Inicio » Opinión » Análisis » Trump no amenazó al régimen de Assad. La pregunta es qué hará Putin

Trump no amenazó al régimen de Assad. La pregunta es qué hará Putin

Enlace Judío México – El ataque punitivo de la noche a la mañana en Siria fue un acontecimiento obvio. El presidente de Estados Unidos trazó una línea roja en torno a la matanza de civiles con armas químicas y, a diferencia de su predecesor Barack Obama en 2013, la hizo cumplir.

AMOS HAREL

Desde el momento en que se reveló la escala de la masacre en Duma la semana pasada, quedó bastante claro que Trump vio la obligación de atacar, incluso mientras apoyaba la retirada de las fuerzas estadounidenses en Siria.

Según informes preliminares de Siria, los misiles de crucero y las bombas lanzadas por aviones estadounidenses, británicos y franceses causaron daños significativos. Sin embargo, no parecen haber puesto en peligro la supervivencia del régimen de Bashar Assad, que ha resistido lo peor. Y sin un esfuerzo coordinado de Estados Unidos para renovar la ayuda a los grupos rebeldes que se esfuerzan bajo la presión de Rusia e Irán, no existe un peligro real sobre el régimen sirio. Trump no muestra signos de ir por ese camino.

Altos funcionarios del Pentágono dijeron en una conferencia de prensa que los blancos del ataque incluían sitios de producción de armas químicas y biológicas, elegidos para minimizar el riesgo de bajas entre civiles y fuerzas extranjeras. El secretario de Defensa James Mattis aclaró que el objetivo era disuadir a Assad y reducir la capacidad del régimen de usar armas de destrucción masiva en el futuro. Por lo tanto, Estados Unidos no parece estar cambiando su estrategia en Siria. Además, el mensaje de occidente a Assad es que puede seguir matando civiles siempre que no lo haga con armas químicas prohibidas.

En respuesta al ataque de Duma, Trump ha dado el paso correcto por segunda vez en un año. ¿Acaso el equilibrio de poder en Siria cambiará como resultado? Eso es dudoso. Los periodistas en Washington informaron sobre un argumento detrás de las bambalinas: Mattis y los generales estadounidenses recomendaron un ataque limitado por temor a un enfrentamiento con Siria; John Bolton, el nuevo asesor de seguridad nacional de Trump, presionó para un ataque más extenso. Por ahora, parece que los generales han prevalecido.

La pregunta es cuál será la respuesta de Rusia. El Kremlin dijo que el ataque fue un insulto al presidente Vladimir Putin, quien negó que se usaran armas químicas en Duma y le transmitió a Trump que debería abstenerse de tomar medidas punitivas. Esto se produce en medio de la investigación en curso sobre Trump y los contactos de sus asesores con Moscú en la víspera de su elección. Por lo tanto, el presidente estadounidense tiene otras razones para demostrar decisión ante los rusos.

Y, sin embargo, es dudoso que estemos en vísperas de una tercera guerra mundial, ya que ningún lado muestra interés en ello. La situación es peligrosa, pero está lejos de ser incontrolable. Por lo que sabemos en este momento, la parte de Israel también es bastante marginal.

Varias horas antes del ataque de Estados Unidos, se hicieron dos declaraciones importantes sobre otro tema: las crecientes tensiones entre Israel e Irán en Siria. El ejército israelí indicó que el dron iraní interceptado en territorio israelí el 10 de febrero portaba armas, y parece haber estado en camino a explotar sobre un blanco militar. Además, el jefe de Hezbolá, Hassan Nasrallah, dijo en Beirut que el ataque atribuido a Israel a principios de esta semana – en el que murieron siete asesores iraníes en la base aérea T4 de Siria – lo pone en conflicto directo con Teherán.

El anuncio de las FDI insinúa una conexión entre estos dos últimos incidentes. En febrero, Israel atacó también la base T4 y destruyó el centro de comando y control desde el cual se lanzó el dron. En otras palabras, es posible que el ataque de esta semana (del que Israel no se ha responsabilizado oficialmente) haya tenido un objetivo similar. Uno de los muertos en el ataque fue el comandante de la unidad de drones de la Guardia Revolucionaria Iraní. Uno puede suponer, entonces, que Israel actuó para impedir el establecimiento de un complejo aéreo iraní dentro de la base siria.

El mensaje israelí está dirigido a Putin y al presidente iraní Hassan Rohani: miren lo que está haciendo debajo de sus narices Qassem Suleimani, jefe de la Fuerza Quds de Irán. Israel considera que la presencia militar de Irán en Siria, que se ha fortalecido en los últimos meses tras los éxitos de Assad en la guerra civil, apunta principalmente a Jerusalén.

Además, ocurre un proceso más amplio. Los Guardias Revolucionarios invierten decenas de miles de millones de dólares en guerras en todo el Medio Oriente: en Siria, en el Líbano a través de Hezbolá, ayudan a los rebeldes Houthi en Yemen y a grupos palestinos en la Franja de Gaza. Rohani está enredado en una crisis económica y una confrontación política con las fuerzas proactivas y agresivas dirigidas por la Guardia Revolucionaria. En Isfahan, las protestas virulentas contra el gobierno se han renovado en los últimos días. El valor de la moneda de Irán también está fluctuando.

La política actual de Israel en Siria se refleja en declaraciones oficiales, publicaciones frecuentes en medios extranjeros y ataques, tanto declarados como atribuidos. De hecho, Israel está diciendo que está al tanto de las actividades de Irán, incluidas sus acciones encubiertas. El mensaje es: podemos atacar intereses y sitios iraníes lejos de nuestra frontera (la base T4 está a unos 250 kilómetros de Israel); Irán es el que planea atacarnos, como lo hizo con el dron en febrero, por lo tanto, tenemos derecho a realizar ataques preventivos en defensa propia, y actúa no sólo los Altos del Golán, sino en lo profundo de Siria.

Las declaraciones de Nasrallah surgen tras las amenazas de altos funcionarios de Teherán, incluido un miembro de la Guardia Revolucionaria. Suleimani ha convertido el último ataque en un evento nacional, organizando funerales de alto perfil para los asesinados en la base. Está construyendo una expectativa de una represalia iraní violenta, que no escapa a los ojos de Israel.

Aún así, las declaraciones dl jefe de Hezbolá son reveladoras. Nasrallah describe un conflicto entre Israel y Irán y no se apresura a ofrecer a sus hombres. Ante las próximas elecciones para el parlamento libanés el 6 de mayo, Nasrallah no se describe a sí mismo como un iraní. Por el momento, Suleimani está solo en el ring. La pregunta es si logrará arrastrar a los otros socios de Irán en el eje alrededor de Assad mediante ataques de venganza y un enfrentamiento con Israel, o si sus aliados optarán por controlarlo.

Fuente: Haaretz / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend