Inicio » Judaísmo » Perashá Vaetjanán “Shabat Najamú”

Perashá Vaetjanán “Shabat Najamú”

Enlace Judío México.- Libérate de la esclavitud.

Ésta es la segunda Perashá de los Aséret Hadiberot. La primera es la Perashá Itró, en donde se relata la entrega de la Torá. Y en ésta Moshé Rabenu relata aquel episodio a los Hijos de Israel, y los Aséret Hadiberot se repiten con algunas pequeñas variantes con respecto a la primera.

RAB. DAVID ZAED

El cuarto Mandamiento dice: “Cuida al día Shabat para santificarlo, como te encomendó Hashem tu D-os… Y recordarás que esclavo fuiste en la tierra de Egipto, y que te sacó Hashem de allá con mano fuerte y con brazo extendido. Por eso te encomendó Hashem tu D-os hacer (cuidar) el día Shabat” (Debarim V 12/15).

Habría que analizar cuál es la relación que guarda la Mitzvá de Shabat con la esclavitud de Egipto, y ésta es de acuerdo a lo que nos enseñaron nuestros Jajamim: Está escrito que cuando los hijos de Israel estaban sometidos por el imperio egipcio, se encontraban tan inmersos en la esclavitud, que no tenían tiempo para dedicarse a la actividad espiritual. Moshé Rabenu, cuando los vio así, le dijo a Par-ó (el faraón) que si los esclavos no descansaban al menos una vez a la semana, se iban a morir e iba a resultar contraproducente para él. Par-ó le hizo caso a Moshé, y se logró que le dieran al Am Israel un día de cese de actividades a la semana. Par-ó lo hizo por un interés personal y laboral, pero Moshé Rabenu tenía otra intención: el día de la semana que descansó el Am Israel de sus trabajos, fue el Shabat.

Y eso es lo que está escrito:

* “Y recordarás que esclavo fuiste en la tierra de Egipto…” – Allá estuviste imbuido en los trabajos de la esclavitud, y no tenías tiempo para tu vida espiritual…

* “Por eso te encomendó Hashem tu D-os, hacer (cuidar) el día Shabat… – Para que no sigas tan inmerso en la esclavitud de tus ocupaciones materiales de todos los demás días del año.

La halajá de la semana.

P. ¿Se permite quitarle la carga a un animal en Shabat?

R. Está permitido. Porque un animal sufre si tiene la carga encima, y no lo podríamos dejar así las más de veinticuatro horas que dura el Shabat. Y este permiso se aplica aún si el animal no sufre si permanece con su carga, que podría ser una ropa o un objeto liviano que no acostumbra a llevar encima permanentemente.

(Hashabat Betifartá I 162)

Alma sana en cuerpo sano.

Leemos en nuestra Perashá: “Y cuidaréis mucho vuestras vidas…” (Debarim IV 15).

Rabenu Israel Meir Hacohén ZT Z”L solía decir que la persona tiene que cuidar mucho su salud y su integridad física. Y esto se parece a un carrero que cuida su caballo, no porque lo quiere, sino porque es su herramienta de trabajo, y si él se enferma o muere, no tiene con qué vivir. Por lo tanto, está prohibido infringir daños o sufrimientos al cuerpo, porque esto traería perjuicios al alma, que tiene que cumplir las Mitzvot de la Torá.

Una vez Rabenu Israel Meir reprendió a un conocido Rosh Yeshivá porque éste se privaba de comer y de dormir, y lo hacía por sus alumnos, preocupado porque no les faltara nada. Le dijo, con su ternura habitual: “Entre los asuntos que se debe ocupar un Rosh Yeshivá, hay uno que quizás es el más importante de todos: Que los alumnos tengan un Rosh Yeshivá sano y fuerte”.

La Torá es inamovible.

Leemos en nuestra Perashá, que les dice Moshé a los hijos de Israel: “Y ahora, (pueblo de) Israel: Escucha a las Leyes y a las Justicias que yo les enseño a ustedes hoy, para que vivan y lleguen a la tierra que Hashem, el D-os de vuestros padres le da a ustedes. No aumenten sobre la cosa que yo les encomiendo, y no disminuyan de ella, (sino que deben) cuidar a las Mitzvot de Hashem vuestro D-os que yo encomiendo a ustedes” (Debarim IV 1-

2). Observemos que primero Moshé Rabenu les dice a los hijos de Israel que “escuchen las Leyes” (que cumplan las Mitzvot de la Torá), y mediante ello “vivirán y llegarán a la tierra de Israel”. Inmediatamente después les dice: “No aumenten ni disminuyan nada de la Torá”. ¿Cuál es la relación entre estos dos Pesukim?

Esto se podría explicar, en un enfoque filosófico, de la siguiente manera:

Es sabido que Moshé Rabenu no tuvo el privilegio de entrar a Éretz Israel porque, (entre otras cosas) cuando Hashem le dijo que le hable a la roca para sacar de ella agua, la golpeó. Como está escrito: “Y les dijo Hashem a Moshé y a Aharón: En virtud de que no creyeron en Mí para santificarme delante de los hijos de Israel, por lo tanto, no llevarán ustedes a la congregación ésta a la tierra que les di” (Bamidbar XX 12)

Y por eso Moshé Rabenu les dijo a los hijos de Israel: “¡No le agreguen nada a las ordenanzas de Hashem, ni le disminuyan! Si quieren vivir y llegar a la tierra de Israel, hay un solo camino: cuiden estrictamente las ordenanzas de Hashem. Y les digo esto porque yo lo sufrí en carne propia: Hashem me dijo que le hable a la roca, y yo no sólo le hablé, sino que también la golpeé. Y por esa causa no podré entrar a Éretz Israel”.

“Si escuchan (cumplen) estrictamente las Mitzvot de Hashem”, añadió, “y hacen exactamente lo que es Su Voluntad sin agregar ni disminuir de la Torá nada, vivirán y llegarán a la tierra…”

El proverbio de la semana.

“¿Por qué a veces Hashem se esconde? Porque quiere que lo busquen” – Rabí Najman de Bresleb

¡SHABAT SHALOM!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *