Inicio » Comunidad » Sobre duendes y otras criaturas habló el rabino Shlomo Zaed en Shar Lesimjá

Sobre duendes y otras criaturas habló el rabino Shlomo Zaed en Shar Lesimjá

Enlace Judío México e Israel – El 12 de junio, en la sinagoga Shar Lesimjá, el rabino Shlomo Zaed dio la conferencia “Los Misterios en el Judaísmo” ante una muy nutrida audiencia.

 

 

“Aquel que comienza el Shabat deja sus problemas en manos de Hashem, Hashem se los convertirá en alegrías. Cada víspera de Shabat tenemos una oportunidad maravillosa de mejorar nuestra vida”, dijo el rabino Shlomo Zaed al iniciar su conferencia.

El estudioso dijo que D-os creó a los duendes para protegernos. “La Gemará (comentarios y análisis de la Torá) nos explica para qué fueron creados. Dice en la Mishná que los duendes tienen tres cosas como los ángeles y tres como humanos. Son como los ángeles porque tienen alas y vuelan. Pueden habitar en cualquier lugar del mundo, y conocen el futuro. Como seres humanos comen y beben. Se reproducen como los seres humanos y mueren.”

Luego citó al Talmud, que hace referencia a la Torre de Babel, que contaba con tres niveles en los que vivían sus habitantes. “El grupo uno decidió vivir en lo más alto: su pensamiento era estar cerca del cielo. El segundo grupo dijo ‘vivamos cerca del cielo y haremos idolatría’. El tercer grupo dijo que lucharía contra Hashem. Cada grupo recibió un castigo diferente: el grupo uno fue esparcido por el mundo. Al grupo dos les cambió el idioma y al tercer grupo los convierte en espíritus, monos y duendes.”

El rabino Zaed citó a Jaim Vital, quien dijo que Hashem creó a los duendes para asustar a la gente, castigar a los malvados y ayudar a los Tzadikim (justos) en sus misiones.

“El Talmud, en Kedushim, cuenta que Rab Aja Bar Yaacob se enfrentó en la sinagoga con un duende de siete cabezas, venciéndolo, cortándole cada cabeza una por una. La Tefilá evita las peores desgracias. Cuando rezaste por algo no es un milagro, sino que lo lograste con tu rezo.”

En otra referencia al Talmud habló de Abaye, “que era un rabino que quedó huérfano de padre antes de nacer y de madre en el parto. El nombre quiere decir ‘D-os se apiadó de un huérfano’. La Gemará dice que cuando estudias Torá no solo te protege, no solo cuando la estudias, sino lo que llevas en tu mente, lo que has aprendido te protege. Un ser humano que se apega a la Torá puede tener más poder que un ángel. No digas ‘si tuviera tal o cual cosa’, tienes lo necesario para ser una excelente e
increíble persona”, aseguró.

Luego dijo que en el Talmud, en Berajot, se dice que cada persona tiene en su lado derecho diez mil duendes y en el izquierdo mil. “Nos hacen sentir aprontados. Pueden provocarnos dolor de pies. Pueden provocar desgaste de la ropa. La forma de salvarnos de los duendes por la noche es rezando el Shemá Israel antes de dormirnos.”

Pero advirtió que, para salvarnos todos los días, es necesario estudiar la Torá, comer pan en la mañana y rezar ante cualquier miedo, así como tener mezuzot (pergamino) en las puertas de la casa.

“¿Por qué hoy no vemos a los duendes? Porque no están en lugares a donde hay gente. Hashem hizo un mundo equilibrado, si no hay tanta santidad Hashem elimina las fuerzas del mal. Hashem se comporta de manera oculta y no nos demuestra con claridad cosas sobrenaturales”, dijo.

Añadió que, acerca de los duendes, “hay varias lecciones que podemos aplicar en la vida: el mundo es más complejo de lo que pensamos. Es por esta razón que mucho de lo que pasa a nuestro alrededor es más complejo de lo que pensamos. Al llegar Shabat, despreocúpate dejando todo en manos de Hashem. Los duendes hay veces que vienen a dañar, pero otras a hacer el bien”, concluyó el rabino.

Al término de la conferencia se ofreció una seudá (cena), a lo largo de la cual, los asistentes comentaban entre ellos la plática del rabino Zaed.

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *