Inicio » Opinión » Análisis » El desarraigo de los judíos de países árabes, una respuesta al antisemitismo moderno

El desarraigo de los judíos de países árabes, una respuesta al antisemitismo moderno

Enlace Judío México.- Para poder llegar a una solución pacífica, la migración forzosa de judíos de los países árabes debe ser reconocida como una de las tragedias de este largo y doloroso conflicto.

ADA AHARONI

Una de las principales causas reconocidas de la ola actual de antisemitismo en Europa y otros lugares es la propaganda palestina. Este amplio esfuerzo de lavado de cerebro ha tenido éxito en la producción de un clima antijudío en muchas partes del mundo. Una de las formas de combatir esta fuente básica de mentiras es revelar la verdad sobre el destierro de los judíos de los países árabes. El mundo ha oído hablar de la injusticia experimentada por los refugiados palestinos, y casi nada sobre la difícil situación de los judíos de los países árabes, principalmente Irak, Egipto, Siria, Líbano y Yemen. Comparemos el desarraigo de los palestinos con el desarraigo de los judíos.

Mientras que los refugiados palestinos sumaron 650,000 en 1948, los refugiados judíos de los países árabes sumaron 850,000 (estadísticas de UNRWA). La propiedad judía, tanto privada como comunal, secuestrada por los gobiernos árabes cuando se vieron obligados a irse fue mucho más vasta que la dejada por los palestinos en Israel (documentada por la Corte Internacional de La Haya).

Prácticamente hubo una limpieza étnica de judíos en los países árabes. Muy pocos judíos quedan en estos países hoy. La judería egipcia, por ejemplo, era de 100.000 en 1948, pero hoy solo hay 28 judíos en todo Egipto, y solo 22 judíos permanecen en todo Iraq con una población de 160.000 en 1948. En Siria y Líbano no quedan judíos.

Por otro lado, no hubo limpieza étnica de los palestinos en Israel; hay un millón de ciudadanos árabes / palestinos viviendo en Israel hoy, constituyendo el 20% de los ciudadanos de Israel.

Es importante difundir estos hechos históricos cruciales tanto como sea posible, ya que contradicen la imagen malvada y distorsionada presentada por la propaganda anti-Israel. Además del posible giro de la opinión pública en Europa y otros lugares, contar la historia del destierro y el desarraigo de los judíos de los países árabes tiene ventajas potenciales adicionales.

La constatación de que no son los únicos que han sufrido, y que los judíos de los países árabes han sufrido tanto como los palestinos cuando fueron expulsados de las tierras de su nacimiento con solo sus camisas en la espalda y fueron hechos tan miserablemente indigentes a manos de los árabes, puede hacer que los palestinos se vuelvan más conciliadores y menos intransigentes con respecto a la paz con Israel.

Segundo, ver que su historia, narrativa y herencia cultural se toma en cuenta como una parte crucial e integral del conflicto árabe-israelí puede hacer que los judíos de los países árabes y sus descendientes, que hoy constituyen casi la mitad de la población judía de Israel, se inclinen más a hacer concesiones por el bien de la paz.

El descuido de su historia y su narrativa hace que algunos judíos de los países árabes sean intransigentes con respecto a cualquier reconciliación que no incluya su propia historia. Sin embargo, estos judíos desarraigados podrían convertirse en los principales contribuyentes a la reconciliación porque entienden la cultura y la mentalidad del Medio Oriente, el idioma árabe y los rituales de reconciliación.

La “Nakba” (catástrofe) de los judíos de los países árabes, el desplazamiento cruel de 850,000 judíos que nacieron y crecieron en sus antiguas comunidades en tierras árabes, y las dificultades y la miseria que acompañaron su migración forzosa y la emigración a Israel u otros países occidentales, y la pérdida de todos sus bienes y propiedades constituye un aspecto del conflicto árabe-israelí que debería ser investigado a fondo por académicos serios.

Como casi la mitad de los ciudadanos judíos de Israel (junto con sus descendientes) provienen de países árabes, cualquier esfuerzo de paz debe reconocer esta faceta crucial de la historia del conflicto. Para poder llegar a una solución pacífica, la migración forzosa de judíos de los países árabes debe ser reconocida como una de las tragedias de este largo y doloroso conflicto. También constituiría un fuerte bombardeo contra el peligroso “tsunami” antisemita que nos invade hoy.

La autora es investigador y sociólogo cultural. Su investigación en el Instituto Neaman en el Technion en Haifa: Instituto de Tecnología de Israel (financiado por la Fundación Boren) se ha centrado en el desarraigo de los judíos de los países árabes a mediados del siglo XX. Ha publicado 33 libros hasta la fecha y más de 120 artículos. Fundó el Foro Internacional para la Cultura de la Paz, IFLAC. Nació y se crió en El Cairo, Egipto y ahora vive en Haifa.

Fuente:  The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend