Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » Crónicas Intrascendentes. Parte CCLXXIX

Crónicas Intrascendentes. Parte CCLXXIX

Enlace Judío México.- El Papa Francisco.- Logros y retos

El Papa Francisco cumplió 5 años, en marzo pasado, como el “líder máximo” de la Iglesia Católica. Desde su inicio entró de lleno en una profunda reestructuración de la Iglesia, ha realizado cambios importantes en la misma, empero, necesita más tiempo para consolidar otros que se propuso. Su primera acción fue “terminar con el aislamiento del Palacio Apostólico”, y se suprimieron privilegios para la alta jerarquía eclesiástica del Vaticano, incluyendo los del propio pontífice, que se marchó al convento de Santa Marta, edificio construido en 1996, adyacente a la Basílica de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano, quería vivir allí para desprenderse del lujo y las intrigas en la residencia papal y por qué no deseaba que la Secretaría del Estado le filtrase de información.

LEÓN OPALÍN PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

Cambió su coche de lujo por un “Ford Focus” y “fue al encuentro de la gente”. En Santa Marta el Papa fija su propia agenda, hace sus llamadas telefónicas y arregla él mismo sus visitas, a menudo sin conocimiento de la oficina del protocolo del Vaticano. No ve televisión, ni se mete en la internet, lee el diario Il Messaggero y recortes de diarios con noticias que no están relacionadas con el Vaticano.

Francisco recibe información en persona e impresa que le dejan en una carpeta de cuero en la recepción de Santa Marta. La información que recibe “no es siempre precisa”; confía mucho en un círculo de amigos de Argentina para informarse de lo que sucede en su país, en el Vaticano y en la Iglesia en general.

Francisco ha modificado el acercamiento a los homosexuales y a los divorciados para integrarlos como fieles a la Iglesia. Ha construido un discurso a favor del medio ambiente y ha viajado a lugares donde la Iglesia es irrelevante en número como Bangladésh o Myanmar: Una de las transformaciones más importantes ha sido la apertura de la Iglesia, especialmente a través de la creación de nuevos Cardenales. Francisco ha celebrado cuatro consistorios desde 2013. Una renovación de 49 de los 121 purpurados electores, acercándose a la mayoría. El Colegio configurado por el pontífice ya tiene un 28% de cardenales americanos, un 13% de africanos y un 12% procedentes de Asia, frente al todavía mayoritario 44% nacido en el Viejo Continente.

Juan Pablo II ayudó a derribar el muro entre este y oeste. Y Francisco –el primer Papa en 13 siglos que no viene de Europa- busca algo parecido con la barrera entre el sur y el norte. Empezando por los órganos de poder del Vaticano. El resultado, entre otras cosas, será un cónclave más impredecible y la solidificación de los cambios a través de representantes de la Iglesia más cercanos al pastor que al príncipe.

Los grandes ejes administrativos, como transformar la curia, la reforma económica o la lucha contra los abusos a menores, han encontrado resistencias.

Francisco ha intentado reformar la actitud de la curia para que deje de ser algo así como la sede central de una multinacional. Los obispos que venían hace cinco años a Roma comentaban que se les trataba como súbditos recibiendo órdenes, pero ahora las congregaciones les preguntan cómo pueden ayudar. Además, como estrategia para que las reformas perduren, ha entregado al colegio cardenalicio la tarea de transformar la curia. De modo que en el próximo cónclave ellos mismos pensarán en cómo deben seguir con sus propias reformas. “Le han acusado de hereje y se han creado decenas de blogs con chismes. No son mayoría, pero hacen mucho ruido”. Diferentes grupos tienen dificultades en aceptar los cambios que realiza el Papa; no obstante, ha dicho que le presenten las dificultades para estudiarlas.

Por lo demás, el Papa no tiene el poder absoluto para llevar a cabo los cambios. El esfuerzo en reformular las finanzas, por ejemplo, arroja luces y sombras. La buena noticia: se ha reducido el déficit, hay nuevos órganos de control, cierre de cuentas sospechosas y mayor transparencia. Ya no se admiten chanchullos, quien la hace la paga. Prueba de ello es el juicio por blanqueo de capitales y malversación de fondos al ex presidente del Banco Vaticano (IOR) Angelo Caloia, y al abogado Gabriele Liuzzo. Sin embargo, hay que reconocer que la maquinaria judicial del Vaticano sigue siendo ineficiente.

Se considera que el Papa podría hacer mucho más escuchando a las mujeres en la toma de decisiones, “y no lo ha hecho nunca”, por ejemplo, el Consejo de Cardenales que le asesora acerca de la reforma, no ha escuchado nunca a una mujer, existen organizaciones con religiosas que aportarían mucho. Ante el colapso de las instituciones, la disolución de los lazos entre la gente, la Iglesia está enfatizando en sus mensajes “volver a la misericordia de Dios y de responder con hechos concretos a las necesidades urgentes, físicas y espirituales, especialmente de los pobres”.

Hace 5 años se advirtió de inmediato “que el nuevo Papa era verdaderamente nuevo”. Se intuía que el Papa argentino podía empezar a hacer que cayera el muro que se alza entre el norte y el sur del mundo. Al comienzo del sexto año de pontificado de Francisco, ¿Qué queda de aquella expectativa? En este sentido, hay que tener presente que a estas alturas, la opinión pública está acostumbrada a ver las cosas más de prisa y de aquí que la figura del Papa se resiente a la exposición excesiva de los primeros años y resulta menos novedosa. Hay que agregar que Francisco suscita oposición, aunque en menor medida que sus predecesores, y su aceptación entre los no católicos es altísima. El momento de crisis, caracterizado por los escándalos en la curia romana habían cargado las expectativas de un reformador que salvase a la Iglesia del desplome. Efectivamente, el Papa ha comenzado la renovación; hasta ahora los resultados son parciales. El Papa lo ha reconocido y se ha reafirmado en su voluntad de seguir adelante con el proceso reformista.

Al principio hablaba de un periodo de cinco años para lograr sus metas, pero se ha dado cuenta que necesita más tiempo; quizá necesite dos años más de consolidación y “luego elegirá el momento apropiado, si es que le faltan fuerzas para un sucesor”.

Mensaje de un viejo.

Hace varios días me llegó un mensaje sobre la vejez, no sé de quien, empero movió mis fibras, porque vivo esa etapa ambivalente de felicidad y angustia.

Resumo parte del texto:

Cuando empecé a leer este mensaje lo estaba haciendo como de costumbre, bastante rápido, hasta que llegué a la tercera parte, paré y empecé de nuevo, más despacio y pensando acerca del significado de cada palabra. “Llegó mi invierno, el tiempo tiene su manera especial para tomarte desprevenido al paso de los años. Me parece que recién ayer era joven… Pero no, en cierta forma fue hace mucho tiempo. ¿A dónde se fueron los años, sé que los viví?

Llegó el invierno de mi vida y me ha tomado de sorpresa. ¿Cómo llegue aquí tan rápido? ¿Dónde se fueron los años de mi juventud? Recuerdo que ese invierno estaba tan lejos que no podía imaginar cómo sería. Mis amigos están ya retirados, volviéndose “grises”. Algunos están en mejor forma, otros peor que yo, pero veo el cambio. Éramos jóvenes y vibrantes. La edad empieza a sentirse y notarse. Ahora somos aquellas personas mayores que nunca pensamos seriamos algún día. Así he entrado en esta nueva etapa de mi vida… Sin preparación alguna para sufrir dolores y achaques… la pérdida de fuerza o habilidad para ir y hacer las cosas que quisiera.

Tengo arrepentimientos por haber hecho cosas que hubiese querido no haber hecho, y por no hacer cosas que sí debí hacer… pero hay muchas cosas de las que estoy contento. Si no te ha llegado tu invierno, déjame recordarte que vendrá mucho más rápido de lo que piensas… Por lo que cualquier cosa que quieras lograr en tu vida hazla rápido. No lo pospongas por mucho tiempo. La vida se pasa pronto.

La vida es un regalo que se nos ha dado. Haz de este viaje algo único, agradable, fantástico para tí y para tus seres queridos, para tus allegados. Recuerda, la riqueza es la salud… no las piezas de oro y plata, no las cosas materiales y ese afán de defender lo mío, Recuerda que salir a la calle es bueno, pero regresar es mejor. Si tienes tres tallas de ropa en tu closet, que nunca volverás a usar. Te sentirás bien regalándoselas a alguien que la está necesitando y las puede lucir. Me despido deseándoles que estén bien… queridos amigos.”

Quizá este mensaje pueda resultar cursi para jóvenes y también para algunos viejos, no obstante, creo que tiene importantes elementos de la existencia del hombre.

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend