avatar_default

JTA – La aprobación por parte de Israel de la ley del Estado-nación judío provocó otra ronda de indignación a ambos lados del Atlántico, lo que subraya la creciente alienación de las dos comunidades judías más grandes del mundo.

RAB. PINCHAS GOLDSCHMIDT

Los temas son cada vez más familiares: el pluralismo estadounidense frente al excepcionalismo judío, el ortodoxo frente al liberal, el nacionalismo frente a la ilustración.

Sí, tenemos un problema: Israel y la judería estadounidense se están separando unos de otros. Sería un error asignar la responsabilidad de este creciente cisma sólo sobre el gobierno israelí o la sociedad civil israelí, ya que las denominaciones de la diáspora también han cambiado. El movimiento Reformista Estadounidense, por ejemplo, introdujo unilateralmente la descendencia patrilineal, redefiniendo el judaísmo.

Estas tensiones fueron expresadas en el reciente artículo de opinión de Ronald Lauder en The New York Times, en el cual el presidente del Congreso Judío Mundial argumentaba que la ley estatal nacional traicionaba los valores universalistas de Israel y que el establecimiento religioso del país estaba alienando a los judíos no ortodoxos en la diáspora. Leyendo entre líneas, sentí la angustia de un padre y un abuelo que ven a sus hijos distanciarse de su gente y su patria ancestral.

Naftali Bennett, el ministro de Educación y Diáspora de Israel, respondió al artículo de opinión de Lauder con uno de los suyos en el mismo periódico, rechazando en defensa del derecho de Israel a aprobar tales leyes. Bennett parece desinteresado en mejorar las relaciones con la diáspora, en contradicción directa con su título y cartera. No entendió que la pregunta principal planteada por Lauder no era “quién tiene la razón y quién está equivocado”, sino qué podemos hacer para minimizar la división entre Israel y la judería estadounidense.

A medida que los judíos estadounidenses están lidiando con la dirección que está tomando su país y luchando por identificarse con un Israel no utópico, se requiere la búsqueda de las aguas dulces del pozo de nuestra fuente judía.

Las denominaciones de la diáspora liberal cuentan menos seguidores en Estados Unidos, y los judíos allí están siendo asimilados en un país cada vez más secular. Las sinagogas vacías tendrán que ser reemplazadas por aulas de escuelas judías. El desafío de dar a más de un millón de niños judíos una educación judía mínima puede y debe abordarse si el gobierno de Israel toma la iniciativa y se unirán los principales filántropos judíos.

A principios de la década de 1990, cuando el establishment sionista judío se opuso con vehemencia a la idea de establecer escuelas en la antigua Unión Soviética, Lauder fue uno de los primeros en comprender que la continuidad judía, especialmente en los países postsoviéticos secularizados, sólo puede garantizarse mediante educación judía formal. El establecimiento de dos docenas de escuelas en Europa Oriental y Central a principios de los 90 por la Fundación Ronald S. Lauder garantizó una identidad judía positiva para decenas de miles de niños de familias judías.

(Aclaración: mi esposa, Dara, es la directora de Lauder Etz Chaim School en Moscú, la escuela judía más grande de la antigua Unión Soviética, que tiene casi 600 estudiantes en la actualidad).

Teniendo el honor de conocer y hablar con muchos de los miles de graduados de nuestras escuelas en Moscú, puedo dar fe del impacto en la identidad y el compromiso personal con la causa judía de los estudiantes de la escuela Lauder. La vida de estos niños cambia para siempre.

Lo que Lauder ha logrado en Europa Central y del Este debería aplicarse ahora en los Estados Unidos, donde la continuidad de la comunidad más grande fuera de Israel está en peligro.

Comunidades como las del Reino Unido, Australia y Francia han logrado grandes avances en los últimos años hacia este objetivo. La gran mayoría de sus hijos reciben una educación judía formal; no hay ninguna razón por la cual esto no debería ser posible en los EE.UU.

Cada judío de la diáspora es portador de identidades duales, la nacional y la judía, tratando de hacer malabarismos, reconciliarse y construir una simbiosis. Tratar de encontrar el equilibrio entre la Ilustración y la tradición no ha sido fácil.

El psicólogo de Harvard Steven Pinker, en su último libro Enlightenment Now, argumentó que la Ilustración mejoró a la humanidad reemplazando “dogma, tradición y autoridad con razón, debate e instituciones de búsqueda de la verdad”. Yoram Hazony, del Instituto Herzl, en una respuesta a Pinker, dijo que si la respuesta de los judíos a la Ilustración hubiera sido absoluta, entonces el movimiento sionista, que extrajo su pasión y fuerza de las vastas fuentes de tradición e historia judías, nunca habría nacido y nosotros no lo existiríamos”.

Nosotros, como pueblo, estamos desequilibrados. El mundo está fuera de balance. El clima está desequilibrado, y la geopolítica es cada vez más estridente y simplista, polarizando a amigos y familiares. Tratemos de recuperar un poco de equilibrio y perspectiva por el bien de nuestro futuro, de nuestros hijos, antes de que sea demasiado tarde.

(Pinchas Goldschmidt ha sido el principal rabino de Moscú desde 1993, sirviendo en la Sinagoga Coral de Moscú y desde 2011 como presidente de la Conferencia de la Conferencia de Rabinos Europeos)

(c) De la traducción Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Los puntos de vista y opiniones expresados en este artículo son los del autor y no necesariamente reflejan los puntos de vista de Enlace Judío.

avatar_default

JTA es una organización sin fines de lucro con más de cien años de historia que orgullosamente se ostenta como la fuente con mayor credibilidad de noticias judías en  todo el mundo. Enlace Judío es el único medio en español que distribuye el contenido exclusivo de JTA, para brindar a nuestros lectores acceso directo a más de cien años de historia judía.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí