Inicio » Opinión » Análisis » Israel cumple 70 años

Israel cumple 70 años

Enlace Judío México – Israel celebra su 70 aniversario este mes. Déjenme ser absolutamente claro: cuando se trata de Israel, no soy en absoluto desapasionado.

DAVID HARRIS, CEO DEL AMERICAN JEWISH COMMITTEE

Durante siglos, los judíos de todo el mundo oraron por el regreso a Sión. Somos los afortunados que hemos visto respondidas esas oraciones. El establecimiento del Estado en 1948; el cumplimiento de su papel previsto como hogar y refugio para los judíos de cualquier lugar y en todas partes; su abrazo incondicional a la democracia y el estado de derecho; y sus impresionantes logros científicos, culturales y económicos son logros extraordinarios.

Y cuando uno además considera que los vecinos de Israel intentaron desde el primer día aniquilarlo, la historia de los primeros 70 años de Israel se vuelve aún más notable.

Ningún otro país se ha enfrentado a tan abrumadoras probabilidades en contra de su propia supervivencia, ni ha experimentado el mismo grado de demonización internacional sin fin por parte de demasiadas naciones dispuestas a arrojar la integridad y la moralidad al viento.

Sin embargo, los israelíes nunca han sucumbido a una mentalidad de vivir en una fortaleza, nunca abandonaron su profundo anhelo de paz o voluntad de asumir riesgos sin precedentes para lograr esa paz, como fue el caso de Egipto en 1979 y Jordania en 1994; en la retirada unilateral de Gaza en 2005; y un día, esperemos, un acuerdo con los palestinos siempre y cuando su liderazgo finalmente acepte la realidad de Israel y la legitimidad de la autodeterminación judía.

Sin duda, la construcción de una nación es un proceso infinitamente complejo. En el caso de Israel, comenzó en un contexto de tensiones con una población árabe local que reclamaba la misma tierra y, trágicamente, rechazó una propuesta de la ONU en 1947 para dividirla en un estado árabe y otro judío (el acuerdo original de dos estados), cómo el mundo árabe buscó aislar, desmoralizar y finalmente destruir el Estado; y cómo se vio obligado a dedicar una gran parte de su presupuesto nacional limitado a gastos de defensa, incluso mientras lidiaba con forjar una identidad nacional y un consenso social entre una población geográfica, lingüística, social y culturalmente diversa.

Al igual que cualquier democracia vibrante, Israel es un trabajo permanente en progreso. Sin duda, tiene sus defectos, incluida la intromisión excesiva y profana de la religión en la política, la marginación inexcusable de las corrientes religiosas judías no ortodoxas y la tarea inconclusa, aunque innegablemente compleja, de integrar a los árabes israelíes en la corriente principal.

Pero tales desafíos, por importantes que sean, no pueden eclipsar los notables logros de Israel.

En apenas 70 años, Israel ha establecido una democracia próspera única en la región. Esto incluye un Tribunal Supremo con facultades para sobreseer al primer ministro o al complejo militar, un parlamento activo que incluye todos los puntos de vista imaginables, una sociedad civil sólida y una prensa muy activa.

Ha construido una economía envidiable basada cada vez más en la innovación y la tecnología de punta, cuyo PNB per capita supera con creces el total combinado de sus cuatro vecinos soberanos contiguos: Egipto, Jordania, Líbano y Siria. Se ha unido a la OCDE, se ha convertido en un centro global de investigación y desarrollo y es un imán para la inversión extranjera directa.

Es el hogar de universidades y centros de investigación que han contribuido a avanzar las fronteras mundiales del conocimiento de innumerables maneras y ha ganado una gran cantidad de Premios Nobel en el proceso.

Ha creado uno de los ejércitos más poderosos del mundo, siempre bajo control civil, para garantizar su supervivencia en una zona difícil. Al mismo tiempo, se esfuerza por adherirse a un estricto código de conducta militar que tiene pocos rivales en el mundo democrático, y mucho menos en otros lugares, incluso cuando sus enemigos envían niños a las líneas del frente y buscan esconderse en mezquitas, escuelas y hospitales.

Está clasificada entre las naciones más saludables del mundo, con una esperanza de vida más alta que la de Estados Unidos, sin mencionar un ranking sistemáticamente superior en el “índice de felicidad” anual para los países.

Ha forjado una próspera cultura admirada más allá de las fronteras de Israel, y ha tomado amorosamente un idioma antiguo, el hebreo, el lenguaje de los profetas, y lo ha modernizado para adaptarse al vocabulario del mundo contemporáneo.

A pesar de algunas voces extremistas, ha creado un clima de respeto hacia otros grupos de fe, incluidos los bahá’ís, el cristianismo y el islamismo, y sus lugares de culto. ¿Puede alguna otra nación en el área siquiera comenzar a presumir de lo mismo?

Ha construido un sector agrícola que ha tenido mucho que enseñar a las naciones en desarrollo a convertir un suelo árido en campos generosos de frutas, verduras, algodón y flores.

Aléjese de los giros y vueltas de la sobrecarga de información diaria y considere el balance general de las últimas siete décadas. Observe los años luz transcurridos desde la oscuridad del Holocausto, y maravíllese con el milagro de un pueblo diezmado que regresa a una pequeña franja de tierra, la tierra de nuestros antepasados, y construye con éxito un estado moderno y vibrante contra viento y marea.

En el análisis final, la historia de Israel es la realización maravillosa de un vínculo de 3.500 años entre una tierra, una fe, un idioma, un pueblo y una visión. Es una historia sin precedentes de tenacidad y determinación, de valor y renovación. Y, en última instancia, es una metáfora del triunfo de la esperanza perdurable sobre la tentación de la desesperación.

Fuente: The Times of Israel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend