Inicio » Comunidad » Kadima, protagonista en compromiso de Meade y Anaya con personas con discapacidad

Kadima, protagonista en compromiso de Meade y Anaya con personas con discapacidad

Enlace Judío – El día miércoles, en el Salón Tamayo del Club de Industriales de la CDMX se llevó a cabo el evento organizado por la Coalición México por los Derechos de las Personas con Discapacidad (COAMEX), en el cual participó Kadima, institución dedicada al bienestar de personas discapacitadas dentro y fuera de la comunidad judía de México.

En el acto, organizado por la sociedad civil, participó Lily Margolis de Kadima, institución de la comunidad judía, asi como Javier Quijano de Confe, Fernando Landeros de Teletón , Gerardo Gaya de la asociación Iluminemos de Azul por el Autismo y otras.

El objetivo del evento fue promover un diálogo entre personas con discapacidad, representantes de la sociedad civil y otras. El candidato José Antonio Meade fue el único que pudo confirmar asistencia, mientras que el candidatyo Ricardo Anaya envió un mensaje en video y en su representación acudió Emilio Álvarez Icaza.

Por su parte, Lily Margolis directora de Kadima reafirmó el compromiso que tiene la institución con el bienestar de los discapacitados.

El candidato José Antonio Meade, el único de los candidatos presidenciales que aceptó la invitación a asistir al evento en persona, en su intervención dijo lo siguiente:

Muchas gracias por el espacio, muchas gracias por la invitación y muchas gracias por darle centralidad al tema de la discapacidad en este proceso político.

Somos una campaña que ha buscado ser una campaña incluyente.

Hemos llevado la voz de la inclusión en la contienda, en la campaña, en las candidaturas. Somos la coalición que tiene más candidaturas de personas con discapacidad.

Nosotros hemos hecho un esfuerzo muy importante en la campaña de señalar la relevancia de que se cierren brechas en un México que tiene muchos rostros.

Y lo hemos hecho convencidos de que es un tema de justicia, es una exigencia moral, es una exigencia ética, pero es también una exigencia económica. México no va a prosperar, México no va a aprovechar todo su potencial mientras tengamos esas brechas.

El eje central de nuestra campaña, y queremos que sea el eje central de nuestro gobierno, es corregir esas brechas e incluir de manera muy importante la brecha que hoy existe entre el mexicano que enfrenta una discapacidad y el mexicano que no la enfrenta.

Y por eso hoy suscribimos con emoción estos compromisos, porque nuestra convicción es que México solamente puede haber uno, y un solo México implica todos los derechos para todas las personas en todo momento y en cualquier circunstancia.

Hoy, de hecho, presentamos justamente ese esfuerzo que estamos haciendo de inclusión, ese esfuerzo que estamos haciendo de diálogo, lo presentamos en braille, lo presentamos en un lenguaje de fácil comprensión, lo presentamos como un testimonio de que este diálogo de inclusión tiene que empezar por la capacidad, en campaña, de acercarnos y, en campaña, de hacer un esfuerzo por que esas voces también sean incluidas y también sean escuchadas.

La Constitución habla del derecho que tenemos a la educación, y no dice que para unos sí y para unos no; la Constitución habla de que tenemos derecho a la salud, y no dice que para unos sí y para unos no; la Constitución habla de que tenemos derecho a una vida en viviendas dignas y con servicios, y no dice que para unos sí y para unos no.

Creemos, igual que ustedes, en la transversalidad, y pensamos que tiene que haber un campeón en el gobierno de darle ese seguimiento.

Hemos planteado convertir al CONADIS en un Instituto Nacional para la Inclusión, reconociendo que ésta es una agenda, desde gobierno, que tiene que mover a que haya un campeón para asegurarnos que transversalmente vayamos cumpliendo con los objetivos, darnos cuenta de que no es un programa en una institución, sino que es una forma de hacer gobierno.

Desde ahí tiene que empezar ese cambio, desde ahí tenemos que hacernos cargo de que la inclusión tiene que ser día a día y, como aquí se plantea, de manera universal.

Pensamos, como ustedes, en la importancia de consolidar el Registro Nacional de Personas con Discapacidad, pensamos que tiene que haber una Ley General de Accesibilidad y un Programa Nacional también de accesibilidad que haga práctica cotidiana, desde lo electrónico hasta lo físico, la accesibilidad como un principio que ya no se regatee.

No puede ser que construyamos, todavía hoy, espacios y edificios públicos que desde el principio no contemplen la accesibilidad como requisito pleno para lo que vayamos haciendo hacia adelante.

No debiéramos de tener ni urbanismo ni vivienda, ni oficinas ni espacios de atención que no fueran plenamente accesibles.

Tenemos que tener, además, una política de movilidad incluyente, y eso es cierto en todos los casos. El tema del transporte público es para todos, todo el tiempo, en cualquier circunstancia tiene que ser seguro, pero seguimos viendo un transporte público en donde, desde el vehículo, no tiene rampas, la forma de acceso no nos funciona. Y, por lo tanto, el esfuerzo de movilidad tiene que ser incluyente.

Yo soy, como muchos de ustedes saben, hijo de una educadora, mi mamá escribió su tesis en 1970, a mediados, y su tesis era sobre la importancia de la inclusión en la escuela, sobre la importancia de la inclusión en la escuela para enseñar valores de convivencia y para que el espacio en la escuela generara mejoras para quien enfrentaba el reto de una discapacidad y para el que no lo enfrentara.

Esa escuela incluyente nos va a hacer mejores a todos, y esa visión que tenía mi mamá en su tesis, que entonces era de vanguardia, hoy es una exigencia cotidiana que no podemos dejar pasar.

Nuestra mejor prueba para graduarnos, en términos de que como sociedad hemos hecho nuestra tarea bien, es que cualquiera que enfrente un reto de discapacidad, tenga una vida autónoma, plena y llena de satisfacciones. Esa debiera ser nuestra aspiración y cualquier (inaudible), cualquier cosa (inaudible) de eso reflejaría una falla de gobierno y sociedad que no podemos aceptar.

Si queremos ser un México mejor, si queremos ser un México potencia, si queremos ser un México que crezca, y que crezcamos todos, tenemos que ser un México incluyente, y para hacerlo, la única manera sin regateo, todos los derechos, todo el tiempo para todos los mexicanos.

Pregunta: Soy Ana Millán, trabajo con Voz Pro Salud Mental, y la pregunta para el candidato es la siguiente:

¿Qué cambios considera usted que se necesitan en México para eliminar la discriminación hacia las personas con discapacidad? Porque la discriminación, más allá de sus efectos emocionales, impide que las personas tengan pleno acceso a sus derechos.

Pregunta: Buenas tardes. Mi nombre es Mario Schimelmitz de Kadima.

Como presidente, ¿qué hará para asegurar en todas las personas que integran recursos a los espacios, a la información y a la comunicación?

Pregunta: Muchas gracias.

Yo quiero preguntarle, candidato, ¿qué haría usted por los papás que atendemos a nuestros hijos con discapacidad?

Se habla, por supuesto, de las personas con discapacidad, que son las que tienen que estar al frente, pero 18 años estamos nosotros, los papás, ¿qué haría usted por ellos?

Pregunta: Doctor, buenas tardes. Antes de poder ejercer cualquier derecho, yo creo que necesitamos una muleta, un bastón, una silla de ruedas para podernos mover.

¿Cómo hacerle para que no haya ninguna persona con discapacidad sin su implemento para poderse mover? ¿Cómo hacerle?

Yo digo que podría haber algunas medidas: una, quitarle el IVA a esos implementos que son muy caros y que aparte pagamos IVA por ellos; dos, que los temas de ciencia y tecnología se enfoquen precisamente a cómo abaratar esos productos para poderlos hacer accesibles.

Otro tema que es la solidaridad pública. La solidaridad pública yo creo que debe de ser parte de este nuevo gobierno incluyente. Yo lo veo en dos sentidos: un bono solidario para las personas que cuidan gente con discapacidad y yo lo veo como la oportunidad para los jóvenes que hacen su servicio social en las instituciones públicas para poderlos estimular económicamente.

Los jóvenes son un muy fuerte apoyo para poder lograr esta inclusión social.

Muchas gracias.

Moderadora: Vamos entonces con la respuesta, por favor, del candidato. Adelante.

José Antonio Meade: Hay una evolución muy importante en México cuando se habla de los retos de discapacidad.

A nosotros nos ha tocado verlos, como seguramente a muchos de ustedes, y eso explica un poco temple, emoción, compromiso en muchos casos, la discapacidad de primera mano.

Todos estamos cerca, muchas veces, de un reto de discapacidad, y los que no lo hemos estado, lo vamos a estar porque la discapacidad, desde alguna perspectiva, va a acabar siendo destino.

En la medida en que hemos venido evolucionando en lo médico, lo más probable es que la propia esperanza de vida venga acompañada con el reto de saber, en nuestra propia vida, la dificultad en la movilidad, la dificultad auditiva, la dificultad visual.

Esto es, el que seamos una sociedad incluyente es un tema que muchas veces pensamos que tiene que ver con otros, pero la verdad es que construir una sociedad incluyente es un tema en donde lo que estamos haciendo es trabajar por nosotros mismos, que vamos a enfrentar, a alguna altura, los mismos retos que están enfrentando todos.

El destino, seguramente, nos encontrará en carne propia con experimentar lo que muchos han experimentado toda una vida, y por eso el hablar de discapacidad y de derechos es tan importante.

Y por eso hablar y poner por delante los derechos, ayuda en el tema de discriminación. Cuando se tiene que dejar de regatear para acceder, cuando se tiene que dejar pedir para recibir, desde el punto de vista de discapacidad, vamos a avanzar mucho en que esa discriminación se vaya abatiendo.

Y la discriminación tiene distintos rostros. Una de las candidatas nuestras, de Nueva Alianza, es una mujer de talla pequeña y la agenda de derechos de la mujer de talla pequeña es a veces una agenda que tampoco nos hubiésemos imaginado.

Es una agenda que tiene que ver con la altura de los anaqueles en los supermercados, que tiene que ver con la altura y la posibilidad de hacer un trámite de gobierno con una ventanilla que permita un acceso fácil.

Es la posibilidad de ir al banco y tener un cajero donde pueda uno ver a los ojos al cajero con el que está uno haciendo el trámite. Esto es, esta agenda tiene que ser de todos los días y tiene que ser amplia.

Y el día que vayamos nosotros a un banco en donde tengamos ventanillas por norma, para que puedan atender a los de pequeña estatura, el día que tengamos baños públicos en donde tengamos resulto el problema de movilidad para los de pequeña estatura, el día que tengamos, como aquí se dice, sillas de ruedas o transporte público en donde no tengamos a toro pasado que irle a poner las rampas y los aditamentos, sino que desde el principio se planteen de forma incluyente, pues la discriminación va a empezar a quedar atrás, porque nos vamos a dar cuenta todos, primero, que la discapacidad la vamos a tener de frente y la vamos a vivir de cerca, y, segundo, que la discapacidad no implica regateo, sino la exigencia de un derecho a un gobierno y una sociedad que tiene que estar permanentemente en el ánimo de cumplirlo.

En el tema del apoyo y el acompañamiento a los padres, eso también tiene que ver con esta agenda amplia de inclusión. Este compromiso que tienen los padres que no dura 18 años, que dura muchas veces toda una vida, pasa por estancias y guarderías de tiempo completo con alimentación y preparadas desde el principio para enfrentar el reto y la necesidad de atender niñas y niños con discapacidad.

Nosotros lo empezamos a pilotear cuando estábamos en SEDESOL, pero ese empezó siendo un programa piloto que (inaudible) la norma: todas las guarderías, todas las estancias, todo el tiempo para todas las niñas y todos los niños, en apoyo de todos los papás.

Lo mismo es cierto con las escuelas. Esta agenda de escuelas con inclusión, pues es una agenda reciente.

El darnos cuenta que esa es una obligación de la escuela, la de proveer el material didáctico de las instalaciones de la capacidad de inclusión para todas las niñas, todo el tiempo de tiempo completo, pues es una agenda que hace compatible la educación del niño con el esfuerzo y la inclusión del padre.

Tenemos, además, que reconocer y reconocerlo desde la seguridad pública. El padre muchas veces nos está haciendo el servicio de acompañamiento y de cuidado, y que ese servicio de acompañamiento y de cuidado tendría que ser reconocido y recompensado desde las instancias de seguridad pública porque es un trabajo que en ausencia de ese acompañamiento tenemos que hacernos cargo nosotros desde la seguridad social proveyendo y dando el apoyo necesario para hacerle frente a este entorno de discapacidad.

Hoy estuvimos en la mañana con Moisés de Hidalgo que hace sillas de ruedas, que emprende por la vía de haber encontrado un espacio de oportunidad de negocio en términos de la movilidad y que hoy, en la atención de la discapacidad encontró un espacio desde su propia discapacidad para emprender y para ser exitoso.

Tiene que ver con ciencia y tecnología, tiene que ver con reconocer en los programas sociales este espacio de solidaridad diferenciado.

Nosotros sí pensamos que la atención de los programas sociales tiene que ser individual, tiene que ser paramétrica y no puede ser desde el escritorio, tiene que ser dándonos cuenta de específicamente qué es lo que esa familia está enfrentando para ver específicamente cuál es el despliegue que desde el gobierno se tiene que hacer para ayudarlo.

Y recapitulo para cerrar.

Al final del día este esfuerzo de la sociedad civil tiene que verse coronado por el día que dejamos de tener que hacerlo, tiene que verse coronado por el día en donde asumamos desde el principio que esta debe de ser la condición normal.

A mí me tocó un evento con “el Chobi” y el Teleton compartir una carta que escribía mi abuela. Mi abuela tuvo una hija con una discapacidad profunda.

Y llamaba la atención la carta que ella escribía, pues es una carta que debe de haber escrito por ahí de los 50´s, porque ponía de relieve cómo ha cambiado la visión de una madre que enfrentaba el reto de una discapacidad hace 70 años, de la visión que tenemos hoy.

Hoy, una mucha mejor visión que lo que tenemos que hacer es convertir en una mucha mejor realidad.

Por su parte, Emilio Álvarez Icaza, candidato al Senado por la Ciudad de México con la coalición Por México al Frente, ofreció llevar a nivel constitucional el Derecho a la Participación Ciudadana, pues los cambios democráticos en México no pueden entenderse sin su apoyo.

Al participar en la firma del Decálogo se comprometió a defender los derechos de los cerca de siete millones de mexicanos que tienen algún tipo de discapacidad.

“La transformación democrática de México no se puede entender sin el apoyo de la sociedad civil. No podemos pensar que sólo con el gobierno se transforman las cosas, todo lo contrario, se necesita reconocer el apoyo de la sociedad civil”, remarcó.

Al insistir en la fuerza transformadora que tiene la sociedad civil organizada, lamentó que haya candidatos, como Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos Haremos Historia, que no cree en ésta e incluso guarda su distancia. Para nosotros, dijo, es todo lo contrario.

Álvarez Icaza compartió que su experiencia de incidencia pública ha sido desde la sociedad civil. Es importante reconocer su trabajo, “por eso llevaré el Derecho a la Participación Ciudadana a nivel constitucional”.

Expuso asimismo que hace 15 años, cuando encabezó la Comisión de Derechos Humanos local, presentó el Primer Informe sobre dignidad y Derechos de las personas con discapacidad, lo que le permitió comenzar a entender el mundo desde otra visión.

“Tengo un hijo con discapacidad, Jesús ha sido, para mi, un gran pedagogo, él me ha enseñado a ver el mundo de manera diferente: más amplio y con más amor”, añadió el también coordinador nacional de la iniciativa Ahora.

Antes, se reunió con mujeres de la delegación Miguel Hidalgo, ante quienes dijo que si bien no pertenece a ningún partido político, se sumó a la coalición Por México al Frente para impulsar la agenda y causas de la sociedad civil.

En el evento organizado por la Coalición México, y al que acudió en representación de Ricardo Anaya Cortés, candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, y estuvo acompañado de Rogelio Gómez Hermosillo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *