avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Cuando el Estado de Israel celebra 70 años de independencia, y el sionismo celebra más de 150 años de logros notables, debe tenerse en cuenta que nunca lo hemos tenido mejor: económica, militar y geopolíticamente.

IDO AHARONI

En los últimos años, desde el colapso del proceso político israelí-palestino, los israelíes se han preocupado cada vez más por el llamado “BDS“.

Es profundamente perturbador ver cuántos israelíes están absolutamente convencidos de que Israel está aislado de facto en el mundo. Para ellos, es un hecho indiscutible: Israel está siendo sometido a un movimiento internacional poderoso, enérgico y global que tiene la intención de destruir el país. Este movimiento sin precedentes, bien organizado y bien financiado, introdujo lo que ellos creen que es una herramienta nueva en la guerra contra el estado judío: el boicot.

El temor entre los israelíes es que su país finalmente enfrentará el mismo destino que Sudáfrica. El gobierno respondió creando una agencia especial para combatir a los deslegitimadores, y en el mundo judío organizado, varios grupos de defensa han establecido su agenda en consecuencia. Millones de dólares se gastan anualmente para lidiar con el miedo al boicot y el aislamiento.

Los hechos no apoyan la histeria.

Para empezar, Israel no está aislado. Por el contrario, es celebrado en todo el mundo. Cuando el Estado de Israel celebra 70 años de independencia, y el sionismo celebra más de 150 años de logros notables, debe tenerse en cuenta que nunca lo hemos tenido mejor: económica, militar y geopolíticamente.

Israel es una maravilla económica, un importante productor de productos conceptuales, un importante proveedor de contenido para Hollywood. Sus activos culturales, aunque de vez en cuando enfrentan agitación, están siendo invitados a actuar en todo el mundo. Los israelíes son bienvenidos para hacer negocios a nivel mundial. Las empresas israelíes se comercializan en mercados extranjeros y el talento israelí es ampliamente admirado en todos los ámbitos de la vida.

Los medios israelíes informan rutinariamente sobre Roger Waters y los pocos que cancelan sus shows, pero desde que surgió el término “BDS” en nuestras vidas (irónicamente, el término BDS – Boicot, Desinversión y Sanciones – es una invención israelí (concebido y conceptualizado por un grupo de política israelí hace 10 años), docenas de los mejores intérpretes del mundo actuaron felizmente en Israel.

Los expertos de la industria dicen que la mayoría de las cancelaciones se deben a la baja venta de entradas y la saturación del mercado. Es cierto que algunos artistas, como Lorde y Lana Del Rey, cedieron a la presión aplicada por los detractores de Israel, pero representan la excepción más que la regla.

En el frente diplomático, la situación es aún más impresionante con una intimidad sin precedentes con la administración de Estados Unidos y nuevas alianzas revolucionarias en Medio Oriente. En los últimos años, Israel se ha convertido en un imán para líderes extranjeros.

En el frente académico, la posición de Israel nunca ha sido mejor. Seis de las nueve universidades de investigación de Israel están incluidas en el Índice de Shanghai, que clasifica entre las 500 mejores universidades del mundo. Dos de los seis están clasificados entre las 100 mejores instituciones del mundo.

Otra indicación importante sobre el posicionamiento de Israel en la comunidad global es la presencia masiva de las principales compañías multinacionales. Muchos gigantes mundiales, como Intel, Microsoft, Apple y Google, han establecido centros de I + D aquí.

En segundo lugar, no hay nada nuevo sobre los intentos de boicotear a Israel. Hubo boicot árabe anterior a la estadidad de 1945 impuesto por la Liga Árabe, y todos sabemos cómo terminó eso para los árabes. Israel se vio forzado a desarrollar una economía basada en el conocimiento y tallar con éxito nuevos mercados en Europa, América del Norte y el Lejano Oriente, convirtiendo al país en una historia de éxito económico mundialmente reconocida. El PIB per cápita de Israel es drásticamente más alto que el de la mayoría de sus vecinos y más alto que la mayoría de los países de la UE. Aquellos que instaron a sofocar la economía de Israel quedaron muy atrás.

Tampoco hay nada nuevo sobre el “asalto sistemático a la propia legitimidad” de Israel. Como país nacido de la adversidad, los detractores siempre cuestionaron su legitimidad. La capital y los límites de Israel no son reconocidos internacionalmente. De hecho, legalmente, Israel se encuentra en guerra con sus vecinos, militar y diplomáticamente. Los detractores de Israel fueron mucho más efectivos a mediados de la década de 1970 (con una resolución de la ONU que equiparaba el sionismo con el racismo) y principios de la década de 1980, luego de la invasión de Israel al Líbano. Su asalto fue significativamente más intenso que hoy. Simplemente no lo llamamos “BDS“. Desde su inicio, la empresa sionista se enfrentó a la oposición y los esfuerzos para deslegitimar la existencia de Israel por nuestros adversarios políticos nunca cesaron.

De hecho, el sionismo es más popular hoy que en el pasado. Históricamente, el sionismo no fue adoptado con entusiasmo por todos los judíos. Incluso después de la estadidad, la mayoría de los judíos estadounidenses no apoyaban activamente el sionismo. Israel fue percibido como un hermano necesitado, golpeado por un grupo de problemas aparentemente insuperables. Los miembros de la diáspora judía vieron su papel en proporcionar ayuda caritativa al frágil nuevo país. De hecho, durante sus primeros años, esta fue la única ayuda que Israel recibió. Hoy, gracias a organizaciones como Birthright, JNF, iTrek y otros, hay un cambio profundo en el posicionamiento de Israel a los ojos de los jóvenes judíos de todo el mundo. Por primera vez en décadas, los jóvenes judíos ven Israel como un lugar de oportunidades.

Por último, el llamado “movimiento BDS” es en gran parte un fenómeno en línea que vincula una red de grupos marginales impotentes. Tristemente, es el diagnóstico erróneo crónico de Israel lo que elevó a estos grupos marginales a la cima de la agenda. Hace varios años, los diplomáticos israelíes en América del Norte recibieron instrucciones de evaluar la importancia de la llamada “Semana del Apartheid” en el campus. Los organizadores afirmaron que 80 campus se unieron al esfuerzo. Se solicitó a los diplomáticos de Israel que informaran cuántas personas asistieron, el alcance de la cobertura de los medios y el impacto que tuvo el evento en el liderazgo político local. Los informes llegaron y fueron esencialmente similares: todos los eventos tuvieron una asistencia muy escasa, los asistentes ya habían sido identificados abrumadoramente como antiisraelíes, la cobertura de los medios fue mínima y no se detectó impacto en el liderazgo político local. Hubo una sola excepción, solo un lugar donde la “Semana del Apartheid” fue ampliamente divulgada en los medios de comunicación y tuvo una gran influencia en los tomadores de decisiones: el Estado de Israel.

A pesar de estas firmes indicaciones, la mayoría de los israelíes aceptan, sin dudarlo, el hecho de que el país está aislado en el mundo. Varias razones psicohistóricas están en juego aquí:

Primero, la omnipresencia histórica de agentes de ansiedad muy poderosos en la sociedad israelí. Uno de esos agentes prominentes es el liderazgo político de ambos extremos del espectro. Para la izquierda, el boicot y el aislamiento es lo que espera a Israel si no termina el conflicto. Para la derecha, el boicot es una prueba positiva de una creencia de larga data de que el mundo está listo para atraparnos.

En segundo lugar, las noticias radicalmente etnocéntricas proporcionadas por los principales medios de comunicación de Israel. Eventos globales, como la Cumbre del Clima, apenas se pueden mencionar. Pero un accidente automovilístico que involucra a israelíes en Bolivia tiene cobertura en la primera página. La cobertura de la amenaza de boicot es completamente desproporcionada.

En tercer lugar, la percepción ancestral de la centralidad crítica de la ONU, donde Israel sufre una desventaja intrínseca. Muchos israelíes todavía ven a la ONU como la única fuente de legitimidad del país. Si la ONU es donde se mide la posición internacional entonces, de hecho, Israel está aislado. Lamentablemente, en lo que respecta a Israel, la ONU se ha convertido simplemente en un ámbito de asuntos públicos. La diplomacia de Israel ha invertido desproporcionadamente esfuerzos en este campo, lo que amplifica su aislamiento más allá de la propia ONU. La mayoría de los israelíes desconocen el rápido declive de la ONU. Plagada de injusticias, ineficiencia, burocracia e hipocresía, la ONU de hoy es una institución fallida que se está volviendo cada vez más irrelevante.

En cuarto lugar, la tradicional falta de comprensión de cómo ha cambiado la guerra diplomática en la era de la información. Internet no inventó campañas de desinformación. “Fake news (Noticias falsas)“, la principal herramienta de los detractores, es tan antigua como la interacción humana en sí misma. En última instancia, los llamados “BDS-ers” predican a su propio coro en un mundo digital de nichos de conversación. De hecho, la difícil situación de los palestinos, los principales agitadores, nunca ha sido más marginada.

¿Entonces, cuál es la solución? Se necesita un enfoque multidimensional: no considerar el problema como una crisis, sino como un problema estratégico a largo plazo; romper el “hermanamiento” con los palestinos y entablar una conversación más amplia sobre el lugar de Israel en el mundo; resaltar la relevancia de Israel enfatizando su ventaja competitiva, ventajas únicas y propuesta de valor; participar en un esfuerzo sistemático para traer a Israel, en forma de Birthright, cientos de ‘influencers’ de medios sociales cada año; lanzar un programa nacional para aumentar el número de estudiantes extranjeros de estudios en el extranjero de los actuales 2,500 a 30,000 por año; establecer un programa nacional de intercambio de docentes para doctorandos en humanidades y estudios sociales; evitar la desastrosa maldición de la profecía autocumplida (como se hizo con la selección nacional de fútbol de Argentina) y darse cuenta de que la mayoría de la gente no está interesada en el conflicto. Lo que es más importante, debemos evitar responder directamente a la fuente de agitación. Una regla de oro en la gestión de problemas es nunca informar a la audiencia sobre el mismo problema que trata de contener.

Israel tiene un gran problema, pero no se llama “BDS“. Es la incapacidad de las personas, especialmente las más jóvenes, para relacionarse con los mensajes estrechos y egocéntricos que Israel comunica al mundo. Si se le diese la oportunidad, Israel podría venderse a sí mismo. A menudo, estos son los mismos israelíes que no le dan una oportunidad a su propio país.

El escritor es un ex funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores, ex cónsul general israelí en Nueva York y Profesor Distinguido Global en la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad de Nueva York.

Fuente: The Jerusalem Post / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí