Inicio » Judaísmo » Holocausto » Joyas con números de tatuajes de víctimas de la Shoá

Joyas con números de tatuajes de víctimas de la Shoá

Enlace Judío Méxixo:–La nieta de una superviviente del Holocausto diseña y vende joyas con los números tatuados de las víctimas para provocar conversaciones sobre la Shoá y así impedir que se olvide semejante atrocidad de la Historia.


 

Robert Tanen  regaló un collar  a su esposa Meredith  en  su último cumpleaños. Esperaba que le gustara, pero cuando  ella abrió la caja,  su emotiva respuestas superó todo lo que Tanen había imaginado.

“Mi esposa rompió a llorar y me abrazó más fuerte que nunca.Reaccionó de una forma  muy visceral  cuando vio lo que había dentro  de la caja”, dijo Tanen.

Lo que  había dentro era  una cadena de platino con un disco grabado con una serie de dígitos: 94980. Era el número del Holocausto de su  abuelo,  Abraham Stein, el que le habían asignado los nazis a su ya difunto abuelo.

“Meredith se pone el collar todos los días. Ella estaba muy unida a su abuelo “, dijo Tanen, que vive en Boynton Beach, Florida,  y es el director regional del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos.

El collar  forma parte de una colección de joyas conmemorativas del Holocausto, obra de la joyería Jakob Ella, compañía fundada en 2017  en Jacksonville, Florida, por Dana Rogozinski,  nieta de supervivientes del Holocausto .  Una parte de las ganancias de cada compra de la compañía se dona a proyectos educativos  del Holocausto o  becas para viajes estudiantiles a Polonia.

La idea de crear  collares, pulseras y gemelos con números tatuados en los antebrazos de los reclusos de los campos de concentración nazis llegó a Rogozinski mientras trabajaba en una  start up en Beersheva, Israel, durante un año ; extrañaba a su abuela, Ella Lucak Rogozinski.  La nonagenaria estaba en Florida y sufría demencia.

” Estando en No podía ver a mi Nana Ella todos los días y realmente la extrañaba. Quería  de alguna una manera  sentir que ella estaba conmigo todo el tiempo “, dijo Rogozinski.

Rogozinski, de 28 años, pensó cómo, después de un largo silencio de posguerra, su abuela había comenzado recientemente  a compartir su testimonio sobre el Holocausto . Ella siempre mostró el tatuaje en su brazo, usándolo como iniciador de conversación mientras hablaba con individuos o grupos.

“Estaba al tanto del fenómeno de las personas que se tatúan  el número del padre o  del abuelo superviviente del Holocausto para honrarles  y perpetuar el recuerdo del Holocausto, pero eso no era para mí”, dijo Rogozinski.

Tampoco es algo en lo que muchos otros judíos estén interesados, dado que los nazis trataron de deshumanizar a los judíos tatuándolos y debido a las prohibiciones contra el tatuaje en la tradición judía.

Decidió una forma más adecuada de honrar a su abuela y  así nació la idea  de la joyería con su número: su abuela había trabajado en una joyería de Jacksonville durante 50 años después de llegar a los Estados Unidos,  en 1959.

Completamente autodidacta, Ella Rogozinski se abrió camino en el mundo del  diseño, fabricación y reparación de joyas. Para empezar, aun  como limpiadora en la tienda, convenció al propietario de que le permitiera tratar de arreglar un hilo roto de perlas que nadie más había podido.

“Hizo un trato con ellos : si hacía un buen trabajo con las perlas, le darían un trabajo relacionado con las joyas. Ella arregló las perlas “, dijo Rogozinski.

Los primeros números que Rogizinski usó para diseñar sus joyas fueron los de su abuela (A5674) y su abuelo Jakob Rogozinski (56512),  fallecido en 1994 . Se casaron en 1949,  a las dos semanas de reunirse en un campamento de personas desplazadas en Alemania.  Jakob nació en Sieradz, Polonia (cerca de Lodz) en 1916. Durante la guerra, sirvió inicialmente en el ejército polaco antes de ser enviado a Auschwitz . Finalmente fue liberado al final de la guerra desde un subcampo del campo de concentración de Gross-Rosen.

Ella, que nació en Svalava, Checoslovaquia en 1927, fue deportada al gueto de Budapest y de allí a Auschwitz. Hacia el final de la guerra, fue forzada a una marcha de la muerte a Bergen-Belsen, donde fue liberada el 4 de mayo de 1944. Sobrevivió a la guerra junto con dos hermanas mayores.

“Sus números de tatuajes son consecutivos”, dijo Rogozinski.

Ella, sus hermanas y una tía fueron los únicos supervivientes de la familia Lucak. Solo Jakob y uno de sus hermanos sobrevivieron. La pareja, que perdió a 75 familiares entre ellos, emigró a Israel en 1949, donde vivieron hasta 1959, cuando se unieron a las hermanas de Ella y sus familias en Jacksonville. Las hermanas se mantuvieron muy unidas, criando a sus familias dentro de una milla cuadrada.

 

No debe suponerse que todos los que compran esta joyería (a un precio de entre $ 55 y $ 2,000) tienen una conexión familiar con el Holocausto, o que  incluso es judío.

Idan Nashnaz, de 28 años, un ingeniero eléctrico de Beersheva,  compró uno de los collares de Rogozinki después de ver una publicación sobre Jakob Ella en Facebook. Le pidió a Rogozinski que eligiera el número de víctima del Holocausto para él.

“Mi familia es persa. No tenemos familiares que estuvieran directamente involucrados en el Holocausto. Pero como judío que crece en Israel, el Holocausto está con uno todo el tiempo, desde el jardín de infantes hasta el ejército “, dijo.

Como  hace para cada pieza, Rogozinski realizó una investigación para el collar de Nashnaz utilizando los recursos disponibles de USHMM, Yad Vashem y la Shoah Foundation, preparando una “tarjeta heredada” que coloca en la caja con las joyas.

“Dana compartió la historia del hombre que tenía este número y murió en Treblinka, pero elegí no saber su nombre. La historia es lo  más importante, y se lo digo a  muchas personas que notan el collar y me preguntan sobre él “, dijo Nashnaz.

Kevin Lewis, de 55 años y oriundo de Houston, Texas, lleva orgullosamente sus gemelos con el número de tatuajes de Jakob Rogozinski con sus blusas francesas. Lewis, que trabaja en seguridad corporativa, estaba de pie detrás de Rogozinski a la entrada de la USHMM en una visita a Washington, DC y notó su distintivo collar.

“Cuando ella me dijo cuáles eran los números y sobre su compañía, pensé que era una gran idea . Tenía que ser parte de eso “, dijo Lewis, que no es judío.

“Cada vez que llevo los gemelos, sin importar dónde estoy, la gente los comenta y les cuento la historia detrás de ellos”, dijo.

Esta fue exactamente la intención de Rogozinski cuando comenzó a Jakob Ella en este momento, ahora que  el número de supervivientes del Holocausto  está disminuyendo.

“Quería que las joyas desencadenaran conversaciones para garantizar que el Holocausto sea recordado y no denegado. Es una forma de enseñar para garantizar que nunca vuelva a suceder “, dijo.

Rogozinski admitió que los críticos pueden encontrar sus joyas morbosas, pero insistió en que están perdiendo el sentido.

Cuando mira el número, no solo ve lo que sucedió durante la guerra, sino también lo que sucedió antes y después. Es el recuerdo de la vida de las personas antes de los nazis y sus atrocidades, y la capacidad de supervivencia de los sobrevivientes para construir nuevas vidas después de una gran pérdida.

Como todos los sobrevivientes, la abuela de Rogozinski morirá y su tatuaje será enterrado junto con ella. Sin embargo, su número sobrevivirá como una joya que se pasará como una reliquia familiar.

Rogozinski ama tanto a Nana Ella que la llamó por su compañía, pero cree que es su número el que mejor perpetuará su historia.

“Un collar con el nombre no generaría tantas conversaciones deseables”, dijo Rogozinski.

Jakob Ella Jewelry actualmente solo está disponible en línea AQUI

 

Fuente: RENEE GHERT-ZAND/ THE TIMES OF ISRAEL

 © ENLACE JUDÍO MÉXICO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend