Inicio » Opinión » Historia Judía » Día de Jerusalén: Cómo comenzó todo

Día de Jerusalén: Cómo comenzó todo

Enlace Judío México e Israel.- A diferencia del Día de la Independencia, la primera celebración del Día de Jerusalén adquirió un carácter más espontáneo con una oración en masa en el Muro Occidental, celebrando la liberación de la Ciudad Vieja.

DR. HEZI AMIUR

El “Día de Jerusalén” o “Día de la Reunificación de Jerusalén” es un día festivo nacional oficialmente reconocido en Israel que goza de amplia aceptación en el país hoy en día. Pero, no siempre ha sido así. En el año siguiente a la reunificación de Jerusalén en la Guerra de los Seis Días, el Primer Ministro de Israel y el Alcalde de Jerusalén se opusieron abiertamente a la creación del día festivo. Solo después de que el público mismo emitiera su opinión clara a favor de un nuevo feriado nacional, las instituciones municipales y gubernamentales siguieron su ejemplo.

Después de la Guerra de Independencia de Israel en 1948, Jerusalén era una ciudad dividida. Durante 19 años, Jerusalén occidental perteneció a Israel, mientras que Jerusalén oriental estaba en manos de Jordania. Solo en 1967, o más precisamente, en el tercer día de la Guerra de los Seis Días, los soldados de la Brigada de Paracaidistas de las FDI, comandados por el Coronel Motta Gur (un futuro Jefe de Estado Mayor), rompieron las defensas jordanas. y tomaron la Ciudad Vieja y Jerusalén oriental. La reunificación de Jerusalén se completó con la ahora famosa declaración de Motta Gur “¡El Monte del Templo está en nuestras manos!

Después de la guerra, surgió el deseo de establecer un día especial dedicado a la ciudad unificada de Jerusalén, la capital del Estado de Israel. La primera iniciativa vino del Rabinato Principal en el primer aniversario de la reunificación de la ciudad. Los jefes del Rabinato intentaron establecer el día 28 del mes hebreo de Iyar como un día de acción de gracias por los milagros que resultaron en la unificación de la ciudad bajo el control israelí.

La Municipalidad de Jerusalén dio seguimiento a la iniciativa rabínica, anunciando sus celebraciones para conmemorar el nuevo día festivo del Día de Jerusalén, pero el gobierno israelí inmediatamente intentó cancelar la decisión y se negó a ofrecer fondos para las ceremonias que se estaban planificando.

Motta Gur

Motta Gur

Incluso el alcalde de Jerusalén, Teddy Kollek, solicitó que sus propias autoridades municipales cancelaran sus planes por temor a que las festividades ofendieran a la población árabe de Jerusalén oriental. El primer ministro Levi Eshkol también se mostró reacio a celebrar la ceremonia en el formato previsto. La Oficina del Primer Ministro emitió una declaración de que Eshkol rechazaría la “ciudadanía honorífica” que el Municipio de Jerusalén tenía la intención de otorgarle en la ceremonia.

A pesar de la renuencia mostrada por Levi Eshkol y Teddy Kollek, las autoridades municipales decidieron seguir adelante con la ceremonia.

Un gran sentido de la alegría nacional sirvió como fuerza impulsora detrás de las festividades, que al final se llevaron a cabo según lo previsto, incluida la concesión de una ciudadanía honoraria al Primer Ministro. Jerusalén estaba iluminada y decorada con una exuberancia que rivalizaba con la de las celebraciones del Día de la Independencia, famosamente desinhibidas.

Sin embargo, a diferencia del Día de la Independencia, la primera celebración del Día de Jerusalén adquirió un carácter más espontáneo. Aparte del municipio, uno de los únicos organismos oficiales involucrados en los preparativos fue el Rabinato Jefe, que organizó una oración en masa en el Muro Occidental.

El autor es el curador de la Colección Israel en la Biblioteca Nacional de Israel.

Fuente: The Jerusalem Post – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *