Inicio » Opinión » Arte y Cultura » El judío británico desposeído convertido en uno de los mejores poetas de la Primera Guerra Mundial desde las trincheras

El judío británico desposeído convertido en uno de los mejores poetas de la Primera Guerra Mundial desde las trincheras

Enlace Judío México.- En el centenario de su violenta muerte, llega la historia de Isaac Rosenberg, judío hijo de desposeídos inmigrantes lituanos, cuyos poemas contra la guerra iluminaron el campo de batalla.

ROBERT PHILPOT

En el transepto sur de la Abadía de Westminster, la imponente iglesia gótica en el centro de Londres, donde Gran Bretaña ha coronado y enterrado a sus monarcas desde 1066, se encuentra el Rincón de los poetas.

Conmemora a muchos de los dramaturgos, escritores y poetas más venerados y reverenciados de la nación, hombres y mujeres como William Shakespeare, Charles Dickens y las hermanas Bronte.

Entre los honrados se encuentra el hijo de paupérrimos judíos ortodoxos que huyeron a Gran Bretaña de Lituania escapando del antisemitismo zarista cuando el siglo XIX llegaba a su fin. Isaac Rosenberg murió hace 100 años el mes pasado en el frente occidental durante los sangrientos meses finales de la Primera Guerra Mundial.

Rosenberg es menos conocido que gente como Rupert Brooke, Wilfred Owen, Robert Graves o Siegfried Sassoon, cuya poesía también capturó el horror de las trincheras. Además, su educación, clase y origen judío distinguen a Rosenberg de muchos de sus compañeros poetas de guerra.

Abadía de Westminster en Londres. (CC0/Pixabay)

Sin embargo, para los eruditos literarios, él se encuentra entre los más distinguidos de ellos.

Bernard Bergonzi, profesor de literatura inglesa de la Universidad de Warwick, calificó a Rosenberg como “sin duda uno de los mejores poetas que produjo la Gran Guerra“. Asimismo, Paul Fussell, historiador cultural estadounidense, calificó su “Amanecer del día en las trincheras” como “el mayor poema de la guerra“.

Nacido en Bristol, en el suroeste de Inglaterra, en 1890, Rosenberg se mudó con su familia a Londres en 1897. Se instalaron en Stepney, el epicentro empobrecido de la floreciente comunidad judía de la capital.

Uno de los mejores poetas de la Primera Guerra Mundial, Isaac Rosenberg. (Dominio publico)

Era una existencia al borde de la indigencia y lo seguiría siendo durante la mayor parte de la infancia y la adolescencia de Isaac“, escribe el biógrafo de Rosenberg, Jean Moorcroft Wilson.

Es en este contexto de horizontes severamente limitados que debemos medir sus logros. Porque su pobreza, tanto como su judaísmo, marcó su vida y dio forma a su trabajo“, escribe Wilson.

Lo que Rosenberg carecía en riqueza o contactos, lo compensó con talento. En el internado de Baker Street en Stepney, su habilidad para dibujar y escribir fue destacada por el director, que permitió que el joven pasara la mayor parte de su tiempo con ellos.

Los Rosenberg eran tan pobres que Isaac descubrió que sus primeros lienzos eran los pavimentos del East End donde dibujó con tiza“, dice Nicholas Murray en su libro “El vino dulce de la juventud: las valientes y breves vidas de los poetas de guerra“.

Mientras que un bibliotecario local alentaba el interés de Rosenberg en la poesía, y tomaba clases de arte en la Escuela de Arte Stepney Green, la familia no podía permitirse que él siguiera su educación y dejó la escuela a los 14 años para convertirse en aprendiz en una empresa de grabadores.

El primer poema conocido de Rosenberg data de 1905, un año después de su aprendizaje.

Odiaba el trabajo. “Encadenado a esta endemoniadamente peligrosa máquina“, le escribió a un amigo, “cuando mis días están llenos de vigor y mis manos y alma anhelan la autoexpresión“.

Rosenberg eventualmente se inscribió en clases nocturnas de pintura y dibujo en Birkbeck College.

Poco después de que su aprendizaje terminara en 1911, Rosenberg tuvo un golpe de suerte: una reunión casual mientras dibujaba en la National Gallery lo condujo a la presentación de tres mujeres judías adineradas, que estaban lo suficientemente impresionadas con el joven como para ofrecer pagar sus honorarios en la Escuela de Bellas Artes Slade.

Durante los siguientes tres años, Rosenberg estudió en la prestigiosa escuela de arte junto con artistas de renombre posterior Mark Gertler, Dora Carrington, David Bomberg y Stanley Spencer.

Con Gertler y Bomberg, Rosenberg se convirtió en parte de un grupo ligeramente unido de jóvenes artistas y escritores judíos que llegarían a ser conocidos como los Whitechapel Boys.

Éramos los niños de los barrios marginales, la juventud problemática, los beneficiarios de la Junta de Guardianes y el comedor de beneficencia, y algunos de nosotros … de la Sociedad Judía de Ayuda Educativa“, escribió uno de ellos, el escritor Joseph Leftwich.

A Rosenberg no le faltaron obsequios artísticos: algunas de sus obras se expusieron en una exposición de 1914 en la Galería Whitechapel, mientras que otras se presentaron en las Galerías del Instituto Imperial en South Kensington, y esperaba ganarse la vida como pintor.

‘Autorretrato en un sombrero Trilby,’ 1914, por Isaac Rosenberg. (Dominio público)

Sin embargo, era la poesía por lo que cada vez se sentía más atraído, y por lo que ahora se lo recuerda principalmente. La elección fue, en parte, un reflejo de la falta de confianza en sus propias habilidades como artista.

El arte no es un juguete“, escribió mientras estudiaba en Slade. “Es sangre y lágrimas, debe crecer con uno; y creo que he comenzado demasiado tarde“.

Más tarde, Rosenberg sugeriría que se sentía “más profundo y verdadero como poeta que como pintor“. Aun así, estaba abrumado por sentimientos de inadecuación. Le preocupaba “la poca educación que tuve” y se encontraba en “absoluta agonía en compañía“.

Tengo miedo de conocer gente que sabe que escribo, ya que esperan que hable y soy un mal orador“, confió a Henrietta Lowy, una de sus filántropas judías.

Lawrence Binyon, el poeta y curador de dibujos y grabados en la Biblioteca Británica, más tarde relató su primer encuentro con Rosenberg en 1912.

De estatura pequeña, oscuro, de ojos brillantes, completamente judío, parecía un chico con una mezcla inusual de autosuficiencia y modestia“, escribió en la primera colección de poemas de Rosenberg publicados después de su muerte. “De hecho, nadie podría haber tenido una naturaleza más independiente. Obviamente sensible, no era susceptible ni agresivo“.

En la época de esta reunión, Rosenberg publicó su primera colección de poemas, “Noche y día“.

Cincuenta copias del panfleto de 24 páginas fueron impresas por Israel Narodiczky, cuyas imprentas se usaban más habitualmente para producir tratados hebreos, yiddish y anarquistas.

Ilustrativo: soldados en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial. (Dominio público)

No existe, cree R. Eden Martin, coleccionista de poesía, ninguna evidencia de que se vendieran copias en ese momento. Una segunda colección, “Juventud“, apareció tres años después. El trabajo fue financiado por la venta de tres dibujos a Edward Marsh, un funcionario de alto rango y mecenas de jóvenes escritores y artistas. Diez de las 100 copias producidas fueron vendidas, otras fueron entregadas a amigos y posibles apoyos literarios.

Mientras tanto, Rosenberg había regresado a Londres desde Ciudad del Cabo, donde había pasado tiempo viviendo con su hermana después de que se le recomendara pasar a un clima más cálido y seco debido a una infección crónica del pecho.

Gran Bretaña estaba en guerra. El conflicto, aunque solo en el primero de sus cuatro años, ya se había prolongado mucho después de la primera Navidad que muchos habían esperado marcara su término.

En octubre de 1915, Rosenberg tomó la fatídica decisión de unirse al ejército. La pobreza, no el patriotismo, motivó su decisión, en particular, el conocimiento de que su madre recibiría un subsidio de separación. Anticipando acertadamente su reacción horrorizada, salió de Londres sin decirle a su familia que se había alistado, tomando una copia de los poemas de John Donne por compañía.

Nunca me uní al ejército por razones patrióticas“, escribió Rosenberg a Marsh. “Nada puede justificar la guerra. Supongo que todos debemos luchar para solucionar el problema“.

Poco sobre su experiencia cambió su punto de vista.

Este militarismo es terrorismo, sin duda“, se quejó en una ocasión.

Isaac Rosenberg en 1917, con su uniforme británico de la Primera Guerra Mundial. (Dominio público)

El ejército es la invención más detestable en la tierra y nadie, excepto un soldado del ejército, sabe lo que es ser un esclavo“, sugirió en otro.

Rosenberg esperaba inscribirse en el cuerpo médico, pero con apenas un metro y medio de altura, inicialmente fue asignado al batallón Bantam, que había sido instituido para aquellos que no cumplían con las regulaciones de altura del ejército británico.

La mala salud, el descuido y su propio odio a la guerra significaron que Rosenberg no se adaptó a la vida militar, ni sus comandantes a él. Su frustración se vio en las reprimendas y castigos que recibió por infracciones como no poder llevar su máscara de gas. De hecho, lo que Binyon describió como la “distracción de alguien cuya imaginación estaba poseída por sus esquemas poéticos” llevó a Rosenberg a dejar su ropa y equipo en Inglaterra cuando zarpó rumbo a Francia en junio de 1916.

Fue, por lo tanto, la ironía más cruel que Rosenberg, “un antihéroe con uniforme de soldado“, en palabras del poeta irlandés Gerald Dawe, descubriera su verdadera voz en los poemas que escribió en las trincheras.

Como lo expresó el crítico literario estadounidense Irving Howe: “El primer Rosenberg siempre se está manejando a sí mismo para decir más de lo que tiene que decir, porque piensa que los poetas deben hablar sobre asuntos importantes. Luego se entera de que en una amapola en las trincheras o un piojo en la camisa de un soldado, hay suficiente materia para la poesía“.

Rosenberg trabajó en condiciones extremas. Escribió sobre cualquier trozo de papel que pudiera tener en sus manos, componiendo borradores interminables y enviándolos a casa para que su hermana los escribiera. En ocasiones, los frustrados censores del ejército le impidieron enviar más.

Continuó siendo su crítico más duro. De “Dead Man’s Dump” – que, junto con “Break of Day In The Trinches“, es citado a menudo como uno de sus poemas más grandes – Rosenberg le escribió a un amigo: “Creo que es un lugar común“.

Comparando su trabajo con la colección de la Guerra Civil estadounidense de Walt Whitman, le dijo a otro: “He escrito algunos poemas de guerra, pero cuando pienso en “Drum Taps“, los míos son absurdos“.

Rosenberg calificó su escritura, que incluía “Cacería de piojos” y “Regreso, oímos las alondras“, de “transcripciones reales de los campos de batalla“.

Pero los académicos creen que la escritura de Rosenberg difiere de la de los otros poetas de guerra.

Más impersonal, informal, irónico y carente de la indignación característica del trabajo de Wilfred Owen y Siegfried Sassoon“, creyó Jon Stallworthy de la Universidad de Oxford y biógrafo de Owen.

Al mismo tiempo, según Moorcroft Wilson, a diferencia de los poetas oficiales, pudo escribir desde la perspectiva de un particular y sin su sentido de la responsabilidad. La formación artística de Rosenberg tampoco fue desaprovechada.

Hay un fuerte elemento visual en su verso, que ayuda a darle una calidad única“, argumenta.

El antisemitismo que sufrió en el ejército: “ser judío resulta peor entre estos infelices“, observó Rosenberg mientras entrenaba, también dibujó otro elemento distintivo en sus escritos. Su respuesta conmovedora vino en forma de un breve poema “El judío“:

Moisés, de cuyos lomos salí,
Iluminado por una lámpara en su sangre
Diez reglas inmutables, una luna
Para hombres mutables sin lámparas.

El rubio, el bronceado, el rubicundo,
Con la misma sangre agitada,
Mantienen la marea a la luna de Moisés.
Entonces, ¿por qué se burlan de mí?

La experiencia, escribió Stallworthy, “lo hizo más consciente de la judeidad de lo que antes había sido particularmente importante para él“, y quizás explica obras como “Moisés” y “La destrucción de Jerusalén por las hordas de Babilonia“. Poco antes de su muerte, Rosenberg también hizo una transferencia para unirse al batallón judío que luchaba en Mesopotamia.

Sassoon, un converso católico cuyo padre era judío, escribió en su prólogo una colección de 1937 de los poemas, cartas y dibujos de Rosenberg que detectó en su escrito “una fructífera fusión entre la cultura inglesa y hebrea“.

Siegfried Sassoon en 1915, vistiendo su uniforme militar. (Dominio público)

Detrás de toda su poesía“, continuó, “hay una cualidad racial: bíblica y profética. Escritural y escultural son los epítetos que le aplicaría“.

Antes de su muerte, Rosenberg comenzó a recibir el reconocimiento que merecía. En diciembre de 1916, Harriet Monroe publicó dos de sus poemas, entre ellos “Break of Day In The Trenches“, en la ahora legendaria revista Poetry.

Irónicamente, Monroe conoció a Rosenberg por Ezra Pound, un notorio simpatizante antisemita y más tarde fascista.

Rosenberg fue asesinado mientras patrullaba durante la ofensiva de primavera de los alemanes en abril de 1918. Inicialmente enterrado en una tumba sin nombre, sus restos y los de los otros 11 soldados que murieron con él fueron descubiertos y reingresados cerca del lugar en Arras, en el noreste de Francia donde cayeron.

Alrededor de la piedra conmemorativa en la Abadía de Westminster, que contiene los nombres de Rosenberg y otros 15 poetas de guerra, están las palabras de Wilfred Owen: “Mi tema es la Guerra y la compasión de la Guerra. La poesía es una pena“.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend