Inicio » Noticias » Antisemitismo » Vitoreando los 70 años de Israel, descendientes de nazis marchan en Jerusalén

Vitoreando los 70 años de Israel, descendientes de nazis marchan en Jerusalén

Enlace Judío México.- Acompañados por partidarios cristianos pro Israel de 40 países, nietos de los miembros de las Waffen SS buscan la ‘curación’ en la capital de Israel

MARISSA NEWMAN

Vinieron de más de 40 países, desde Australia a Burundi, de China a Sudáfrica, de Estados Unidos a Alemania, para celebrar el cumpleaños número 70 de Israel, llenando las calles de Jerusalén el martes con un mar de banderas ondeantes, cantos extáticos de “Israel, Israel“. Y sinceras, aunque a menudo mal hechas, letras hebreas.

En el punto de partida de la Marcha de las Naciones en el Parque Sacher, un par de radiantes polacos lucían con orgullo coronas de la Estrella de David, globos azules y blancos con forma de brazos doblados. Al otro lado de la extensión cubierta de hierba, un Hasid efusivo estaba sobre una roca, dando la bienvenida a los 2.000 manifestantes internacionales a la ciudad. Y en la empinada pendiente de la calle Bezalel, abrazada al barrio de moda Nachlaot de la capital, una violinista alemana de mediana edad con una gorra plana cantaba a un bebé israelí en brazos de una mujer con ropa holgada a un costado.

Minutos después, la multitud exuberante pasó frente a una peluquería en el centro de Jerusalén, donde una mujer israelí hizo una pausa en el corte de pelo, con el pelo gris pegado a la cara, para arrebatar una foto a través a través del cristal. Pasado Hillel Street, un español larguirucho que llevaba un shofar chocó los 5 con un israelí por la destreza futbolística de su país, mientras varias monjas americanas avanzaban detrás de un hombre de barba gris con un parche en el ojo y binoculares

Cerca de allí, un puñado de soldados de las FDI recibieron una lluvia de atención por parte de los manifestantes.

Pero a la vez que recuerda visualmente la marcha anual pro israelí internacional en el festival de Sukkot, la Marcha de las Naciones del martes tuvo un giro bajo el radar que la mayoría de los observadores israelíes ocasionales pasaron por alto.

Mi abuelo fue a Auschwitz y ayudó a construir el campo de concentración. Fue responsable de colocar 16 kilómetros de alambre de púas y también ayudó a construir las cámaras de gas“, Bärbel Pfeiffer, flanqueada por su esposo y sus hijos, le dijo a la multitud en alemán antes de la marcha.

Y estamos aquí hoy como una familia entera para decir que algo como esto nunca debe volver a suceder. E Israel, estamos a tu lado y te queremos, Israel, y estaremos contigo“.

Miles de cristianos marchan en el evento “Marcha de las Naciones 2018” en el centro de Jerusalén, el 15 de mayo de 2018. (Yonatan Sindel / Flash90)

Organizado por la organización March of Life de descendientes de miembros nazis de las Waffen SS, el evento se realizó al final de una conferencia de tres días centrada en la conmemoración del Holocausto, además de charlas con los sobrevivientes. La marcha contó con un gran contingente alemán, aunque el grueso de los participantes de todo el mundo no tenía una conexión familiar directa con la guerra y vino simplemente como partidarios cristianos de Israel. Fue el primer evento de la organización en Jerusalén, pero no el primero en Israel, después de haber realizado una caminata por Birmania Road, dijo un vocero.

Muchos líderes israelíes, incluidos el presidente Reuven Rivlin, numerosos legisladores, el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, y el ministro del Likud, Ayoub Kara, acogieron la marcha de las naciones, que agradecieron el apoyo a Israel, la fuerte oposición al antisemitismo y la búsqueda del alma de los descendientes de la Wehrmacht nazi.

Aún disfrutando del resplandor de las celebraciones del Día de Jerusalén el domingo y de la reubicación de la embajada de Estados Unidos el lunes, los eufóricos jerosolimitanos animaban a los manifestantes desde la acera y desde los balcones, mientras los adolescentes y los niños ansiosamente atesoraban recuerdos de la bandera.

Sin embargo, pocos de los observadores israelíes parecían estar informados de la conexión de los descendientes nazis con el evento, y todas las personas abordadas por The Times of Israel sacudieron la cabeza y respondieron con un “¿qué?” y la boca abierta.

Es una sorpresa increíble“, dijo un residente desconcertado que pidió ser identificado solo como Rafael. “Es un shock“.

Una mujer que se identificó a sí misma solo como Maayan, cuyo abuelo sobrevivió a Auschwitz y su abuela a Theresienstadt, había bajado de su apartamento en la calle Bezalel con sus dos niños pequeños y un bebé atado a su silla para ver las festividades.

Por un lado, realmente aprecio que hayan venido, pero por el otro, también me siento mal por ellos. No me gustaría asumir la responsabilidad de las cosas que mis abuelos habían hecho“, dijo.

Mientras enfatizaba que no podía haber “expiación” por las atrocidades del Holocausto, agregó:

La pregunta es cómo educan a sus hijos. Si crían a sus hijos con tolerancia … contra el racismo y con el amor a la humanidad, esto es lo real. Que se disculpen porque mi abuelo no tiene familia no es relevante. [El reconocimiento] de que [el Holocausto] es traumático, y que no lo nieguen y recuerden, es agradable“.

Un propagandista nazi y su bisnieta
Carmen Shamsianpur, de 34 años, coordinadora de prensa de la Marcha de las Naciones, fue alentada a explorar sus raíces por un pastor local en su ciudad natal alemana en 2007. Dirigiéndose a sus parientes mayores para obtener respuestas, los varios cientos de miembros de su iglesia, incluida ella misma, tuvo un “momento de alivio” cuando los miembros de la familia les dijeron que ninguno tenía vínculos directos con la actividad militar de las SS, dijo ella. Y luego se dieron cuenta, “toda la iglesia, tal vez 400 personas, y ningún nazis entre los antepasados, no puede ser“.

Así que comenzamos a investigar en los archivos“, le dijo a The Times of Israel al inicio de la marcha, con pendientes blancos de la Estrella de David colgando de sus orejas. Finalmente, todos encontraron al menos un miembro de la familia que fue cómplice en el asesinato masivo, dijo.

En 2012, descubrió que uno de sus bisabuelos había vivido a una hora de distancia de Auschwitz, era “un verdadero nazi” que trabajaba en los ferrocarriles, y estuvo directamente involucrado en cargar trenes de judíos con destino al campo de exterminio.

Fuimos allí, donde vivía, en Bytom, ahora es Polonia, entonces era Alemania“, dijo. “Buscamos a alguien, había 2.000 judíos en la ciudad, ahora solo quedan seis o siete. Llegamos a conocer al mayor de ellos, que ya no está vivo, pero vivía exactamente en el mismo departamento donde vivía nuestro bisabuelo y fuimos allí a verlo y decirle quiénes somos, y que lo sentimos mucho por lo que sucedió, y que queremos ser amigos“.

Hace solo un año y medio, después de 10 años de investigación, ella descubrió información sobre otro bisabuelo, un prominente “líder propagandista” nazi.

Shamsianpur, que también es periodista, dijo que siguió su camino antes de saber nada sobre su bisabuelo. “Pero es un patrimonio, es un amor por el lenguaje que tengo, y así sucesivamente“, dijo.

Pero él lo usó para mal y yo tengo la gracia de usarlo para bien y para el bien de Israel y el pueblo judío, al que amo“.

Miles de evangélicos cristianos marchan en el evento de la Marcha de las Naciones 2018 en el centro de Jerusalén, el 15 de mayo de 2018. (Yonatan Sindel / Flash90)

También en la marcha estuvo Oliver Butz, un ingeniero civil de Alemania, quien dijo que vino por “curación” y una “liberación de la presión que tenía“.

Puedo hablar con la gente aquí. Y no puedo hablar con ellos en Alemania“, dijo Butz, cuyo abuelo paterno era un nazi desplazado al norte de África. Su otro abuelo, a quien dijo era joven cuando terminó la guerra, murió hace seis años. “Él negó el Holocausto hasta que murió. Y aún mis padres nunca hablaron sobre el Holocausto“, dijo.

Mi familia, todavía hoy no quieren hablar de eso. Simplemente se niegan y discuten y dicen que todo ya pasó, que todo fue en el pasado, entonces ¿por qué [te] molestas por el pasado?“, dijo. Dando un ejemplo del canto de canciones racistas, Butz agregó: “Y el Holocausto todavía está en mi familia, puedo decirlo“.

El desfile terminó frente al Monte Sión, en el anfiteatro de Sultan’s Pool, donde los asistentes a la marcha fueron recibidos con conciertos de cantantes judíos y cristianos, actuaciones de baile sombrías para la canción de la lista Schindler y canciones de cuna en yiddish acompañadas de una presentación de víctimas judías del Holocausto. Fue una prueba de Rorschach para los judíos en la multitud: entre un espectáculo incómodo que coqueteaba con la apropiación cultural, y un testamento conmovedor de los últimos 70 años, las arrolladoras mareas de la historia y la transformación milagrosa del destino judío.

Cinco cantantes, todos descendientes de nazis, subieron al escenario.

Im eshkajej Yerushalayim (si me olvido de ti, oh Jerusalén)“, cantaron a la sombra oscura de las murallas de la Ciudad Vieja.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend