Inicio » Destacado » El intelectual franco-judío Bernard-Henri Lévy advierte: el antisemitismo abierto está “de vuelta en todas partes”

El intelectual franco-judío Bernard-Henri Lévy advierte: el antisemitismo abierto está “de vuelta en todas partes”

Enlace Judío México e Israel.- El aumento constante del antisemitismo en todo el mundo significa que los judíos en los Estados Unidos y Europa no tienen más remedio que reconocer que la necesidad de “resistencia y contraofensiva ha regresado“, dijo a The Algemeiner el principal escritor franco-judío e intelectual público Bernard-Henri Lévy durante una extensa entrevista esta semana.

BEN COHEN

El filosofo e intelectual judio Bernard-Henri Levy (der) estuvo entre los que lideraron la marcha en Paris luego del asesinato antisemita de la sobreviviente del Holocausto Mireille Knoll en marzo de 2018. Foto: Reuters / Gonzalo Fuentes.

El mensaje central de Lévy, que se explicará más a fondo después de una conversación con el historiador Simon Schama en la calle 92 de Nueva York el 13 de febrero, es que el antisemitismo ha alcanzado una gravedad que la mayoría de los judíos en vida hoy no han conocido hasta ahora.

El antisemitismo está de vuelta. En todos lados. Abiertamente“, dijo Lévy, mientras reflexionaba sobre un año en el que se vieron numerosos casos de actos antisemitas mortales, entre ellos el asesinato en marzo pasado de Mireille Knoll, una sobreviviente del Holocausto de 85 años que vivía sola en París, y la masacre a finales de octubre, de un pistolero neo-nazi de 11 fieles judíos en la sinagoga del Árbol de la Vida en Pittsburgh.

El odio a los judíos ahora conlleva “una fortaleza y una ausencia de reparaciones que creíamos que habían desaparecido“, argumentó Lévy.

Los tiempos son difíciles nuevamente para los judíos“, continuó. “La necesidad de resistencia y contraofensiva ha regresado para los judíos de Europa, Estados Unidos y el mundo. Es terrible. Pero es así. Y es un hecho con el que tendremos que empezar a lidiar ya mismo“.

Cuando se le pidió que contrastara el antisemitismo en Europa con el de Estados Unidos, Lévy respondió que “las dos cosas no son comparables, afortunadamente. El antisemitismo es mucho más débil en Estados Unidos que en Europa“.

Pero, continuó, “lo nuevo es que también está presente en Estados Unidos, lo que significa que ya no hay un refugio seguro en Occidente“.

Lévy dijo que en su próxima aparición en Nueva York, “contaría la historia de un niño judío, yo, nacido poco después de la Segunda Guerra Mundial, cuyos padres le dijeron: “Es gracias a los estadounidenses que naciste; Es gracias a ellos que Europa se salvó del nazismo y, en última instancia, del suicidio; en los Estados Unidos de América tenemos una nación especial, una nación excepcional, es decir, casi tanto como Israel, un refugio para los judíos del mundo“.

Añadió: “Hoy, sin embargo, me pregunto. Pienso en mis padres, en mi madre, que idolatraba a los soldados estadounidenses; en mi padre, que luchó a su lado. Y a veces me pregunto si no fueron demasiado confiados. Pittsburgh hizo un agujero en el espléndido pacto entre Estados Unidos y los judíos. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Qué tan profunda es la grieta? Eso es lo que trataré de explicar”.

Lo que Lévy llama la “gran inversión estadounidense“, está arraigado, dijo, en “los perversos efectos de una corrección política enloquecida y un comunitarismo que está devorando el buen patriotismo estadounidense desde dentro. Todo en el contexto de la enfermedad singularmente moderna, la forma de lepra conocida como victimización competitiva, de la cual Estados Unidos de América es uno de los epicentros“.

Este no fue siempre el caso, argumentó Lévy, y no tiene que ser así.

Admiro a Martin Luther King Jr. precisamente porque siempre resistió, hasta su último suspiro, la tentación de enfrentarse a los recuerdos en rivalidad“, dijo. “Desconfío del movimiento Black Lives Matter porque ha distorsionado la herencia de King en este sentido“.

Al preguntarle sus opiniones sobre la educación cívica como medio para preparar a las generaciones futuras a fin de contrarrestar el odio racial y el antisemitismo, particularmente enseñando la historia del Holocausto en las escuelas, Lévy afirmó que tales iniciativas se basan en una mala interpretación del antisemitismo.

El antisemitismo no es una opinión, es una pasión, incluso una religión“, dijo. “Y esa religión es más fuerte que la razón, la educación y las campañas de información. Ese era el sueño de la Ilustración: abriendo una escuela se podía silenciar a un antisemita. Pero no es así como funciona“.

Lévy señaló que el filósofo francés del siglo XVIII, Voltaire, comúnmente considerado como “la encarnación de la Ilustración, fue también la encarnación del antisemitismo“. Un ejemplo más contemporáneo sería el lingüista estadounidense y activista de izquierda Noam Chomsky, descrito por Lévy como “un gran pensador (y judío, por cierto)” que fue “también uno de los líderes del antisemitismo contemporáneo“.

Comentó Lévy: “No hay correlación entre educación y sabiduría. Puedes enseñar el recuerdo del Holocausto todo lo que quieras, pero eso no nos protegerá contra el regreso de la Bestia“.

Una estrategia mejor, afirmó Lévy, reside en “un análisis preciso del antisemitismo: su naturaleza, sus fuentes y la forma en que opera. Hay tantos clichés en ese sentido, tanto pensamiento convencional. Estos tienen que ser deconstruidos“.

Lévy, un acérrimo crítico del presidente Donald Trump, reconoció que la opinión positiva del gobierno israelí sobre el líder de los Estados Unidos era comprensible en un nivel, aunque miope.

Trump ha hecho, por supuesto, gestos de amistad, y cuando uno es una pequeña nación sometida a una inmensa hostilidad y toda forma de persecución, se aplica una regla básica: no seas demasiado difícil cuando te ofrecen amistad; no juegues a ser duro para conseguirla. No busques en la boca de un caballo que te regalan“, dijo. “Esa ha sido siempre la actitud de Israel“.

Lévy dijo que podía “entender esa actitud, que es similar a una extensión de nuestro necesario y muy saludable pesimismo metafísico“. Sin embargo, citando un famoso pasaje del Libro de Éxodo bíblico sobre el nuevo faraón que “no conocía” a José, el respetado líder israelita que había vivido en Egipto, y que posteriormente esclavizó a los judíos, Lévy argumentó que “la alianza de Israel con una administración norteamericana mercurial e inconsistente” estaba llena de riesgos.

Ese pasaje bíblico, “junto con la sabiduría de nuestros antepasados y sabios“, dijo Lévy, “nos ofrece útiles lecciones de precaución ante la tentación de arrojarnos descuidadamente a los brazos de Donald Trump“. Citando la máxima del escritor francés Jean Cocteau , “No creo en el amor; solo creo en la evidencia del amor“, señaló Lévy, “En este caso, se aplica lo contrario“.

Los gestos de amistad están bien, pero ¿de qué valen si no se basan en una amistad profunda y básica que viene del corazón?“, preguntó. “Defender a Israel en las Naciones Unidas es obviamente importante. Pero, ¿y si esa defensa no se basa en un verdadero Ahavat Israel (amor de Israel)? Esa es la pregunta”.

Gran parte de la actividad de Lévy en la última década se ha dedicado a la defensa en nombre de los kurdos, una nación de más de 30 millones de personas divididas entre Turquía, Siria, Irak e Irán. Cuando se le preguntó sobre las perspectivas de un cambio de régimen en la República Islámica, cuya propia población kurda es de casi 12 millones, Lévy pidió a los políticos que “sean coherentes y piensen las cosas“.

Dijo Lévy: “No se puede decir que ‘Irán es nuestro enemigo’ y luego autorizar a determinados países y compañías a comprar su petróleo. Tampoco puedes pretender que quieres derrocar al régimen iraní y, al mismo tiempo, abandonar a los kurdos, que son nuestros verdaderos aliados en esa batalla, nuestras verdaderas botas contra el imperialismo persa renaciente“.

Por desgracia, continuó, “eso es precisamente lo que está haciendo Occidente“.

Sobre la viabilidad del cambio de régimen en Irán, Lévy dijo que “a riesgo de decepcionar a mis compatriotas, sigo creyendo que es posible“.

Soy un hombre de izquierda, un liberal“, dijo. “Pero en este punto, sobre la posibilidad y la necesidad de provocar cambios de régimen, los neoconservadores estadounidenses tienen razón. Tenemos que tener el coraje de reconocerlo“.

Fuente: The Algemeiner – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

1 Comment

  1. Ana Isabel Calderón dice:

    Este hombre definitivamente es una lumbrera. Me quedo maravillada!! Quisiera seguirlo oyendo, leyendo, viendo. Que alguien haga algo para que este hombre sea escuchado en todo el mundo y nos de la cura contra el antisemitismo y el odio racial. Mi más humilde respeto para este hombre! Asi es como se habla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *