Inicio » Opinión » Arte y Cultura » ‘Mi nombre es Modigliani. Soy judío’.

‘Mi nombre es Modigliani. Soy judío’.

(Jewniverse) Enlace Judío.- (Amadeo Clemente Modigliani (1884-1920) es más conocido como el artista italiano que dejó tras de sí llamativas pinturas al óleo y esculturas de mujeres con caras distintivamente alargadas y labios pellizcados. Pero un nuevo video del Museo Judío de Nueva York en honor a una exposición podría hacer que el artista fuera más conocido por algo completamente distinto: su hábito de presentarse a sí mismo, “Je m’appelle Modigliani. Je suis Juif”. “Mi nombre es Modigliani. Soy judío”.

Ilana Sichel /Traducción: Silvia Schnessel

Y qué judío. Nacido en el seno de una de las familias judías sefardíes más importantes de Livorno, Modigliani estaba destinado a destacar. Su madre descendía de una larga lista de eruditos e intelectuales del Talmud, que pueden haber incluido al famoso filósofo holandés Baruj Spinoza, excomulgado. Su padre era un empresario exitoso, hasta que la racha de suerte de la familia terminó.

El nacimiento de Modigliani puede haber salvado a la familia de la ruina financiera total, gracias a una antigua ley italiana que prohíbe a los acreedores apoderarse de la cama de una mujer embarazada, pero la mala fortuna los encontró. De niño, Modigliani sufrió de pleuresía y fiebre tifoidea, y nunca recuperó totalmente su salud. Murió de meningitis tuberculosa a los 35 años en París. Al día siguiente, su prometida Jeanne Hébuterne, embarazada de ocho meses en ese momento, se suicidó saltando al vacío. La pareja dejó una niña, cientos de obras de arte, 6000 documentos y un legado muy disputado.

Amedeo Modigliani, The Jewess (La judía), 1908 – Colección Laure Denier, Paul Alexandre Family, cortesía de Richard Nathanson, Londres

La clave visual de la timidez judía de Amedeo Modigliani, dice Mason Klein, el curador de “Modigliani Desenmascarado“, una exposición en el Museo Judío de Nueva York, es un pequeño boceto titulado “Autorretrato con barba“.

“Autorretrato con barba” de Amedeo Modigliani, lápiz 1910 sobre papel, ubicación desconocida. La inscripción de Paul Alexandre dice: “Autorretrato de Modigliani antes de afeitarse la barba que llevó durante unas semanas”. Foto cortesía del Museo Judío

Dado que el dibujo original fue robado en 1977, la imagen que se expone es una copia. Pero sirve ligeramente a la idea de Klein. No se parece en nada a los retratos más famosos de Modigliani, esos desnudos lánguidos con caras alargadas en forma de máscara. De hecho, el “autorretrato” se parece poco al verdadero Modigliani, que era guapo. Representa una cabeza casi circular con ojos de párpados pesados por encima de una nariz grande y una barba llena.

Si estás buscando una pistola humeante, la has encontrado“, dijo Klein. “Se está representando a sí mismo como un judío ortodoxo“.

En las décadas desde que murió sin un centavo de meningitis tuberculosa en 1920, dos cosas sobre Modigliani han permanecido indiscutibles: la popularidad de sus obras y su inmenso valor de mercado. Sus pinturas, que comenzaron a venderse en el momento de su muerte, cuelgan en los mejores museos y, cuando están disponibles, se venden por sumas fantásticas. Una que fue de $ 204 millones en 2015 figura habitualmente entre los 10 lienzos más caros del mundo.

Su reputación, sin embargo, ha sufrido olas de rehabilitación. Era el chico malo de los chicos malos de los bohemios en el barrio parisino de Montparnasse en la segunda década del siglo XX: excesivamente bebedor, mujeriego, que murió joven y dejó un trabajo deslumbrante.

Amedeo Modigliani, “Desnudo femenino acostado sobre su lado izquierdo”. Paul Alexandre Family, cortesía de Richard Nathanson, Londres. Imagen proporcionada por Richard Nathanson, fotografiada por Prudence Cuming Associates, Londres.

Hace algunos años, Klein y otros se propusieron mostrarlo como algo más que un galán autodestructivo con un pincel mágico, y lo lograron. Modigliani recitaba a Dante con lujo de detalles, admiraba a Nietzsche y disfrutaba de una intensa reunión de mentes (así como de cuerpos, como atestiguan los dibujos expuestos) con una de las más grandes poetas de Rusia, Anna Akhmatova.

La exhibición del Museo Judío sería una visita obligada para los amantes de Modigliani, aunque no tenía ninguna tesis: es la primera muestra en Estados Unidos de un alijo de dibujos, muchos maravillosos, nunca vistos antes.

Pero con la ayuda del autorretrato barbudo y otras 150 obras más, Klein profundiza en la identidad del artista, particularmente en su estilo de judaísmo y su expresión artística.

El círculo de Montparnasse incluía a varios judíos, entre ellos Marc Chagall y el protegido de Modigliani, Chaim Soutine. Eran de Europa del Este y tenían las cicatrices de siglos de marginación y persecución. En una Francia fascinada por la identidad étnica, no parecían ni sonaban “franceses”.

“Modi”, hijo de madre francesa y padre italiano, era diferente. Modigliani se crió en Livorno, en el norte de Italia, que había acogido judíos durante siglos. Los Modigliani, cultos y de clase alta, se identificaban tanto con los italianos como con los judíos y seguían las enseñanzas del rabino Elia Benamozegh, quien predicaba un universalismo utópico que miraba hacia el futuro para la unión de todas las religiones en una fraternidad con sabor judío.

Si bien la educación religiosa de Modigliani era tradicional (a veces cantaba la plegaria kadish para los dolientes cuando estaba deprimido), era esencialmente secular, hablaba francés con fluidez y tenía aspecto gentil: podía “pasar” (por francés) fácilmente.

Amedeo Modigliani, c. 1912 Imagen proporcionada por PVDE / Bridgeman Images, Nueva York

Pero eligió no hacerlo. La Francia que descubrió cuando llegó en 1906 estaba amargamente dividida entre republicanos de mente abierta y nacionalistas obsesionados con purgar el país de influencia judía y colonial “extranjera”. Su respuesta fue presentarse con “Soy Modigliani; Soy judío” o, en una historia famosa, a una mesa de nacionalistas cantar a gritos: “¡Soy judío, iros al diablo!”

Modigliani también se describía a sí mismo como un “artista judío“. Pero, reflexionó el experto en Modigliani, Ken Wayne, “No sabemos exactamente qué significa eso“: podía ser que se identificaba como un artista que era judío, o como alguien cuyo trabajo era de alguna manera judío, también.

Chagall idealizó la vida del shtetl de Europa del Este, y el expresionismo de Soutine podría atribuirse a su condición de forastero. Las pinturas y esculturas de Modigliani no tienen referencias judías obvias y proyectan una serenidad estilizada. Un biógrafo, Jeffrey Meyers, escribió que artísticamente, “Rembrandt (el gran maestro del siglo XVII, un gentil que conocía y pintaba judíos) era mucho más ‘judío’ que Modigliani”.

Samantha Baskind, coautora con Larry Silver de “Jewish Art: A Modern History“, también ha reflexionado un poco sobre la judeidad de Modigliani.

Al final no pudimos encontrar mucha evidencia, así que hablamos sobre él como un artista moderno que era judío”, dijo.

Klein, sin embargo, mira las mismas obras y las ve profundamente judías, pero el tipo de judío de Modigliani. Casi al mismo tiempo que el autorretrato, el artista esbozó página tras página de cabezas, grabando diferentes peinados, tatuajes, joyas y rasgos faciales. Vistos colectivamente, tienen un parecido superficial a las listas étnicas de la pseudociencia de la fisonomía que luego se revive.

Pero mientras que incluso Picasso cooptó máscaras africanas para imágenes “primitivistas” como las caras aterradoras de las prostitutas en su revolucionario “Les demoiselles d’Avignon“, Modigliani usó sus cabezas con un espíritu de inclusión, acercándose a diversas características étnicas de una manera más manera respetuosa, dijo Klein.

De hecho, ayudaron a formar el rostro familiar de muchas de sus últimas pinturas. Benigno, de ojos almendrados, resonante tanto de las Vírgenes de Botticelli como de las máscaras gabonesas, el rostro característico representa lo que Klein llamó “multiculturalismo no colonialista“, una versión del retratista del universalismo del Rabino Benamozegh.

Amedeo Modigliani, “Lunia Czechowska”, 1919 óleo sobre lienzo, 31Ω x 20Ω in. (80 x 52 cm) Museo de Arte de Sao Paulo

Klein encuentra otras expresiones en la demostración de la rebelión de Modigliani derivada de los judíos contra las identidades europeas idealizadas. Impresionantes dibujos para cariátides (mujeres esculpidas que sirven como soportes arquitectónicos) no se basan en modelos clásicos o europeos, sino en tipos asiáticos, y no están oprimidos o contorsionados, sino graciosos y de alguna manera libres: otra bofetada al colonialismo (Francia poseía Indochina). Acerca de la exhibición de varias de las monumentales cabezas de piedra del artista, Klein dijo: “El énfasis en la nariz es un punto focal de su escultura y una faceta autorreferencial de su judeidad“.

Hasta ahora, podría haber sido posible utilizar el arte de Modigliani como un ejemplo de arte por el arte, trabajo que de alguna manera flotaba por encima de las tendencias políticas y religiosas, disfrutando de la gloria de la línea y de la forma humana. Eso será más difícil después de “Modigliani Desemascarado“.

Como artista, estuvo muy involucrado en responder a su momento en la historia“, lo que en su caso significó “abordar su judeidad en su arte, lo cual hizo de manera bastante explícita“, dijo Klein. “En un momento de gran antisemitismo, la autoidentificación es importante“.

El gran pintor de comienzos de siglo, de la Escuela de París, o Modi -como solían llamarlo sus allegados- era siempre el preferido. Todos admiraban su talento, su delicadeza, su anhelo de justicia, tan típicamente judío, su alegría de vivir. Y las mujeres, además, endiosaban su apostura bíblica exaltada por el ingrediente italiano. Basta recordar que un día después de su muerte, su esposa Jeanne Hébuterne se quitó la vida, dejando huérfana a la única hijita de ambos, que contaba apenas dos años de edad. Esa tragedia fue, por largo tiempo, tema de comentarios en París (1920).

Con información de Religions News Service

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend