Inicio » Destacado » Un rabino de Jabad, el héroe haredí del #MeToo

Un rabino de Jabad, el héroe haredí del #MeToo

Enlace Judío México e Israel.- El rabino de Jabad, Avremi Zippel, habla sobre los abusos sexuales que enfrentó y cómo se está levantando para empoderar a los sobrevivientes en su comunidad y el mundo.

MENACHEM SHLOMO

Aparentemente, no tienen nada en común: la sobreviviente mormona de un secuestro Elizabeth Smart, la medalla de oro olímpica Aly Raisman y el rabino de Jabad Utah Avremi Zippel.

Pero los tres, de hecho, comparten un vínculo poderoso: la experiencia de haber sido violados de niños, agredidos sexualmente por adultos cuando apenas entendían qué era el sexo y se aprovechaban de ello y usaban su cuerpo y su inocencia para su propio placer.

A principios de este mes, la historia de Zippel se extendió por todo el mundo cuando el padre de dos hijos, de 27 años, se presentó ante el tribunal con su kipá y su barba marrón para testificar que su ex niñera, Alavina Florreich, de 69 años, había abusado de él sexualmente. De los ocho a los 18 años.

Smart, víctima de una violación horrible por parte de su secuestrador cuando solo tenía 14 años, se presentó en la sala del tribunal para ofrecer su apoyo al rabino. Raisman ofreció el suyo a través de Twitter.

Gracias por tu valentía y coraje, rabino Zippel“, escribió la atleta olímpica. “Inspirarás a muchos otros a compartir sus historias. ¡Gracias por decir tu verdad! ¡Yo te apoyo!

Zippel dijo que se había inspirado para presentarse gracias al movimiento #MeToo y después de ver el coraje de Raisman para testificar contra Larry Nassar, el ex médico de gimnasia de EE.UU. que presuntamente había abusado de cientos de niñas.

No mucho después de que su poderosa historia atravesara el océano y se extendiera por todo el mundo, Zippel dijo a The Jerusalem Post Magazine que se sintió increíblemente inspirado por las respuestas positivas que recibió de personas de su comunidad y de afuera, al mismo tiempo que sentía que una gran responsabilidad había caído sobre sus hombros. Una responsabilidad, explica, que está más que dispuesto para aceptar.

Desde que salió la historia, me siento muy aliviado de poder hablar sobre ella y finalmente puedo seguir adelante y sanar“, dice. “Pero al mismo tiempo, establece un precedente para mí y refuerza la responsabilidad que tengo de los demás para ayudarlos a avanzar. Me sentí muy bien y asumí un gran compromiso”.

A pesar de que el abuso sexual es un tema del que no se habla a menudo o con facilidad dentro de la comunidad haredí, este rabino destacó que sentía la necesidad de manifestarse para difundir la epidemia de abuso sexual infantil y capacitar a las personas para superar la vergüenza tan a menudo sentida por las víctimas.

Los estudios demuestran que el abuso sexual infantil es rampante en todas las sociedades y culturas. La investigación publicada por los Institutos Nacionales de Salud en 2009 mostró que casi una de cada cinco niñas y uno de cada 12 niños han sido abusados ​​sexualmente antes de los 18 años, y los expertos dicen que hay poca división entre clase, raza o religión. Otro estudio publicado por el instituto en 2018 encontró que no había indicios de que el abuso sexual fuera más o menos frecuente entre la comunidad judía religiosa. Sin embargo, sí encontró un vínculo entre experimentar abuso sexual y abandonar la comunidad. De hecho, el estudio encontró que las personas que se criaron en la comunidad ortodoxa y luego se fueron tuvieron más de cuatro veces más probabilidades de ser abusadas como niños que quienes se quedan en la comunidad.

Como fundador de Jewish Community Watch (JCW), una organización que trabaja para combatir el abuso sexual infantil dentro de la comunidad judía ortodoxa, Meyer Seewald describió hallazgos ligeramente diferentes dentro de su organización con respecto a las estadísticas.

Por nosotros, en nuestra comunidad, he encontrado que hay más víctimas masculinas que mujeres. Debido a la separación entre los sexos, los depredadores masculinos no necesariamente tienen tanto acceso a las mujeres a menos que sean miembros de la familia o amigos cercanos. Pero con los varones vemos muchos casos de niños que han sido maltratados por sus maestros, rabinos, mentores, consejeros de campamento u otros niños.

Además, cuando un niño es maltratado por alguien muy respetado dentro de una comunidad muy unida, existen riesgos reales que enfrenta el niño si se presenta a contarlo a la gente. La comunidad puede aislarlo o llamarlo alborotador. La gente a menudo no puede creer que alguien a quien respetan pueda ser culpable de un crimen tan atroz“.

Este no fue exactamente el caso de Zippel.

aly raisman“, dijo Zippel a la revista. “No fui abusado por un judío y no fui abusado por un rabino, pero gran parte de la experiencia de lo que los sobrevivientes atraviesan es universal“.

Para indicar este punto, Zippel explicó la sensación que tuvo al observar el testimonio de Raisman en el tribunal contra su abusador.

La historia de Aly realmente me conmovió“, dijo. “Me parece que la vida de Aly habría sido buena sin avanzar. Ya era una gimnasta de medalla de oro con o sin esto. Podría haber vivido una vida perfectamente feliz sin hablar de ello.

Pero se puso de pie allí, primero, porque pensó que sería una curación para sí misma y, segundo, se adelantó para que otros no se avergonzaran de contar sus historias.

Hay un cierto nivel de falta de control que atraviesan los sobrevivientes de abuso porque nunca sabes cuándo te encontrarás con tu abusador. Hay un cierto nivel de poder que tu abusador tiene sobre ti. Ellos tienen este secreto y tú tienes este secreto y es ese poder de secretismo lo que te frena.

Romper ese ciclo y sacarte ese secreto del pecho, rompe el poder. Cada minuto que Aly hablaba, se sentía como si se estuvieran rompiendo las hebillas y deshaciendo las cuerdas; Me dio la idea de que yo también podía hacerlo un día“.

Zippel había vivido con la vergüenza del abuso durante años, diciendo que lo perseguía el temor de que la gente se enterara de su pasado. Sentía que por haber experimentado placer en algunos de los encuentros y dado que la actividad sexual antes del matrimonio era pecado, era un pecador y una mala persona.

La mayor parte de mi infancia pensé que iba a morir inminentemente porque estaba cometiendo estos terribles pecados. Para mí, el mundo era simple: hay cosas buenas y hay pecados. Era como [tener a] Satanás en la cabeza … así que viví en esta agitación“, le dijo a Deseret News.

Es precisamente por esta razón que es crucial para rabinos como Zippel hablar y hablar sobre estos temas y que existan organizaciones como Jewish Community Watch, que ha creado un espacio dentro de esta comunidad donde los haredim pueden aprender sobre el grado en que el abuso causa daño y proporciona una salida para aquellos que han sido abusados ​​para que puedan presentarse y compartir su historia y comenzar el viaje hacia librarse de la vergüenza.

JCW ha creado docenas de eventos educativos en sinagogas y escuelas dentro de comunidades haredí, tanto en Israel como en todo el mundo, donde se puede escuchar a sobrevivientes de abusos, funcionarios gubernamentales y expertos en el campo de la salud mental. Los eventos actúan como una educación para los padres que necesitan saber qué cuidar de sus hijos y crear una conversación para que aquellos que han sido víctimas de abuso se sientan cómodos para presentarse.

Sin embargo, aunque existen organizaciones privadas como JCW para ayudar a los sobrevivientes de abuso de los haredim, un representante de Jewish Community Watch explicó que el gobierno de Israel no está haciendo lo suficiente para combatir esta epidemia dentro de esta secta.

El punto ciego del gobierno hacia este tema se hizo muy claro recientemente cuando la policía anunció que sospechaba que el viceministro de Salud, Ya’acov Litzman, jefe del Partido Haredí United Torah Judaism, trabajó con un psiquiatra para crear documentos que indicaban que la niña presunta abusadora Malka Leifer se encontraba mal psicológicamente y, por lo tanto, no podía ser extraditada a Australia para enfrentar un juicio.

Leifer es acusada de haber abusado sexualmente de numerosas niñas mientras era directora de una escuela religiosa para niñas en Melbourne.

De hecho, fue la organización de la comunidad judía, financiada con fondos privados, la que contrató a un investigador privado para investigar a Leifer y descubrió que había estado fingiendo su diagnóstico psicológico.

A pesar de los esfuerzos para combatir el abuso sexual por parte de grupos como JCW, Zippel, padre de dos niños pequeños, cree que el mensaje más importante que se debe extraer de su historia es el del amor.

He tenido personas que me respondieron y me dijeron que desde que escucharon mi historia despidieron a sus niñeras e instalaron cámaras en sus hogares y escuelas, pero realmente no creo que esa sea la solución. Hacer esto casi nos adormece en una falsa sensación de seguridad. Es la reacción humana natural de agitarse con todo lo que se tiene al alcance de la mano, pero esto no va a ser tan sencillo.

Hasta cierto punto, no puedes evitar que esto suceda. Sé que suena pesimista, pero creo que es cierto. Mi abusadora era amada y apreciada por mi familia. Nadie habría pensado que era una depredadora sexual. Aparte de encerrar a tus hijos en casa, no puedes mantenerlos en burbujas de plástico.

Lo que puedes hacer es poner la infraestructura en su lugar para que la primera vez que les suceda algo con lo que no se sienten cómodos, puedan acudir a ti y contártelo. Tenemos que inculcar en nuestros hijos que pase lo que pase, nada puede manchar quién eres y perjudicarte en quién te puedes convertir. Tenemos que mostrarles que los amamos incondicionalmente a pesar de todo lo que se les pudo haber hecho o lo que pudieron haber hecho.

Siempre pensé que el abuso significaba tortura y no podía aceptar que lo que había pasado era abuso porque, como niño, parecía ‘consensual’. Tenemos que decirles a los niños que nunca tienes que sentirte avergonzado de hablarnos de algo. Nunca debes esconder nada“.

Seewald también cree que, en cierta medida, es imposible evitar que los niños sean maltratados.

¿Realmente se puedes prevenir cada incidente? No, no se puede. Pero cuando hay asesinatos en la calle, se contrata a más policías y se reduce. Para eso existe JCW. Para brindar a las víctimas el apoyo que necesitan para llevar a su abusador ante la justicia, para responsabilizar a los abusadores. El conocimiento de que pueden encontrarse con nosotros y estar expuestos frente a la comunidad brinda cierta disuasión”.

Pero la manera más impactante de ayudar a los que han sido víctimas de abuso es mostrarles que está bien hablar sobre lo que han pasado.

Es muy importante que las víctimas de abuso sexual infantil salgan y cuenten su historia“, dice Seewald. “Es especialmente alentador ver a un rabino hacerlo. Al hablar sobre su abuso, el rabino Zippel está allanando el camino para que la próxima persona se presente y hable sobre lo que ha pasado. Al expresar valientemente su dolor y todo lo que pasó, Zippel está capacitando a otros para que usen sus voces y sepan que está bien que cuenten su historia“.

El peso de la responsabilidad no se pierde en el rabino.

No sé por qué yo. Creo que nunca sabré por qué yo”, le dijo a Deseret News sobre todo lo que había pasado. “Creo que Dios le dio a ciertas personas un cierto viaje en la vida por una razón. Creo que cuando te dan cierto camino en la vida, tienes una responsabilidad espiritual, una oportunidad espiritual, para recorrer ese camino. Es una parte ineludible de mi pasado y ahora tengo la oportunidad de hacer algo al respecto: recorrer ese camino y traer algo bueno al mundo como resultado de ello“.

Fuente: The Jerusalem Post – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Send this to friend