hebrea. Los estudiantes practican la traducción de noticias en línea en hebreo, mientras que el curso avanzado de traducción literaria de Alghbban presenta historias cortas que van desde Shay Agnon a Etgar Keret.

“Amo a Agnon; él es el líder de la literatura hebrea moderna “, dijo.

A pesar de los rumores de acercamiento entre Arabia Saudita e Israel, el hebreo sigue siendo un campo de estudio descuidado en el reino, para disgusto de Alghbban. “el número de  estudiantes es muy bajo”, dice . “No hay interés en aprender hebreo ya que no hay mercado de trabajo para los graduados de la lengua hebrea”. Los graduados suelen encontrar trabajo como traductores de noticias o asistentes de enseñanza. El programa hebreo de Alghbban, ubicado dentro del departamento de idiomas modernos y traducción, incluye aproximadamente 40 estudiantes y solo cuatro miembros de la facultad. El hebreo es uno de los departamentos más fáciles  para ser aceptado, porque prácticamente no hay demanda. “El índice  más bajo de los estudiantes de bajo rango que estudia idiomas. Esto es muy malo “, dijo, y señala la alta tasa de abandono de estudiantes que buscan carreras más lucrativas.

Sin embargo, Alghbban cree que las actitudes negativas en Arabia Saudita hacia el estudio del hebreo están cambiando gradualmente. Algunos lo ven como una necesidad dictada por la máxima “conoce a tu enemigo”, mientras que otros lo ven como un medio para el entendimiento mutuo. El último enfoque se ha vuelto predominante en el mundo árabe”

“Hace una década, el hebreo solía considerarse el lenguaje del enemigo. Ahora es el lenguaje del otro “, dijo Alghbban, quien obviamente es un defensor del enfoque pacífico. “No se puede culpar a uno por ser judío o hablar en hebreo”, dijo. “Hago una distinción entre las políticas de las fuerzas sionistas ocupantes que matan inocentes y los judíos como personas con creencias religiosas. Hay una diferencia entre los dos. No me gusta involucrarme con gente que lucha contra los musulmanes y librar guerras, y a muchos judíos tampoco les gusta eso. Muchos conocidos míos en Israel se oponen a la guerra y buscan la paz de cualquier manera posible. Estrecharé sus manos y los respetaré “.

La cuenta de Twitter de Alghbban , @Israeli_Issues , traduce los titulares israelíes al árabe y viceversa. Los tweets recientes incluían historias sobre las reuniones del príncipe heredero Muhammad bin Salman en los Estados Unidos y manifestaciones ultraortodoxas contra el reclutamiento militar en Jerusalén.

“El propósito de mi cuenta es transmitir los medios hebreos al lector árabe sin distorsión o hipérbole”, dice “Las redes sociales tienen ventajas y desventajas. Hay tantas cuentas israelíes y árabes, tanto falsas como reales, administradas por personas que buscan fama en lugar de verdad. Difunden noticias falsas sobre el Reino de Arabia Saudita al público israelí y viceversa para exacerbar la animadversión  entre nosotros.

“Mi cuenta busca solo cosas buenas, unir los lados”, dijo. “Evito cualquier desacuerdo político o religioso”.

Sin embargo, la postura solitaria de Alghbban a favor del diálogo pronto puede volverse menos solitaria. Otro ciudadano saudí, Loay al-Shareef, de 35 años, deslumbró a su audiencia de Twitter el 19 de marzo con un video que tranquilizaba a los israelíes en hebreo fluido  para explicar que su país no representaba ninguna amenaza para sus vecinos.

“Me llevó dos días hacer el video, usando un diccionario”, me dijo en una entrevista de Skype desde Jedda.. “No hay ningún lugar para practicar el hebreo en Arabia Saudita. Estoy profundamente interesado en la herencia judía “.

A diferencia de Alghbban, al-Shareef aprendió hebreo no en un campus saudí sino en una casa de París. Un ingeniero de software que se graduó de la Universidad Estatal de Pensilvania, llegó a la Ciudad de las Luces en 2010 para estudiar francés y fue hospedado con una familia judía de origen yemení. La hija de la familia, Judith, le presentó a la Biblia hebrea y al Talmud.

“Ella dijo: ‘Sabes, el hebreo es el lenguaje de los profetas’. Respondí: ‘¡No, no, el árabe es el idioma de los profetas!’ En lugar de aprender francés, aprendí hebreo “.

Al-Shareef quedó fascinado con las escrituras judeo-árabes de Maimónides y el rabino Sa’adia Gaon. Adquirió su hebreo a través de cursos en línea y escuchando discursos israelíes en YouTube. Hoy, al-Shareef mantiene el idioma al memorizar las canciones de la difunta cantante israelí Ofra Haza.

“Traduje su canción ‘Jerusalem of Gold’ al árabe. No puedes imaginar mi pena por su pérdida “.

Al-Shareef es consciente del interés israelí en él, pero dice que el cambio social tendrá que evolucionar gradualmente.

“Me alegra que mi video se extendiera y creo que podemos aprovecharlo”, dijo. “Pero quiero que los israelíes entiendan que debemos avanzar paso por paso”. La paz tiene que suceder y los palestinos deben obtener sus derechos porque las cosas no pueden continuar de esta manera. Cambiar las mentalidades de las personas es difícil, pero los beneficios de la paz serán abrumadores “.

 

Fuente: Alexander Aciman/ Tablet

Traducción: P Huergo Caso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend